BALONCESTO (F) | ESPAÑA - SERBIA

La Selección, a un paso de tocar el cielo en los Juegos de Río

Serbia (20:00, Tdp), último obstáculo hacia la final olímpica para España. Serbia está dirigida por Marina Maljkovic, la hija de Boza.

0

España-Serbia en directo

Salta al cielo de Río el quinteto inicial de la selección de Mondelo: Laia Palau, Anna Cruz, Alba Torrens, Laura Nicholls y Astou Ndour. Se les solicita la foto porque España está a sólo un pasito de tocar la gloria de la final olímpica. El último obstáculo, hoy en el Carioca Arena (20:00, sigue el partido en directo con AS.com), es la Serbia entrenada por Marina Maljkovic,­ la hija de Boza, constructor de la legendaria Jugoplastika. Actual campeona del Eurobasket, Serbia empezó el torneo con dudas. Perdió ante una versión titubeante e insegura de España (65-59) pero se ha ido recomponiendo hasta firmar una de las grandes proezas del campeonato. Eliminó a Australia, la selección más cercana por potencial a Estados Unidos. Tiene a su mejor jugadora, Sonja Petrovic, en forma, ha recuperado probablemente a su mayor talento, Ana Dabovic y aunque carece de un pívot de referencia, descubrió en la primera fase del inhóspito Deodoro a una jugadora que hace daño a España, Jelena Milovanovic.

Serbia está de subidón. ¿Y España? Después de la memorable canasta de Anna Cruz, Crunchelito de aquí en adelante, las chicas, que vieron la jugada cien veces por la tarde, se fueron a la piscina de la Villa y en mitad de la lluvia, se bañaron para celebrarlo. “Aún estamos un poco bajo el efecto de esa canasta”, admite Silvia Domínguez en la zona de prensa de la villa olímpica donde las 12 jugadores y Mondelo gritan “somos equipo” para las colas de TVE que anuncian la semifinal. “Es nuestra filosofía. Aunque suene como un eslogan: no somos una selección, somos un equipo”, insiste el seleccionador. La jugada de Anna Cruz, la agonía para ganar a Turquía demuestra dónde anda la lucha por las medallas, al límite.

Momento. España no podrá dejarse nada. Necesitará otra vez los puntos de Anna Cruz, el talento de Alba Torrens para dirigir las transiciones, los centímetros de Ndour, los triples de Xargay, las tablas de Laia Palau o la indestructible consistencia de Laura Nicholls. Y una defensa de heroínas. Nadie puede ocultar que España, más aún sin Australia, está ante una oportunidad histórica de llegar a una final olímpica. Si lo hace, jugará el sábado a las 20:30 horas un partido inolvidable. Como lo que están haciendo.