UN DEBATE AL ROJO VIVO

Dos épocas (LeBron-Curry vs Rodman-Barkley) en guerra

Los primeros son el gran blanco de las 'críticas' que reciben por parte de algunos de sus predecesores. Pero 'King' James ha contestado: "Empieza a molestar".

Dos épocas (LeBron-Curry vs Rodman-Barkley) en guerra

Como cualquier ámbito en la vida, el deporte no es ajeno al paso del tiempo. La forma de jugar y entenderlo, evoluciona. Una afirmación extrapolable a lo que estamos viviendo estos días en el mundo del baloncesto. Ya saben: los triples, el jugar con pequeños (small ball), los Warriors liderando un cambio de paradigma... Y, como se suele decir, comparar entre dos épocas es algo tan intrínseco al hombre como engañosas pueden resultar las conclusiones. Más allá de un resultado, las estadísticas, los campeones... detrás hay un contexto (la normativa, arbitraje, evolución física del juego y sus protagonistas...) que marca cada era y que varía según las modas que va moldeando el propio transcurrir de los años. Dicho esto, en la actual NBA estamos asistiendo al comienzo de una guerra (dialéctica, por supuesto) entre los jugadores que lideran la actual generación con algunos de los iconos que nos enamoraron a este deporte en la década de los 80 y 90.

Primero fue LeBron James. Desde su debut allá por 2003 ha cargado con el sambenito de soportar la eterna comparación con Michael Jordan. Nunca coincidieron sobre un parqué, pero las críticas han sido constantes hacia alguien que a sus 31 años atesora 4 MVP's. Aunque eso sí, un dominio que no se ha traducido, por el momento, en los éxitos colectivos que sumó Jordan: 6 anillos en 6 Finales por 2 en 5. En la última de ella cayó derrotado por Golden State, un equipo mayúsculo que acapara elogios en torno a la figura de su líder: Stephen Curry. Este genial base de Akron (sí, ambos vinieron al mundo en la misma localidad de Ohio) no ha tenido que aguantar la equiparación con anteriores leyendas de la Liga. Quizá esto se deba a que nunca se haya visto algo parecido a lo de Steph: alguien capaz de anotar triples desde 9 metros sin inmutarse. Ya lo dijo su técnico, Steve Kerr: "Para él, los triples son como bandejas y los tiros de media cancha, triples". Peso a ello, en los últimos tiempos ha tenido que escuchar palabras que empequeñecían sus éxitos por parte de hall of famers del calibre de Oscar Robertson y Charles Barkley. Todos, MVP's de la mejor liga del planeta.

Así que, en declaraciones a Sam Amick de 'USA Today Sports', LeBron James ha terminado por explotar, mostrando su decepción con algunos de sus predecesores. Esto es lo que ha comentado: "Personalmente, en mi carrera no he hecho más que elogiar a todos aquellos que nos allanaron el camino. Soy muy respetuoso con todos ellos, tanto con los más grandes como con aquellos jugadores con roles más secundarios. Siempre les he respetado, así que empieza a molestar que aquellos que jugaron antes que tú menosprecien a nuestros jugadores con cosas del tipo: 'Bueno, si hubiesen jugado en nuestra época, no hubiese sido igual'. Si hay gente que no está al máximo nivel se dice y punto. Pero cuando hablas de gente como Kevin Durant, Dwyane Wade, 'Melo', Harden, Steph o Lebron no es justo. Estamos haciendo nuestro trabajo para seguir engrandeciendo este deporte". Ya lo ven, 'King' James ha decidido enarbolar la defensa de la gente de su generación para defender los logros que hoy en día se estén consiguiendo. Aunque para ello tenga que defender a un rival (Curry) con el que incluso ha llegado a sufrir episodios de paranoia esta temporada.

En el bando contrario, también hay voces que se están hartando de estas críticas. Tal es el caso de Reggie Miller o el propio Kerr, quien en su día llegó a formar parte del vestuario que amasó en los 90 seis anillos en 8 años. En aquel equipo, jugaba Michael Jordan. El hombre con el que, desde entonces, se suele comparar a cualquier jugador que destaca más de la cuenta. 'Air' dio su beneplácito a Klay Thompson durante el último All Star y le animó que sus Warriors lograsen mejorar el 72-10 que él logró con sus Bulls en la 1995-96. Aunque eso sí, meses antes, durante una visita a París afirmó que sería capaz "de derrotar en uno contra uno" a los jugadores de los Hornets, franquicia de la que es propietario.

Sin embargo, no ha ido a más en un debate en que Charles Barkley se ha manifestado ya en varias ocasiones. Y siempre en la misma dirección:  "Ellos (por Chicago) matarían a ese pequeño equipo (por Golden State). ¡Vamos hombre! ¿Quién defendería a Scottie Pippen y Michael Jordan? ¿Qué pasa con Dennis Rodman?  Me encantaría ver a Michael Jordan sin el hand checking (antigua norma que permitía una mayor defensa de contacto con las manos) ante los Warriors. ¿Me estás vacilando? Promedió 30 puntos con esa normativa y recuerdo que los Pistons le golpeaban por entonces hasta casi la muerte". Oscar Robertson, un jugador a un par generaciones anteriores al 'Gordo', se expresa en una línea similar: "Curry está tirando así por cómo está yendo el baloncesto actual. Hoy parece que si puedes machacar o tirar de tres seas los más grande que ha visto la humanidad en años. Siempre hubo grandes tiradores, pero entonces, cada vez que metías a la defensa tenías a un hombre presionándote a todo campo. Pero eso ahora no pasa".

De las críticas a Curry a las que recibe LeBron. O recibía. Antes de la explosión del hijo de Dell Curry, el por entonces '6' de los Heat equiparaba todos los focos. Lo que en 2013, parecía no ser muy del agrado de Dennis Rodman. "No hay comparación. Si LeBron hubiese jugado a finales de los 80 o principios de los 90 hubiese sido un jugador del montón. Hacer lo que Michael (Jordan) hizo... Tenía mucho más carisma y plasticidad", expuso el 'Gusano' en unos comentarios que vuelven a ser noticia a raíz del hartazgo del alero de los Cavs.

Los nostálgicos argumentan que cualquier tiempo pasado fue mejor. Por esta regla de tres, alabaremos y extrañaremos dentro de 20 o 30 años a la actual generación. A la hora de comparar entre épocas siempre aparece una connotación subjetiva. Así que, cada uno es libre de elegir su época favorito. O admirar a los predecesores y disfrutar con el juego actual. Ambas opciones son compatibles.