GRUPO C | FINLANDIA 81 - 76 UCRANIA

Diez mil hinchas llevan en volandas a Finlandia

La ‘manada de lobos’ aulló y se comió a Ucrania en el tramo final. Huff fue una pesadilla y Pooh Jeter se quedó muy solo.

Bilbao
0
Diez mil hinchas llevan en volandas a Finlandia
Luis Tejido EFE

La historia de la Copa del Mundo narrará que un día, domingo para más señas, se metieron más de 15.000 personas a las cuatro de la tarde en una feria de muestras de Barakaldo, reconvertida en recinto deportivo, para ver un… ¡Ucrania-Finlandia! Es la magia de este torneo. Bueno, la de los nórdicos. La denominada por ellos mismos como ‘manada de lobos’. Estos días ha fundado Bilbandia, una invasión finlandesa en la capital vizcaína. Diez mil almas de aquel país se dieron cita en el BEC. La forma como vive el baloncesto esta gente remueve el alma. Espectacular. A la conclusión del partido que ganaron ante Ucrania, todo ese gentío se fue a una carpa adyacente, en la Fan Zone, y por ahí se pasaron sus héroes, los jugadores. Una postal histórica.

Ucrania juega siempre en cuarta, no pasa a quinta ni baja para tener más potencia. Muy mecánica. Salió atrancada (17-2), con Huff acertadísimo, y Fratello tuvo que poner en pista rápidamente a Kravtsov para que no se le escapase el caballo. Esta selección es una familia, unida por la guerra, con el basket como válvula de escape para llevar azúcar al amargo trance de sus compatriotas. Volkov, uno de los primeros europeos que fue a la NBA, manda mucho como rostro célebre. Y como éste conoció a Fratello en los Hawks de Dominique Wilkins y Doc Rives, le tentó para entrenar al equipo de su país. Allí se fue toda una leyenda de los banquillos, a la que se le notan sus años de recorrido en la NBA y también la amistad con el bisturí. A su lado se sienta Joe Wolf aquel pívot de clase y 2,11 que jugó en León.

Gladyr se lesionó al tirar un triple (tuvo el tacto de embocarlo), ya que pisó mal y se dañó el tobillo. Problema gordo para su equipo, que le necesita como el comer. Fue animado por Volkov, que bajó desde la grada a consolarlo. Finlandia sentenció en el primer y tercer cuarto, y en el sorbo final. El descanso abrió una ventana de parciales para uno y otro lado. Un 22-2 finés para desatar el 57-39 y un 0-13 de los azules para el 57-52. Jeter estuvo genial (24 puntos y 9 asistencias), pero demasiado solo. El último golpe de pedal, con la sapiencia del eterno Mottola y un Koponen a los mandos (Fratello le había señalado como clave en la previa) fue para este cautivador equipo finlandés y su manada de lobos. El BEC aúlla.