Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

El Unicaja aniquila sin piedad al campeón de Polonia

UNICAJA - STELMET ZIELONA

El Unicaja aniquila sin piedad al campeón de Polonia

El Unicaja aniquila sin piedad al campeón de Polonia

Jorge Guerrero

AFP

El equipo malagueño brilla ante un desbordado Stelmet Zielona Gora. Nueve asistencias de Calloway, 15 puntos de Kuzminskas y 20+10 de Caner-Medley.

Con intensidad, y dejando claro que esta temporada no se va a andar con bromas, Unicaja pasó como un torbellino por encima del Stelmet Zielona Góra, campeón de la Liga polaca, al que apisonó sin misericordia. Los hombres de Joan Plaza reafirmaron las extraordinarias sensaciones que este equipo transmite a día de hoy con un baloncesto rocoso, extraordinario, paciente y eficaz. Un fantástico Unicaja.

Con once puntos del tirón, Caner-Medley puso en órbita al equipo malagueño, que a los ocho minutos dominada con autoridad (24-13). Los polacos abrían el paragüas, pero Vidal mandaba, Sabonis se soltaba y las distancias se agigantaban (28-19, minuto 12). Interesante el quinteto de ese instante. Jayson Granger, Sergi Vidal, Carlos Suárez, Sabonis y Stimac. Con 30-21 salía Dragic. Granger consolidabasu festival de puntería. Unicaja se escapaba con un brutal 55-27 en el minuto 19. Jugaba con seriedad y el australiano Barlow no bastaba por sí solo para detener semejante manantial. El baño era escandaloso. Unicaja robaba, defendía, reboteaba, corría y encestaba. ¡Tremendo! Se llegó al descanso con un interesante 55-32.

Unicaja no bajaba el pistón (60-36 minuto 22). Dragicevic, buen jugador, trataba de maquillar sus estadísticas y los locales se gustaban (72-46 minuto 26). Tremenda ventaja de 26 puntos. A pesar del paseo militar, Joan Plaza trataba de inculcar intensidad a sus jugadores. El equipo polaco buscaba en el triple desesperado una manera de parchear el bochorno. El tercer cuarto claudicaba con 80-52, y porque los malagueños concedieron cinco pérdidas y Stimac falló un tiro libre, que si no…

El cuarto final fue un correcalles que se le hizo eterno a un Stelmet deseoso de que se acabase cuando antes semejante suplicio. Unicaja presenta credenciales en su decimocuarta Euroliga consecutiva. El 88-56 del minuto 35, 32 puntos de ventaja en el minuto 37, era más imagen que mil palabras. Al final, marcador de los antiguos. 101-68. Y Sabonis, orgulloso de su hijo Domas, todo un caballero de la cancha.

Comentarios

Comentarios no disponibles