España se desploma al final

ESLOVENIA 78 - ESPAÑA 69

España se desploma al final

España se desploma al final

JAVIER GANDUL

La Eslovenia de Maljkovic expone las debilidades de la Selección. Los hermanos Dragic y Nachbar sentenciaron en los dos últimos cuartos.España-Senegal en directo

España va sabiendo lo que cuesta ganarse el tercer cielo en Eslovenia: de momento, ya le ha visto los colores al infierno (verde) que son capaces de organizar Boza Maljkovic y sus hombres, agresivos y organizados. A golpe de triples e intensidad, Eslovenia sometió a España a una sesión de tortura que acabó con la Selección campeona de Europa desarticulada y completamente fuera de ritmo: justo lo que Maljkovic pretendía.

Tras mandar por 25-33 en el descanso y dejarse desatar un incendio en cubierta durante el tercer cuarto (que Eslovenia ya cerró con 52-51 a favor), la última ventaja de España fue a 3:36 del final: 67-68, canasta de Llull. Desde ahí y hasta la sirena definitiva, la Selección recibió un improbable parcial de 11-2 que remató un 78-69 altamente inesperado: todos pensaban, Orenga incluido, que la Eslovenia de Maljkovic podía causar problemas en una banda entre 60-70 puntos. A la hora de la verdad, Eslovenia galopó, lanzada por las 14 pérdidas de balón del equipo español, y los héroes locales acabaron a dos puntos de los 80. Y eso que España controló la cuenta de rebotes: 26-21.

Pero la Selección de Orenga no controló el cortocircuito que sobrevino a través de la chispa eléctrica que descargaron en el tercer cuarto los hermanos Goran y Zoran Dragic: Goran (18 puntos), ultramotivado cuando vio en las gradas a Jeff Hornacek, entrenador-jefe de su equipo, los Phoenix Suns de la NBA… que acaba de buscarle competencia para el puesto: Eric Bledsoe. La velocidad de los Dragic expuso las debilidades de la defensa española, lenta en ayudas y recuperación tras las continuaciones de los jugadores eslovenos de perímetro. Con movimiento y dirección, la Eslovenia de Maljkovic, de los Dragic y de Bostjan Nachbar fue volcando un partido que España daba sensación de poder recuperar con las buenas rachas de Calderón (14 puntos, 4/5 en triples) y la presencia de Marc Gasol: 17 puntos y siete rebotes a través de 37:20 en pista. No hay reservas para Marc: queda por ver hasta dónde llegan las baterías del gran macho grizzly. Hoy toca descanso. Mañana, la República Checa. Pero España ya le ha visto el color al infierno verde de Eslovenia.

Comentarios

Comentarios no disponibles