Poca historia pero mucho botín

BARCELONA REGAL 86-BESIKTAS 61

Poca historia pero mucho botín

Poca historia pero mucho botín

JOSEP LAGO

AFP

El Barcelona ventiló en un puñado de minutos el trámite ante Besiktas y aseguró la ventaja de campo en cuartos y prácticamente el primer puesto de su grupo.

La apuesta era tan fácil, el desenlace tan previsible, que lo único que rompió el guión fue el retraso que acumuló el partido cuando Rabaseda rompió el tablero con un mate de espaldas en la rueda de calentamiento. El resto fue un retrato en blanco y negro, sin escala de grises, de lo que sucede cuando colisionan el mejor equipo del Top 16, el Barcelona que marcha 10-1, y el peor, este triste Besiktas que navega en 0-11. Sin matices, puro contraste: un equipo a pleno rendimiento (17 triunfos en los últimos 18 partidos, 9 victorias seguidas en el Top 16) contra la Santa Compaña. Al final, 111-49 en valoración.

El Barcelona rompió el partido con un par de manotazos de Lorbek y Navarro (11-2 en tres minutos, 29-11 en nueve) y jugó después a placer y con las revoluciones en cuarentena. Jugaron todos y anotaron todos en un duelo sin tensión en el que hubo fases para el divertimento de Huertas, el despliegue de Mickeal o los movimientos sísmicos de Jawai (16 puntos, 9 rebotes en 17 minutos). Cuesta abajo, el Barça rumió el partido y ventiló sin sudar cualquier hálito de vida del equipo turco, que jugó de puntillas. Un ejemplo: 59-47 en el minuto 27, 67-47 en el 29. El Barcelona sesteó con un ojo abierto y el otro cerrado. Y con eso le sobró.

Besiktas enseñó un par de tiritos de Cetin y Minard y sobre todo el buen hacer de sus pívots, Ozer y Vidmar, un fajador curtido y muy aprovechable. El Barcelona, al trote, dominó el rebote a placer cuando jugó con el mínimo de tensión y encontró puntos gratis cuando circuló con alegría. Nada más, Besiktas camino de Turquía, el Barcelona pensando en cuartos, en los cruces, en esa Final Four que aparece al final del camino. Porque el triunfo no tuvo historia pero sí botín: con la clasificación asegurada, al Barça le han sobrado tres partidos para garantizarse también, asunto crucial, el factor cancha en el playoff de cuartos de final. Será como mínimo segundo de grupo pero tiene el primer puesto amarrado. Sería segundo si pierde los tres partidos que restan y Siena gana los tres. Eso incluye un duelo directo en Italia en el que además el Barça defiende un average monstruoso: 85-66 en el Palau, donde todavía tiene que recibir a Baskonia y Maccabi.

Le basta un triunfo, una derrota de Siena o simplemente un patinazo decoroso ante el equipo trasalpino. Y será primero, un premio valioso y merecido para el equipo que más anota en el Top 16 y que más diferencial de puntos a favor amasa. Entre primera fase y Top 16, 19 victorias y 2 derrotas en Euroliga. Números de primera potencia, de aspirante al gran cetro continental. Con todos los galones.

Comentarios

Comentarios no disponibles