Memphis cerca a los Spurs y Portland empata la serie

NBA | Resumen de la jornada

Memphis cerca a los Spurs y Portland empata la serie

Se salva Indiana y los Thunder con 'match ball' ante los Nuggets (3-0) gracias a un colosal Ibaka.

El Sábado Santo fue un sábado de pasión en los playoffs de la NBA: los Grizzlies cobran ventaja ante los San Antonio Spurs (2-1), tras ganarles por 91-88 en Memphis, los Portland Trailblazers resurgen de un 44-67 y sellan el drama de un empate agónico ante los Mavericks: 84-82, 2-2. En Indianapolis, los Pacers se escaparon por los pelos ante Chicago Bulls: 89-84, 1-3 para los Bulls, y en Denver, los Oklahoma City Thunder dictaban la ley del 3-0: 94-97, con un gran Kevin Durant (26 puntos)... y un colosal Serge Ibaka, 'Air Congo' y amo de las zonas en el Pepsi Center de Denver: 22 puntos, 16 rebotes y cuatro tapones en 38:35 de acción. Ibaka, que está cerca de poder jugar con la Selección española en el Eurobasket de Lituania, iguala su marca de anotación en la NBA y logra record personal en rebotes. Para hoy, Sixers-Miami (0-3), Knicks-Celtics (0-3), Hornets-Lakers (1-2) y Atlanta-Orlando (2-1), mientras, la NBA suspende por un partido a Pachulia (Atlanta Hawks) y J. Richardson (Orlando Magic), duelistas del Viernes Santo, en Atlanta.

En Memphis, y ante 18.119 espectadores en el repleto FedEx Forum del final de Beale Street ("llevo ya 10 años viniendo por esta ciudad y nunca había visto una excitación semejante", apuntó Shane Battier), los Grizzlies colocan el 2-1 ante los Spurs: 91-88, y de nuevo el juego interior de Memphis vuelca la decisión: 25 puntos y cinco rebotes para Zach Randolph y 17, más nueve rebotes, para Marc Gasol. Esta vez, los Spurs dominaron los rebotes (37-48), gracias a Tim Duncan (13 puntos, 11 capturas) y Antonio McDyess (8+10), pero eso no les sirvió a los de San Antonio, dado su horrendo 2/15 en triples: y se trata del mejor equipo de la NBA en este departamento...

Está claro que viene decidiendo la potencia interior de los Grizzlies, que ganaron por 44-40 en los puntos en la pintura. En la suma de los tres partidos,, Tim Duncan (47) puntos) pierde claramente ante Marc Gasol (53) y Zach Randolph (61). Si tampoco funciona el tiro exterior, entonces los Spurs tienen poca salida...

El 11-12 fue la única ventaja del mejor equipo del Oeste en la 'regular season'. Tras el descanso (52-42), los Spurs sólo consiguieron empatar a 80, a 5:02, tiro libre de Ginóbili... sólo para recibir de vuelta el mazazo de un triple de Mayo (10 puntos), en la tercera asistencia de Marc Gasol. Memphis fue controlando con Gasol y Randolph, hasta que a 1:04, Parker (16 puntos, 5/14) acercaba a los Spurs hasta 88-86. En la siguiente posesión 'grizzly', casi al límite, y ya sin nadie a quien pasar, Randolph apuntó sobre los brazos de Duncan y clavó un triple decisivo (octavo en la temporada). Era el 91-86 y sonaba a sentencia, mientras el Forum de Memphis estallaba y coreaba'Z-Bo, Z-Bo', apodo de guerra de Randolph. "Fue un tiro fenomenal", coincidieron Tim Duncan y su entrenador, Gregg Popovich. "Entreno cada día tiros como ése y supe que era bueno tal como dejé escapar el balón", afirmó 'Z-Bo'. A 31 segundos, Ginóbili (23 puntos, 5/12 en tiros, 12/14 desde la personal convirtió sendos tiros libres tras la cuarta falta de Marc Gasol. Con 91-88, Memphis apuró la posesión, Randolph volvió a tirar, pero falló; George Hill (11 puntos) reboteó, con seis segundos por delante... pero los Spurs ya ni siquiera tiraron. "Lo único que sabía es que no iba a dejar a Ginóbili tirar de tres; si era de dos podía hacerlo, de tres, jamás", señaló Marc Gasol, que detuvo la entrada final de Ginóbili, quien amagó un frustrado pase final a Duncan, cuando el tiempo expiraba "Pensaba que había más tiempo, pero ahora es fácil decirlo; Marc Gasol y Conley hicieron bien su trabajo en defensa", asumió el zurdo de Bahía Blanca. "Estamos donde queríamos estar" se felicitó Lionel Hollins, entrenador de Memphis. Cuarto partido, mañana en Memphis, y el planteamiento es fácil: o los Spurs ganan como puedan... o estarán a un solo paso de la eliminación.

La locura se desató también en Portland, donde los Blazers escaparon del hoyo de un 44-67 para Dallas Mavericks, ya en el minuto 35... y se impusieron en una llegada frenética: 84-82, con ocho puntos finales y mortales de Brandon Roy. Con ese 44-67, a 1:16 del final del tercer cuarto y tras dos triples de Peja Stojakovic (ocho puntos), dos puntos de Aldridge (total, 18) y un triple de Roy hacían abrir el último cuarto en 49-67, Mavericks. El parcial de este último cuarto fue... 35-15 para los Blazers, que perdieron cuatro balones menos que los Mavs: 10/14.. Roy, Miller y Matthews fueron recortando y reduciendo a Jason Kidd (nueve puntos, 3/5 en triples, cuatro asistencias); con 78-82, a 1:06, tras canastas de Roy y Shawn Marion (12 puntos), el propio Roy sacó un '3+1' y totalizó los cuatro puntos en un triple tras clara falta del propio Marion: 82-82. Terry falló un triple y, a 39 segundos, Roy (24 puntos, 18 en el último cuarto) se alzó con toda su alma para anotar el 84-82, a tablero. Falló un triple Kidd, falló otro Roy... y, a dos segundos, volvió a fallar Terry ante el rugido de 20.357 delirantes 'blazermaníacos' en el Rose Garden de Portland. El 84-82 vale el 2-2 y la superioridad moral de los Blazers, cuando se regresa a Dallas para un quinto partido, mañana, con mucha pinta de decisivo. Rudy Fernández se quedó en dos puntos (0/5, 2/2 en tiros libres), un rebote y una asistencia en 16:13. Sólo acumula nueve puntos en el total de la serie. Nowitzki intentó responder a la carga de los Blazers, con 20 puntos. "He tenido algunas rachas en mi vida, pero ninguna como ésta. No me parecía real", aseguró Roy. "Yo sólo miraba el 'Brandon Roy Show', contó Gerald Wallace: 10 puntos y 11 rebotes para Portland. "¿Nos rendimos hoy?", se preguntó Rick Carlisle, entrenador de los Mavs. Él mismo se contestó: "Yo creo que sí, que nos rendimos". Mañana se verá: en Dallas.

Antes de todo esto, en el Conseco Fieldhouse de Indianapolis, abarrotado con 18.165 espectadores... de los que más de la mitad venían de Chicago, los Pacers sobrevivían y extienden la temporada tras otro ataque angustioso de los Bulls. En el minuto 38, los Pacers ganaban por 74-57, tras cerrar a Derrick Rose por las buenas y por las malas: Rose se dobló el tobillo al final del primer cuarto y acabó con 15 puntos y 10 asistencias: 6/22 en tiros, 1/9 en triples. "El tobillo no es excusa. Estamos en los playoffs. Los tiros estaban bien situados: sólo que no entraban. Hay que meter esos tiros, ya está", dijo Rose, con talante de MVP, sin excusas. A 3:45, 82-68, Pacers. A 2:17, 84-71... y a 15 segundos, un '2+1' de Joakim Noah (21 puntos, 14 rebotes) valía el 85-84, tras un 1-13 de los Bulls liderado por Rose, Noah y Boozer: 15 puntos, 13 rebotes. Dos tiros libres de Danny Granger valieron el 87-84, a 14 segundos... y a 2,9, Boozer se jugó y falló un triple que tenía que que haber tirado Luol Deng (16 puntos)... de no haberlo impedido la buena defensa de los Pacers sobre Noah, que debía servir a Deng. El fallo de Boozer salvó la vida a Indiana, que se hubiera visto en una prórroga matadora. Al fin, los dos últimos tiros libres de Granger (24 puntos) sellaron el 89-84. Granger fue abucheado por los 'fans' de los Bulls en esos cuatro tiros libres finales. "En mi vida había esto aquí, en Indiana", se asombró el 'pacer' Jeff Foster. Roy Hibbert (16 puntos) escoltó a Granger y sus 10 rebotes ayudaron mucho a los Pacers para casi nivelar el marcador de rechaces con los poderosos Bulls: 47-48. "Esta vez hemos aguantado. En realidad, nosotros somos el equipo que tenía que estar arriba en esta serie", dijo Frank Vogel, entrenador de Indiana Pacers. Todos regresan a Chicago por la I-95 para el quinto ¿y último? partido: el martes.

Al fin, en Denver, los Thunder imponen el 0-3 con su 94-97 sobre. los Nuggets, que se recuperaron del 49-56 del descanso, para pasar a mandar por 76-73 en el minuto 39. Ahí llegaron Durant (26 puntos) y Westbrook (23), que propulsaron a los Thunder hasta el 82-90, a 1:13. Denver tomó aire y, a 14,6 segundos, un triple de J. R. Smith (15 puntos, como Nené Hilario y Kenyon Martin) colocaba el 94-95. Cuatro segundos después, Ibaka, líder de tapones de la NBA en 'regular season' (198) rubricaba su sensacional partido con un potentísimo 'slam dunk que le llevaba hasta la cuenta final de 22 puntos... y valía el 94-97. Smith aún tuvo tiempo de fallar otro tiro de tres, a 2,7. Con el 3-0 para Oklahoma City (que mandó en rebotes, 49-43), las ilusiones de Denver se desvanecen. Los dos equipos tiraron por debajo del 40% (37,2-36,2) y lograron exactamente el mismo número de canastas en juego, 29, pero al fin..."queremos volver a Oklahoma sólo para entrenar, con esta eliminatoria liquidada", avisan Durant y Westbrook. Mañana, en el cuarto partido, se sabrá qué cosas pueden pasar en Denver.