Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

El Bilbao asalta el Palau ante un Barça irreconocible

REGAL BARCELONA 78 - BIZCAIA BILBAO 83 | acb

El Bilbao asalta el Palau ante un Barça irreconocible

Tras haber quedado eliminado el jueves en la Euroliga, al caer ante un combativo Bizcaia, que levantó el partido en la prórroga (78-83).

El Barça se llevó un nuevo varapalo, tras haber quedado eliminado el jueves en la Euroliga, al caer ante un combativo Bizcaia, que levantó el partido en la prórroga (78-83), después de haber llegado a tener un marcador en contra en el segundo periodo de 17 puntos favorable al Barça.

El equipo azulgrana parece haber tocado fondo en una semana para olvidar, en la que lo ha perdido todo: dos partidos de la Euroliga que le han condenado a la eliminación y no poder jugar la Final a Cuatro en el Sant Jordi y un encuentro de la ACB que encaró con suficiencia pero que se le torció por falta de intensidad contra el Bizcaia.

Con este triunfo, el Bizcaia rompe siete años seguidos visitando el Palau sin éxito, gracias en parte a la actuación del conjunto pero en concreto de un jugador como Jackson, que en los momentos determinantes se echó al equipo a la espalda y con sus entradas a canasta rompió una endeble defensa azulgrana.

Antes del mal trago en la prórroga, el Barcelona salió como un meteoro en el Palau, donde un parcial de 15-3 en pocos minutos daban el tono de cómo se podía desarrollar el encuentro tras el descalabro de Atenas.

Ingles, con dos triples seguidos, y un juego veloz y acertado catapultó a un Barça que daba muestras de una mejoría anímica considerable.

Un triple, arrancado el segundo cuarto, de Lakovic -su única anotación- significó el 300 del jugador en la ACB, momento álgido que se conmemoró minutos después con un nuevo triple de Ingles que significó la distancia más amplia de los barcelonistas en todo el partido (40-23), aunque los destellos de Jackson ya empezaron a brillar con una canasta desde la máxima distancia para ajustar el marcador a 42-30 a la finalización de la primera parte.

El tercer cuarto mostró al Barcelona con menos luces, menos apasionado y escasamente certero, aún apesadumbrado por el golpe que recibió en Atenas hace unos días. Sin Navarro, Mikel ni Basiel, que se lo miraban lesionados desde el banquillo, el conjunto azulgrana inició su vía crucis ante un Bilbao que vio su oportunidad.

Tras un tercer cuarto sin apenas anotaciones, el cuarto arrancó con un 0-6 que situó al Bizcaia con un 50-47, en un momento de mínimas distancias que ya no abandonaría el equipo vasco a pesar de dos situaciones en las que el Barça regresó a los seis puntos de ventaja (66-60 y 68-62). Pero entonces apareció un Jackson sublime que anotó los ocho puntos finales de su equipo para llevarlo a disputar el triunfo en la prórroga (68-68).

En el tiempo extra, el Barcelona quiso resolver por la vía de los triples, en la que Anderson estuvo acertado (71-68), igual que en el bando contrario Vasileiadis hacía lo propio (71-71).

Vasileiadis y Jackson tomaron la responsabilidad de aprovechar el desacierto de los barcelonistas tanto en lanzamientos erráticos como en pérdidas de balón para convertirlo en oro para el Bilbao.

A pesar de un 75-72 tras dos lanzamientos de Ingles, el Bilbao con una defensa zonal efectiva anuló el juego barcelonista y lo sometió a numerosos errores, que en la otra canasta eran anotaciones fáciles para un Jackson espléndido.