El CAI Zaragoza se acerca un poco más a la salvación

ACB | ZARAGOZA 82- FUENLABRADA 60

El CAI Zaragoza se acerca un poco más a la salvación

El CAI Zaragoza se acerca un poco más a la salvación

Javier Belver

El partido se decidió en el último cuarto en donde la falta de acierto en los lanzamientos del conjunto de Salva Maldonado al inicio permitió al CAI Zaragoza marcharse en el electrónico.

El CAI Zaragoza, con su amplia ventaja sobre el Fuenlabrada (82-60), se acerca un poco más al objetivo de la salvación tras la disputa del último partido de la jornada 25, aplazado la semana pasada. Mientras que para el equipo maño el triunfo es un nuevo paso hacia la permanencia para el "matagigantes" Fuenlabrada ha supuesto perder la gran oportunidad de haber igualado a quince victorias con los tres equipos que le precedían en la clasificación (Caja Laboral -cuarto- Bizkaia Bilbao y Blancos de Rueda Valladolid).

El partido se decidió en el último cuarto en donde la falta de acierto en los lanzamientos del conjunto de Salva Maldonado al inicio permitió al CAI Zaragoza marcharse en el electrónico hasta una distancia insalvable para su oponente. El comienzo del encuentro por parte del equipo anfitrión fue espectacular ante un Fuenlabrada que asistía como convidado de piedra al recital del equipo aragonés. En algo menos de cinco minutos el conjunto entrenado por José Luis Abós había logrado una ventaja de 14 puntos (19-5) gracias al acierto en los triples, con cuatro aciertos de otros tantos lanzamientos al final del primer cuarto, y a la labor anotadora del pívot brasileño Rafa Hettsheimeir (8 puntos) aunque, sin embargo, vio reducida la diferencia a los diez puntos.

Sin embargo, el hecho de haber logrado una renta de manera relámpago pareció influir en el equipo maño, que dio la sensación de relajación y permitió al conjunto madrileño despertar y comenzar a mostrar su verdadero potencial en el segundo periodo del encuentro, en el que llegó a colocarse a tres puntos (24-21) en el minuto 13, para acabar finalmente a siete después de que el marcador hiciera "la goma", aunque siempre con los locales por delante.

La igualdad se mantuvo durante todo el tercer periodo pero al inicio de los diez últimos minutos a los madrileños se les hizo pequeño el aro y comenzaron a errar tiros, lo que fue aprovechado por un equipo zaragozano tremendamente inspirado en los lanzamientos de tres puntos, con cinco anotados de manera consecutiva, para destrozar las aspiraciones foráneas de lograr algo positivo.