Competición
  • Clasificación Eurocopa

El Real Madrid sestea y deja escapar la victoria en Málaga

Baloncesto | Euroliga | Unicaja 75 - Real Madrid 71

El Real Madrid sestea y deja escapar la victoria en Málaga

El Real Madrid sestea y deja escapar la victoria en Málaga

AFP

El equipo de Messina gozó de diez puntos de ventaja en varias ocasiones durante el encuentro. Unicaja reaccionó y, tras ponerse en ventaja a dos minutos del final, acabó remontando.

El Martín Carpena de Málaga fue testigo del enfrentamiento entre el Unicaja y el Real Madrid por la segunda plaza del grupo B de la primera fase de la Euroliga. Los de Messina jugaron con un ojo puesto en Grecia, donde Olympiacos recibió al débil Bamberg. La diferencia entre los malagueños y los madrileños, muy irregulares los dos, era tan sólo de una victoria y doce puntos favorables en el basket average. Los hombres de Aíto buscaban un impulso anímico con Freeland como líder y el fichaje de Baptist, mientras que en los blancos volvió Suárez tras la derrota sufrida en Las Palmas. En tan sólo 48 horas ambos equipos volverán a verse las caras en la Caja Mágica en ACB.

En las primeras jugadas, que sirvieron de tanteo entre los dos equipos, el Real Madrid supo aprovechar y situarse con seis puntos de ventaja en tan sólo dos minutos y medio. Los de Messina optaron por probar suerte con frecuencia desde el perímetro para ganar confianza e intentar luego meter balones dentro. El equipo visitante basó su juego en un constante y veloz movimiento del balón para buscar situaciones de tiros fáciles. Unicaja se mostró acertado en tareas ofensivas, aunque cometió el error de dejar muy libre a Llull y conceder muchas canastas. A tres minutos del final del primer cuarto, los andaluces fueron capaces de arrebatar la ventaja de su rival en el marcador empatando el choque (15-15). Durante el primer asalto el Madrid se mostró más incisivo en ataque, pero sus problemas en el porcentaje de acierto sólo le permitió irse con cuatro puntos de ventaja al final del primer cuarto (16-20). Sergio Llull, con once puntos, fue el máximo anotador de los primeros diez minutos del envite.

El comienzo del segundo cuarto se convirtió en un intercambio de canastas por parte de ambos equipos, hasta con cinco ataques consecutivos culminados con éxito. A medida que avanzaba el encuentro fue creciendo la figura de Freeland, que logró que su equipo volviera a igualar el encuentro (24-24) casi en el ecuador del segundo cuarto. El Madrid aprovechó su acierto en el rebote ofensivo para buscar segundas opciones y no permitir al conjunto malagueño lograr ventaja en el marcador durante todo el primer tiempo. Los merengues jugó en ataque con paciencia y tranquilidad, aunque se estancó al igual que su rival en el apartado anotador en los minutos previos al descanso, lo que hizo que el tanteo fuera menor que el previsto en un principio. Un parcial de 6-0 favorable a los de Messina dejaron el marcador al descanso en un 33-39 que dejaba las espadas en todo lo alto para la segunda mitad. Llull, con 13 puntos y con Freeland siguiéndole de cerca con 12, fue el máximo anotador al descanso.

El acierto del Real Madrid en su primer ataque tras la reanudación sólo fue un espejismo del porcentaje anotador de locales y visitantes en los primeros minutos del segundo tiempo. La presión en defensa provocó un carrusel de fallos tanto en el tiro exterior como en el interior durante un buen número de minutos por parte de Unicaja y Real Madrid. Conforme transcurrían los minutos, ambos conjuntos se fueron entonando y mejorando sus porcentajes en tiros de campo. A dos minutos del final del tercer cuarto parecíoa que se comenzaba a vislumbrar un desenlace final favorable a los visitantes. Un Madrid muy bien colocado en defensa y acertado en el rebote ofensivo desquició a Unicaja, incapaz de acabar con éxito la mayoría de sus acciones ofensivas. Con 47-55 y 16 puntos de Llull se llegó al último asalto, en el que Unicaja estaba obligado a defender mejor para sacar tajada.

El equipo malagueño parecía muerto antes del último cuarto del encuentro, pero los de Aíto fueron capaces de despertar a base de un alto porcentaje de acierto desde la línea de tres. Los locales lo intentaron por activa y por pasiva y lograron situarse con ventaja por primera vez en el partido a poco más de dos minutos y medio de la conclusión. Ante esto, Messina solicitó un tiempo muerto con el objetivo de frenar el ritmo de su rival. Una antideportiva señalada a Tucker acabó por meter a los andaluces en el partido y poner al Madrid contra las cuerdas en un envite que tuvo muy de cara. Con 73-71 en el electrónico y tan sólo veinte segundos para la conclusión, Messina volvió a solicitar tiempo muerto a la desesperada para evitar que la victoria se quedara en el Martín Carpena. El elegido para jugársela fue Sergio Llull, que erró en su penetración dando la victoria a Unicaja (75-71).

Comentarios

Comentarios no disponibles