Competición
  • Champions League
Champions League
Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

El Real Madrid se mete en un lío

euroliga | montepaschi 83 - real madrid 76

El Real Madrid se mete en un lío

Nueva derrota del Real Madrid, segunda en dos salidas en el Top 16. El equipo de Messina tuvo un inicio pésimo y fue siempre a remolque sometido por la clase de McIntyre, un base superlativo que destrozó el partido (43 de valoración). Kaukenas y Lavrinovic buscaron, demasiado solos, la heroica. El siguiente partido, en Vistalegre ante Montepaschi, crucial para el Real Madrid.

Perdió y se enreda un Real Madrid que, por enredarse, estuvo a punto hasta de complicarse el basketaverage. En los momentos de naufragio blanco, demasiados, Montepaschi pareció capaz, en el primer tiempo y en la recta final, de mandar al Madrid muy lejos en la diferencia de puntos particular, asunto siempre peliagudo en el Top 16 y que será seguramente determinante en este grupo de la muerte que ahora dominan Maccabi y Siena. Como todo son triunfos caseros, no hay nada perdido ni la cuesta es inabordable. Pero existe y mira hacia arriba. Y mejor no imaginar una derrota en el próximo partido, cuando Montepaschi devuelve visita en Vistalegre. Ahí sí que tocan pinturas de guerra y escenografía de final. Todo lo que podía fallar el Madrid, ya lo ha fallado. Llega la hora de los valientes y toca dar la cara.

En dos campos exigentes, el Real Madrid ha perdido y en ninguno de los casos se puede hablar de injusticia. Ha dado la cara pero se la han partido, ha dado la inquietante sensación de no llegar, de quedarse siempre un paso, como mínimo, por detrás. En Siena lo pasó lo mismo que ante Khimki en la prehistoria de la temporada: sólo respondieron los lituanos. El Madrid perdió en Rusia con 49 de valoración de Lavrinovic y muy buen partido de Kaukenas y ha perdido en Italia con 29 de valoración del pívot y 20 del escolta. Pero mientras el baloncesto sea un juego de equipo lo más probable será que gane el mejor bloque. Y Montepaschi lo fue, un conjunto bien hecho y muy buen dirigido por Pianigiani, un tipo con olfato y buen gusto. Y demostró además que es el tipo de equipo que se le atraganta al Real Madrid: tiene músculo por dentro y un alero fuerte, las heridas por las que sangra el proyecto Messina. ¿Qué faltaba Reyes? En Siena no estaba el hermanísimo, Kristof Lavrinovic.

Recital de McIntyre

Está cogiendo el Madrid el vicio de crear MVP's. Mala cosa. Si en Tel Aviv le destrozó Anderson con 40 de valoración, en Siena fue McIntyre, el excepcional y veterano base de 1'75, el que ganó el partido con 43 de valoración repartidos así: 24 puntos con 6/9 en triples (4/4 al descanso), 3 rebotes, 3 robos, 11 asistencias y 7 faltas recibidas. Él lanzó los hachazos de su equipo, sin él en pista llegaron los tijeretazos del Madrid, y él tuvo el brillo en el primer tiempo (30 de valoración al descanso) y el cuajo en el segundo, cuando se afilaban las hachas. Encontró siempre la mejor opción y creó beneficiarios como Marconato, máxima profesionalidad ante las necesidades interiores de su equipo: más de 24 minutos, 11 puntos, 4 rebotes y un tapón de póster a un Tomic blandito, otra vez. Sin Lavrinovic y con Eze limitado por las faltas, el veterano pívot, ex del Barcelona, respondió de forma admirable.

El resultado parecerá bueno (vuelvo al basketaverage) a cualquiera que apagara el televisor, aterrado, tras los primeros 13 minutos de partido en los que Montepaschi demolió al Madrid (32-18, 46-9 en valoración) con su estilo: corriendo a la mínima ocasión y atacando el aro con agresividad y a partir de McIntyre. Eze anotaba por dentro y Domercant y Sato por fuera. El Madrid era un cero a la izquierda limitado a acciones sueltas de Velickovic, otra vez muchas de cal y muchas de arena, y a la aparición de Kaukenas, que supo leer el partido y buscar penetraciones y puntos desde el tiro libre. El lituano, que volvía a la cancha donde es mito, anoto 13 puntos antes del descanso (21 totales) para sostener a un Madrid que dio sus primeras señales de vida en defensa cuando se sentó McIntyre.

En el segundo tiempo el partido fue contradictorio, difícil de digerir, para el equipo de Messina. Empezó a buscar a Lavrinovic dentro y a defender. Eze y Stonerook se cargaban de faltas y a partir del 56-46 comenzó un acoso que estuvo cerca del derribo. Pero Montepaschi tuvo cuajo y acierto en los momentos decisivos. Asfixiado con 58-57, cerró el tercer cuarto con dos triples (64-59). En el último parcial, al último órdago del Real Madrid (68-66) respondió con un 12-0 que dejó el asunto pendiente de cerrar la cuestión del average, a la que Lavrinovic contribuyó con el triple final sobre la bocina. El pívot, de hecho, anotó 16 de los 17 puntos de su equipo; El resto en todo un cuarto fue un tiro libre de Velickovic.

Y esa es la clase de dato preocupante para el Real Madrid, limitado sin Felipe y sin minutos para Vidal, Hansen, Dasic... y con jugadores en baja forma evidente (Bullock), alarmante (Garbajosa) o peligrosa (Llull). Jaric también hizo un despropósito de partido y así perdió el Madrid, colgado de Kaukenas durante tres cuartos y de Lavrinovic en el último. La defensa apareció tarde, el físico resultó más que justo y el juego colectivo apenas existió, con muchos problemas en la circulación. Perdió, sólo de siete pero perdió. Nada irreparable si se gana en Vistalegre en dos semanas. La clasificación pasa por no fallar más y las opciones de ser campeón de Europa por mejorar en el juego. Mejorar mucho...