Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

"Nunca pensé que se me hubiera olvidado jugar"

Sergio Rodríguez

"Nunca pensé que se me hubiera olvidado jugar"

"Nunca pensé que se me hubiera olvidado jugar"

getty

El canario (12-6-1986, San Cristóbal de La Laguna,Tenerife) dejó Portland, donde McMillan no le daba minutos, y fichó por Sacramento. "Allí estaba estancado; necesitaba cambiar de aires", afirma desde California.

Llevábamos unos días intentando hablar con usted, por fin lo conseguimos.

Es que veía el prefijo 91, pero no conocía el número.

Igual creía que era el Estudiantes pidiéndole que vuelva.

¡No, aunque cómo están las cosas: 4-0 y con Gripe A! No están muy bien.

Lo que queremos saber es cómo está usted tras el trasvase Portland-Sacramento.

Muy bien. Ha sido una pretemporada rara, porque no he jugado partidos que pensaba que iba a jugar. Pero no importa, el año pasado hice una pretemporada buena y luego, en el primer partido, me llevé un puñetazo en la cara.

La pesadilla en Portland ya ha pasado. ¿Se siente feliz en Sacramento?

He venido con toda la ilusión del mundo. Es un equipo joven, en una situación parecida a la de Portland. Estoy motivado; necesitaba cambiar de aires.

La lástima es que en pretemporada, Tyreke Evans y Beno Udrih han sido las apuestas del entrenador en el puesto de base.

Lo que realmente cuenta es la temporada, que es lo que ahora ha arrancado. Sé que no me van a faltar oportunidades. Demostraré lo que valgo.

Por fin Nate McMillan, su técnico en los Trail Blazers, ya es historia.

No me lo tomo como un alivio. Lo único que ocurrió es que la situación se había estancado. La temporada pasada disfruté de minutos, pero llegó un momento en el que no había evolución.

¿Qué pide a Paul Westphal?

Sólo pido que cuando salga y lo haga bien, siga jugando. Ya está. Nada más.

¿Con McMillan llegó a pensar: se me ha olvidado jugar?

No, nunca pensé algo así. La confianza no la pierdes, aunque evidentemente aumenta con los partidos, con los minutos que estás en cancha.

¿Qué se respira en la capital de California? Se pensaba que la franquicia dejaría Sacramento y el equipo fue el peor de toda la NBA la temporada pasada. Urge mejorar.

Se supone que iremos hacia arriba, porque hacia abajo es imposible. Se nota que hay una sensación de reorganizar el club y recobrar la ilusión.

Mientras, al sur de California, Pau Gasol recibe el anillo de campeón. ¿Lo revalidará?

Me alegro mucho por él. Para mí, los Lakers son los claros favoritos para ser campeones de Liga. Y Pau es cada vez más importante.

Como lo fue en el Eurobaskaet, que usted se perdió. ¿Los Kings pueden devolverle a la Selección?

Ahora no me lo planteo. Sólo pido minutos, nada más. Luego ya habrá tiempo de pensar en otros retos.