"Garnett y Pierce son de mis Celtics"

Bill Russell

"Garnett y Pierce son de mis Celtics"

"Garnett y Pierce son de mis Celtics"

La NBA ha acordado que el trofeo al MVP de las finales reciba el nombre de Bill Russell, el pívot que ganó once anillos con los Boston Celtics.

¿Qué significa para usted este reconocimiento?

Lo recibo con orgullo. La próxima semana visitaré la tumba de mi padre, que fue mi héroe, y lo compartiré con él. Llega en un momento agridulce porque acabo de perder a mi mujer, Marilyn. Era una gran aficionada.

En cierta medida, también es un premio para sus Celtics: Red Auerbach, Bob Cousy, John Havlicek

Es así. Lo acepto también por mi equipo, y eso incluye a mis compañeros y a mi entrenador de tantos años, Red Auerbach. Fuimos un equipo diferente, único. En cada jugada, cada hombre tenía una misión. Jugábamos año por año. La única estadística importante fue el resultado final y siempre me dediqué a asegurarme de que me encontraba en el lado positivo de ese marcador final.

¿Qué queda hoy de esos Celtics?

El juego ha evolucionado. Hay jugadores increíbles, tienen energía y sentido del desafío. Tienen fundamentos de hoy, pero ninguno de ellos es bueno en defensa. Primero es la defensa y después el ataque. Esa era mi idea. Kevin Garnett y especialmente Paul Pierce, son los que juegan como verdaderos Celtics. Se lo he dicho a ellos y, a todos los demás chicos.

Los tiempos han cambiado también desde que usted era casi un islote de ébano afroamericano en esa NBA repleta de profesionales blancos

Cuando me iba de viaje con el equipo, empezaron a volcarme los cubos de basura en una casita que me había comprado. Hablé con la policía, y el capitán me insinuó que debían ser mapaches. Yo le dije: 'De acuerdo, pero necesitaré una licencia de armas'. Parece que los mapaches oyeron eso y nunca más volcaron los cubos. Nunca tuve que comprar la pistola. La cuestión es que supe manejar todas las situaciones con actitud positiva y, como mi padre decía, siendo un hombre. Ser un hombre a los ojos de mi abuelo y de mi padre fue lo que llenó mi vida.