Temas del día

Estados Unidos y Argentina lucharán por un puesto en la final

pekín 2008 | baloncesto

Estados Unidos y Argentina lucharán por un puesto en la final

Estados Unidos y Argentina lucharán por un puesto en la final

EP

Australia, que ya plantó cara a Estados Unidos en el último partido de la preparación, la ilusión le duraría el primer parcial, ya que Kobe Bryant, líder del equipo con 25 puntos, y los suyos apretaron en el segundo para demostrar quién mandaba sobre el parquet chino. Ahora se enfrentarán a Argentina, que superó a Grecia en un duro duelo de cuartos.Argentina-México en vivo

Estados Unidos tuvo que emplearse a fondo tras un inicio dubitativo para sellar su presencia en las semifinales del torneo olímpico de baloncesto tras ganar a Australia (116-86), que le permite mantener su condición de invicta en la competición.

Una primera parte para olvidar de los estadounidenses, sobre todo el primer cuarto, que aprovechó una Australia, muy enchufada y acertada desde el lanzamiento exterior, que lograba atenazar en el marcador al ''Dream Team'' (21-21), aunque ''Melo'' Anthony, desde el triple, conseguía abrir ventaja (24-21) para cerrar el parcial con 25-24.

A los ''aussies'', que ya plantaron cara a Estados Unidos en el último partido de la preparación y rozaron la sorpresa, la ilusión les duraría ese primer parcial, ya que Kobe Bryant, líder del equipo con 25 puntos, y los suyos apretaron en el segundo para demostrar quién mandaba sobre el parquet chino (35-30).

Con un 11-0 de parcial recibió Estados Unidos a Australia tras el descanso. No querían más sorpresas ni que los ''aussies'' creyeran en sus opciones tras lo visto en la primera parte, así que apretaron en defensa a los australianos, corrían el contraataque y machacaban el aro contrario con facilidad, liderados por un Kobe Bryant, al que no le gustaba lo que estaba viendo sobre el Wukeson Arena.

Estados Unidos se puso las pilas y no dio más opciones a unos australianos, que intentaban con el tiro exterior reducir las diferencias, pero que eran conscientes de que los norteamericanos ya no iban a flojear, sobre todo tras imponer un ritmo de juego más elevado, que les permitió volver a ganar con contundencia como están haciendo a lo largo de todo el torneo.

Argentina supera a Grecia y se medirá al Redeem Team

Argentina, vigente campeona olímpica, superó en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos a la subcampeona del mundo, Grecia (80-78), en un partido marcado por la gran igualdad y que Carlos Delfino decantó del lado albiceleste con una sobresaliente actuación en el último cuarto.

El escolta de Santa Fé lideró a la selección de Sergio Hernández con 15 puntos en los últimos 10 minutos, haciéndose protagonista de una ofensiva que puso al límite la resistencia helena. Si bien los griegos resistieron el embite hasta la recta final del encuentro, cuatro puntos consecutivos de Manu Ginobili dieron la estocada definitiva.

Pese a todo, los griegos aún tendrían una última oportunidad para llevarse el partido. Argentina logró exprimir su posesión para dar un paso de gigante hacia la victoria, pero Ginobili falló en su intento de dar réplica a los tres puntos del interior griego y dejó la última posesión en manos de Grecia.

Con sólo dos puntos por debajo, Vassilis Spanoulis no dudó en desechar la posibilidad de prórroga para buscar un triple frontal que le diera el triunfo a la subcampeona del mundo. Sin embargo, el balón salió repelido por el aro y Scola, atrapando el rebote, aseguró el billete a las semifinales para Argentina.

El combinado heleno saltó al parqué con la determinación de poner en práctica un baloncesto duro y rocoso, que impidiera por todos los medios facilidades debajo de canasta. Merced a ello, los hombres de Panagiotis Yannakis se hicieron con el dominio del rebote y redujeron a la mínima expresión la labor de los interiores argentinos en ataque.

A ello, los griegos sumaron una notable efectividad en ataque, que obligó a la selección de Sergio Hernández a ir a remolque en el marcador. Sólo la inspiración de Manu Ginobili, autor de tres triples consecutivos, mantuvo a flote a la albiceleste, que a pesar del sufrimiento aún conseguía plantar batalla a su rival.

No contenta con el resultado, que tan sólo marcaba una desventaja mínima para Argentina al final del primer cuarto, Grecia optó por subir líneas y complicar la dirección de juego de su contricante, como así evidenció el juego del baskonista Pablo Prigioni.

Una vez más, la campeona olímpica se vio obligada a consagrarse a las acciones individuales de sus jugadores exteriores, una opción que paradójicamente le reportó más réditos que la labor de equipo. Como ya ocurriera en el primer parcial, el lanzamiento exterior permitió a los argentinos mantener las distancias y encarar los vestuarios sólo un punto por debajo en el electrónico.

El descanso vino en el mejor momento para Argentina, que regresó a la cancha con la mentalidad cambiada. Los de Hernández se emplearon con mayor ímpetu en defensa, pusieron fin a la lucidez griega y propiciaron transiciones rápidas en ataque que les permitieron tomar la iniciativa en el marcador.

En esta situación, ambas escuadras intercambiaron los papeles, y ahora eran los argentinos quienes hacían de su zona un territorio vedado mientras Grecia remaba contracorriente. El combinado heleno supo sufrir, y ni la explosión anotadora de Carlos Delfino, autor de 15 puntos en el último cuarto, pudo dejarles atrás en el luminoso.

Sí lo hizo, en cambio, la presión defensiva de la albiceleste, que provocó una pérdida de balón y posterior canasta de Ginobili para alcanzar una ventaja de cinco puntos que serían definitivos para el desenlace del partido. El de Bahía Blanca acabaría como máximo anotador del encuentro con 24 puntos.

Comentarios

Comentarios no disponibles