Powe golpeó y Gasol no pudo rescatar a los Lakers

Final de la NBA | Celtics 108 - Lakers 102

Powe golpeó y Gasol no pudo rescatar a los Lakers

Powe golpeó y Gasol no pudo rescatar a los Lakers

Los Celtics encontraron en el pívot reserva LeonPowe al mejor aliado de un resucitado Paul Pierce para volver a ganar a los Lakers. Jackson se quejó del arbitraje insinuando que favoreció al equipo de Boston. Esta noche, primer asalto en Los Ángeles (03:00, C+, C+Deportes y C+HD).

No sé si en los Celtics ya están pensando en cambiar el mensaje que recibe a quien telefonea al club. "Gracias por llamar al 16 veces campeón del mundo, los Boston Celtics", dice una señorita cuya voz me parece estos días más eufórica. Será que el espíritu Pierce contagia a todos en el club, incluso a los contestadores automáticos. Por lo pronto, los Celtics están a mitad de camino hacia su 17 anillo de campeones tras batir por 108-102 a los Lakers en el segundo duelo de la final (2-0). Con Powe (21 puntos en sólo 14 minutos) como prueba irrefutable de ese espíritu Pierce, con el propio Paul liderando la anotación local (28 puntos, 4/4 en triples). ¿Y la rodilla? Bien, gracias.

Esperábamos a Pau para titular la crónica, pero surgió Pow. Así, haciendo un juego de palabras con puñetazo, se refirió Phil Jackson al pívot reserva celtic tras el partido. Protagonizó el mejor recital de su carrera ante unos Lakers en los que Gasol firmó un doble-doble (17 puntos, 10 rebotes) y Bryant despertó tarde.

La primera canasta local fue un triple de Pierce (3-2). Un presagio. Sus siguientes acciones se saldaron con dos faltas forzadas a Radmanovic y un 2+1 a Ariza, que había suplido al serbio. ¿Y la rodilla? Bien, gracias.

Gasol era lo mejor de los Lakers, desquiciaba a Perkins y realizaba un mate en la cara de Garnett: seis puntos y dos rebotes en seis minutos (8-15). Allen rescató a los de Boston (17-17) y al descanso los angelinos mandaban (20-22).

Entonces, Phil Jackson dejó ver sus rarezas, la pizca de excentricidad de quien luce nueve anillos de campeón. Situó en la pista a Farmar, Vujacic, Ariza, Walton y Turiaf, y Boston olió la sangre y se agarró al vuelo de Pierce para firmar un parcial de 10-0 con la propina de seis balones seguidos perdidos por los Lakers. Turiaf pecaba de ingenuo (como en el 2+1 regalado a Powe), Allen anotaba desde fuera y Pierce llegaba al descanso (54-42) con 16 puntos (3/3 en triples). ¿Y la rodilla? Bien, gracias.

El experimento de Jackson dejó a los suyos con mal cuerpo. A la cabeza, Bryant, quien al arrancar el tercer cuarto se ganó una técnica por reclamar falta tras una canasta. Rondo, que firmó su récord de asistencias (16), se unió a la fiesta con filigrana (amagó el pase por detrás y lo dio por delante para mate de Powe) y los Celtics volaron hasta el 95-71 a falta de 7:50. Más de un aficionado buscó entonces la salida a North Station.

Atascos. No querían aglomeraciones ni atascos, que es precisamente lo que padecieron los Celtics de ahí al final (parcial en contra de 9-31). Los Lakers (10 tiros libres por los 38 del rival) llegaron a situarse a dos puntos tras tiros libres de Bryant (104-102, con 38 segundos por jugar), pero cometieron falta sobre Pierce. No falló, anotó los dos tiros libres y en la siguiente posesión ahogó con un tapón a Vujacic el poco aire que quedaba a los Lakers.

Con Powe de lugarteniente, Pierce acababa el partido con 28 puntos, 8 asistencias y 4 rebotes y las imágenes de su resurrección en el primer partido de nuevo en el videomarcador del Garden. Es el líder. ¿Y la rodilla? Bien, gracias.