Amistosos
EAU EAU EAU

-

Egipto Egipto EGI

-

FINALIZADO
Australia Australia AUS

3

Líbano Líbano LBN

0

FINALIZADO
Uzbekistán Uzbekistán UZB

0

Corea del Sur Corea del Sur COR

4

FINALIZADO
Japón Japón JAP

4

Kirguistán Kirguistán KRG

0

FINALIZADO
China China CHN

1

Palestina Palestina PAL

1

FINALIZADO
Nigeria Nigeria NIG

0

Uganda Uganda UGA

0

FINALIZADO
Irak Irak IRK

0

Bolivia Bolivia BOL

0

FINALIZADO
Túnez Túnez TUN

0

Marruecos Marruecos MAR

1

FINALIZADO
Jordania Jordania JOR

1

Arabia Saudí Arabia Saudí KSA

1

FINALIZADO
Turquía Turquía TUR

0

Ucrania Ucrania UCR

0

Euroliga
FINALIZADO
Anadolu Efes IST

90

Maccabi TEL

77

FINALIZADO
Fenerbahce FNB

100

Darussafaka DAR

79

FINALIZADO
B. Munich MUN

62

Olympiacos OLY

72

NBA
FINALIZADO
Charlotte Hornets CHA

117

Boston Celtics BOS

112

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

121

Utah Jazz UTA

94

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

119

Phoenix Suns PHX

114

FINALIZADO
Detroit Pistons DET

113

Cleveland Cavaliers CLE

102

FINALIZADO
Atlanta Hawks ATL

119

Los Angeles Clippers LAC

127

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

98

Dallas Mavericks DAL

88

FINALIZADO
New Orleans Pelicans NOP

140

San Antonio Spurs SAS

126

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

104

Denver Nuggets DEN

98

FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

117

Oklahoma City Thunder OKC

113

Eurocup
FINALIZADO
Turk Telekom TUR

78

Asvel Villeurbanne AVI

83

FINALIZADO
AS Monaco MON

84

Ratiopharm Ulm RAT

81

FINALIZADO
BC Andorra AND

91

Estrella Roja RED

80

Nowitzki fue demasiado para el sueño de España

Eurobasket | Alemania 74 - España 73

Nowitzki fue demasiado para el sueño de España

Nowitzki fue demasiado para el sueño de España

La Selección cayó ante Alemania en semifinales del Eurobasket. Los de Pesquera no pudieron frenar a Nowitzki, que encadenó nueve puntos y anotó la canasta que decidió el partido. España lucha hoy (18:00, La 2) con Francia por el bronce.

Pancarta en alemán en una balconada del Arena de Belgrado: "Yo vengo y yo digo: Dirk Nowitzki". Pues ya está. España no está en la final y se queda en la lucha por el bronce, sólo por la mano del mejor jugador europeo en la NBA. Nowitzki: el que más cobra (13.843.000 dólares en 2005-06). Nowitzki: el hombre que ha ayudado a su Federación a abonar un seguro de 160.000 euros para jugar el Eurobasket. Nowitzki: el matador rubio de 2,13 que se hizo cargo del partido ("took over", dirían en la NBA, dirían Jordan y Larry Bird) cuando España se había lanzado hasta 48-39 en el tercer cuarto y la final se ponía muy dura para Alemania.

Para el que jamás haya seguido "allí" un partido de la NBA, lo que hizo Nowitzki ante España vale para lección de videoteca. Dirk jugó los cuarenta minutos, pero bajo su propia receta: apareció cuando importaba, en los momentos finales del primer tiempo, cuando España, mucho mejor que ante Croacia en defensa y ritmo, galopaba entre siete y nueve puntos de ventaja. Primer cuarto, 23-16. Ahí, Nowitzki abrió su primera racha, colapsó la defensa española sobre él y esparció espacios en el campo para triples cómodos de Garret, Schultze y Roller. Y España sólo ganaba al descanso por 35-34 porque Nowitzki no la había dejado irse.

Inferioridad de altura.

Después, España, otra vez en inferioridad de altura (aunque no se han visto 214 centímetros tan inútiles como los de Femerling), pero de nuevo en buenas relaciones con los árbitros, arrancó a todo pistón. Buscaba la escapada buena. Nowitzki parecía dormitar. No: era como un felino gato germano de Würzburg que acechaba, paciente, a la puerta de la guarida del correcaminos español.

Con 48-39 para España, Nowitzki-NBA se hizo cargo: triple espacial sobre Garbajosa. 2-13 y 50-52 para Alemania. Ahí, Dirk, ya con 16 puntos, se relajó. Otro arreón de España cerró el tercer cuarto en 57-54, minuto 30. Es la distancia de golpeo que quieren las verdaderas estrellas de la NBA.

Rebelde Navarro.

Y, pese a la hermosa rebeldía de Navarro, el último cuarto perteneció a Dirk Nowitzki, el jugador de los casi catorce millones de dólares, el amigo de sus amigos. Con nueve puntos casi consecutivos desmontó las trampas españolas. En el 36, Alemania mandaba por 59-70. España se cocía en una caldera de brujas. De ahí emergió Navarro, que picó espuelas y sacó a España del caldero hirviente: 73-72 a 24 segundos. El tiempo de las estrellas, el tiempo de Nowitzki, que anotó un tiro bestial a sólo tres segundos de la sirena, entre tres españoles. El aro negó el último triple de Calderón. En el rebote ya no estaba la final, sino la mala sombra de Tony Parker, el obstáculo para la medalla de bronce. Es un obstáculo, pero no es Nowitzki. Yo vengo y yo digo: Dirk Nowitzki. Pues eso.