CÁNCER

Marisa Jara, más optimista que nunca tras superar un cáncer: "Voy a intentar ser madre"

La modelo ha sido intervenida 18 veces por endometriosis pero se muestra dispuesta a intentar el milagro, consciente eso sí de la dificultad.

Marisa Jara, más optimista que nunca tras superar un cáncer: "Voy a intentar ser madre"

Marisa Jara vuelve a sonreír y confiesa que en la actualidad es una mujer feliz después de haber superado uno de los golpes más duros: un cáncer. La modelo cumplió a principios de mes 40 años, ha lanzado una colección de complementos y ha fichado como modelo curvy para una agencia que la está llevando por todo el mundo. Además, en el plano personal, a pesar de asegurar que ha roto con su última pareja, se muestra ambiciosa y tiene el claro objetivo de convertirse en madre después de haber sufrido durante meses por una endometriosis y un cáncer de estómago.

"El último control por mi cáncer de estómago salió bastante bien y hasta abril no tengo que volver a lo que yo llamo la ITV", ha explicado en exclusiva para la revista Semana. "Claro que me tengo que cuidar, ir a la oncóloga y vigilar la nutrición, pero me dieron el alta para intentar ser mamá. Tengo ya mi primera consulta en la clínica de fertilidad y, en cuanto veamos que todo va bien, me lanzaré a la aventura", añade.

Ver esta publicación en Instagram

A veces no hay más remedio que multiplicarse.. el trabajo manda🤗 Feliz día del Amor❤️🌹 #enamoradademamapapahermanohermanaytayson🐶 #ydelavida

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab) el

Y es que la sevillana ha sido intervenida en dieciocho ocasiones por endometriosis, y aunque sabe que es difícil, quiere descendencia: "Ojalá Dios haga el milagro aunque sé que es bastante complicado", reconoce. En este sentido, no se cierra puertas y está totalmente dispuesta a recurrir a la adopción en caso de que finalmente no pueda tener un bebé en su vientre. "Es una opción a la que antes estaba más cerrada. Lo quería mío, pero todo irá en función de cómo se porte la vida conmigo y de lo que yo misma me permita".

La cicatriz de su abdomen, motivo de rechazo

La modelo se muestra muy orgullosa de los "pasos tan agigantados" que está dando la industria de la moda, sin discriminar por edad, por rasgos, por talla o por estatura: "Puedes ver una modelo bellísima con vitíligo y no pasa nada, o modelos con rasgos muy resaltados, u otras muy mayores. Y luego el mundo de las curvys, que está empezando ahora a funcionar de verdad", asegura.

Ver esta publicación en Instagram

#imsohappy #hollydays #relaxtime 🌺 📖#lovebeach 🌊 #california

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab) el

Sin embargo, todavía quedan algunos que se guían por unos cánones de belleza más tradicionales y que se atrevieron a rechazar a Marisa Jara por la cicatriz que tiene en su vientre a causade la cirugía. "Me llamó una firma de lencería y cuando descubrió que tenía una cicatriz, me canceló el contrato. Es la segunda ocasión en la que me pasa esto y es algo que te molesta y es muy desagradable pero también muy frustrante, y más a estas alturas. Esto es un error porque hay que mostrarse como uno es y ser más reales. Me sentó muy mal porque no somos perfectos. Hay que dejar de imponer tanta perfección porque la señora a pie de calle que compra estas prendas es normal. Se hace muño daño con este tipo de negaciones", explicó en Semana.