Intento de suicidio

Mel B narra en su biografía cómo intentó suicidarse

Mel B narra en su biografía cómo intentó suicidarse

La cantante de las Spice Girls explica en su autobiografía que su vida "era un desastre y quería salir", por lo que el suicidio era la respuesta.

La cantante de las Spice Girls Mel B vive días felices después de que el grupo haya anunciado una nueva gira para 2019. La gran acogida por parte del público ha provocado que tengan que ampliar fechas, lo que supone un pequeño destello de luz dentro de las grandes polémicas que han rodeado a la artista durante el último año: acusada de maltratar a sus hijas e ingresada en rehabilitación por su adicción a las drogas y el sexo.

Ahora, se han filtrado algunos detalles de su autobiografía, Brutally Honest, donde explica un intento de suicidio y cómo su padre, estando al borde de la muerte, la condujo a separarse del que fuera su marido y manager Stephen Belafonte. Precisamente fue cuando su relación con él iba en picado por su carácter controlador, el momento en que pasó por su cabeza acabar con su vida. Era el año 2014.

Mel B junto a su exmarido, Stephen Belafonte.

"Me sentía fea y detestada por el mismo hombre que una vez prometió amarme y protegerme, mi esposo y manager Stephen. Un hombre que después de 10 años de matrimonio tenía vídeos sexuales que podrían, y los dos lo sabíamos muy bien, destruir mi carrera y mi familia. Mi vida era un desastre y quería salir", explica en su relato, por lo que decidió abrir un bote de aspirinas y comenzó a ingerir.

"A medida que cada pastilla entraba en mi boca, me preguntaba: '¿Estás segura?' Y tomaba otra. 10, 20 , 50, 100. '¿Estás segura?' 120, 150. '¿Estás segura?", comenta. Entonces empezó a escribir notas para su hija Phoenix, y cuando ingirió la número 200, tomó la decisión de detenerse y acudir a un hospital. "El suicidio no era la respuesta. Tuve que llegar a un hospital. Tenía que sacarme esas pastillas del estómago antes de que sucediera algo. Todo lo que necesitaba era salir de la habitación pero por alguna razón la puerta se había atascado".

En esos momentos de tensión comenzó a golpear la puerta y a lanzarse contra ella antes de desplomarse de rodillas y empezar a ver cómo todo se volvía negro. "Podía sentir que la vida en mí comenzaba a agotarse". Fruto de esa pelea llegó repleta de moretones a la siguiente gala de The X Factor tan solo tres días después. Porque sobrevivió, y cuando se despertó estaba en una cama de hospital con su hija de pie junto a ella preguntándose el porqué de sus actos.

Ver esta publicación en Instagram

Thank you @sunriseon7 for having me today can’t wait to see you guys at the end of the month with @jennycraigausnz very very very excited 😆

Una publicación compartida de Scary Spice Mel b (@officialmelb) el

"Mirar a mi hija, angustiada, devastada, enojada, fue el momento en que supe que la lucha tenía que comenzar", narra en su libro. De ahí que enseguida se pudiera en marcha para poder estar en la final del programa a pesar de las advertencias de los médicos y los daños que tenía en el hígado y los riñones. Y apareció ante las cámaras, con los moretones claramente visibles y sin el anillo de bodas que había lucido semanas atrás para "mostrar al mundo que Stephen y yo éramos una pareja sólida". Y al acabar el programa aseguró: "He enviado mi mensaje a Stephen. No hay vuelta atrás. Voy a dejarlo, a divorciarme. Voy a ser libre".

La enfermedad de su padre la ayudó a divorciarse de Belafonte

A Martin Brown le diagnosticaron en 2012 un cáncer de mieloma múltiple, que afecta a la médula osea. La relación con su hija prácticamente no existía pero lograron reconciliarse poco antes de que falleciera en 2017. Era el 4 de marzo y Mel B sabía que llegaba su hora. "Estamos listo. Estás listo. Pero no puedo comenzar mi divorcio hasta que mueras", le dijo en su lecho de muerte. "Sus ojos se abrieron por un segundo, nos miramos el uno al otro y hubo un momento en el que sentí que cada onza de dolor que había pasado entre nosotros desaparecía. Luego tomó una última y muy lenta respiración", explica.

"Ahora tenía que ir y hacer lo que mi padre quería que hiciera: sacar a Stephen de mi vida. Me despedí de mi familia y tomé el primer avión de regreso a Los Ángeles. No fui al funeral de mi padre. Encontré una casa y un abogado de divorcios. Me mudé con mis hijos y le pedí a un juez que pusiera una orde de restricción sobre Stephen".