OPEN DE AUSTRALIA

Bautista estalla por la cuarentena: "Esto es igual que una cárcel pero con wifi"

El tenista de Castellón, uno de los 72 jugadores que tendrá que cumplirá la estricta cuarentena criticó las medidas del Gobierno de Victoria. Poco después se disculpó.

Roberto Bautista devuelve una bola durante su partido ante Richard Gasquet en Roland Garros 2020.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

Roberto Bautista es uno de los jugadores que se ha visto más afectados a causa de la estricta cuarentena decretada por el Gobierno de Victoria antes del Open de Australia después de que se detectaran varios casos de coronavirus en los vuelos que llegaron a Melbourne y que ha hecho que hasta 72 jugadores tengan que estar dos semanas enteras sin salir de su habitación.

En una entrevista al canal de televisión Sport 5 de Israel Bautista criticó con dureza los protocolos establecidos e incluso llegó a comparar su situación con la de una prisión. "Esto es igual que una cárcel pero con wifi. La gente no tiene ni idea de tenis, sobre las pistas de entrenamiento... No tienen ni idea de nada. Es un completo desastre por eso, porque tienen el control de todo".

El tenista de Castellón no quiso culpar a Tennis Australia pero sí al gobierno de Victoria y confesó que se le va a hacer muy duro estar dos semanas encerrado en su habitación sin poder salir siquiera a entrenar. "No es culpa de Tennis Australia, es culpa del Gobierno de Victoria. Puedes trabajar en la habitación pero no es lo mismo. Me siento muy restringido y no me puedo imaginar estar dos semanas así. Es muy duro y tendré que trabajar mucho mentalmente".

"Es una conversación privada sacada de contexto"

Ante el revuelo generado por sus declaraciones, el propio Bautista quiso emitir un comunicado en el que matizó sus palabras. Por su interés reproducimos de forma íntegra el texto de dicho comunicado:

"Quiero pedir disculpas a todas las personas que se hayan sentido ofendidas por el vídeo que se ha publicado sobre mí recientemente.

Se trata de una conversación privada sacada de contexto, que ha sido desafortunadamente difundida a los medios sin ser yo consciente ni contar con mi consentimiento.

Tanto mi entrenador como yo estamos siguiendo los protocolos diseñados por el Gobierno Australiano y Tennis Australia para evitar cualquier contagio y garantizar volver a competir con la máxima seguridad. Son momentos duros para los deportistas y para la sociedad en general.

Doy las gracias a todas las personas que están haciendo que volver a competir sea posible. Así como a todas quienes luchan contra la Covid-19 a diario. Es admirable la gestión que se ha hecho en Australia para evitar la expansión del virus".