As.com

CULTURA Y OCIO

Conoce todo lo que necesitas saber sobre la noche más corta del año

Saltar la hoguera, muñecos de trapo, bañarse en la playa, verbenas, fuegos artificiales... Conoce todas las tradiciones de esta noche mágica

Conoce todo lo que necesitas saber sobre la noche más corta del año

Es llegar el mes de junio y huele a verano. La primavera va tocando a su fin y eso se nota. No solo es perceptible en la subida de los mercurios, sino también en calles rebosantes de terrazas, ausencia de escolares a primeras horas de la mañana enfilando el camino al colegio, chanclas y outfit vaporosos… Pero si hay algo que marca el inicio de la época estival es, sin duda, la noche de San Juan.

Esta cita que transcurre en la madrugada del 24 de junio es la noche más corta del año, un momento para la magia, el fuego y las celebraciones que se suceden en buena parte de la geografía nacional. Desde A Coruña hasta Cádiz, pasando por el centro y la costa mediterránea, son muchas las ciudades que organizan un amplio programa de fiestas para la noche de San Juan. Pero aún hay más. Los vecinos europeos e, incluso, los países de América Latina también celebran su particular fiesta de San Juan aunque cada uno aporta su particular visión a la jornada.

Y es que el día de San Juan ha resistido al paso de los siglos y no son pocas las leyendas de San Juan que han ido consagrando la celebración. ¿Quién no ha sentido alguna vez la tentación de saltar las míticas hogueras de San Juan? Sí, el fuego es una de las tradiciones más arraigadas entre el amplio abanico de ritos para la noche de San Juan pero ¿qué otras curiosidades deja tras de sí la verbena de San Juan?

¿Cuál es el origen de la noche de San Juan?

hoguera

Como muchas otras fiestas incluidas en el calendario y rebautizadas con tintes cristianos, la noche de San Juan tiene un origen pagano. Los antiguos pobladores conmemoraban la noche más corta del año o, en su defecto, el día más largo encendiendo hogueras en la noche de San Juan, una tradición encaminada a imprimir fuerza al astro rey que, a partir del solsticio de verano (el 21 de junio), iría perdiendo protagonismo .

El efecto purificador del fuego dotaba de misticismo a una cita que, a día de hoy, sigue haciendo de estas hogueras de San Juan uno de sus principales atractivos en muchos puntos de España. Pero la creciente popularidad de la religión cristiana en tiempos del imperio romano propició que la antigua celebración pagana de la noche de San Juan adquiriera tintes religiosos. Desde entonces, la cita pasó a conmemorar el nacimiento de San Juan Bautista (24 de junio) un hecho insólito en las festividades cristianas vinculadas a los santos puesto que lo habitual es festejar fechas como la muerte o el traslado de reliquias de los canonizados.

¿Cuándo y dónde se celebra?

fuegos artificiales

La noche de San Juan guarda una estrecha relación con la celebración del solsticio de verano aunque, en la práctica, se celebre dos días después. De hecho, aunque lo habitual es que el programa de las fiestas de la noche de San Juan se desarrolle entre el 23 y 24 de junio, hay ciudades que lo conmemoran del 24 al 25 del mes o, incluso, extienden las celebraciones durante varias jornadas.

En cualquier caso, los ritos de San Juan gozan de un importante arraigo en nuestro país y en otros puntos de Europa. Los vecinos lusos, por ejemplo, tienen su propia versión de las hogueras de San Juan con las fogueiras de São João mientras que, en los países del norte del continente se conmemora el Jonsok (Noruega), Sankthans (Dinamarca), Jaanipäev (Estonia) o Midsummer (Reino Unido). En América Latina también hay multitud de leyendas sobre la noche de San Juan en países como Argentina, Brasil, Chile, Perú, Venezuela…

Pero ¿cuál es el mejor escenario para vivir una fiesta de la noche de San Juan memorable? Sin salir del suelo patrio las opciones son de lo más variopinto. De norte a sur y de este a oeste son muchos los lugares en los que las hogueras de San Juan reclaman su protagonismo. Entre los más populares está, por ejemplo, la costa gallega. En A Coruña los ritos de la noche de San Juan van desde la recogida de la madera para las hogueras al desfile de las meigas pasando, como no podía ser de otra manera, por bailar y beber frente al fuego a pie de playa para terminar saltando las hogueras de San Juan y bañándose en el Atlántico (solo los más valientes).

hogueras de san juan

Populares son también las celebraciones de la noche de San Juan en ciudades como Barcelona o Alicante. En la Ciudad Condal la pirotecnia acompaña a las hogueras y verbenas de San Juan, una cita en la que no faltan las tradicionales cocas de San Juan. Tampoco Alicante escapa a la magia del fuego y es que la ciudad ‘arde’ durante la noche de San Juan entre fuegos artificiales, petardos y tracas. Además de la pólvora, la fiesta alicantina es famosa por la quema de monumentos artesanales (similares a las fallas) que dotan de un encanto especial a las ‘fogueres de San Joan’.

Singular es también la festividad de San Juan en Menorca. La isla no solo se envuelve en la magia de las hogueras de San Juan, sino que aprovecha para celebrar un espectáculo ecuestre de lo más seductor. Mientras, en el sur de España, uno de los ritos de San Juan tiene que ver con la tradición de hacer arder un muñeco de trapo que adopta diferentes nombres en función de si nos trasladamos a Cádiz (los Juanillos), Málaga (los Juas)...

Aunque no gozar del encanto del mar, no es impedimento para celebrar la noche de San Juan. En Zafra (Badajoz) gastronomía y tradición protagonizan la celebración de la noche de San Juan, una fiesta con solera en la localidad que, durante varias jornadas, devuelve sus calles y rincones al medievo.

Mitos y leyendas sobre la noche más corta del año

hoguera en la playa

Que las hogueras otorgan cierto misticismo a la noche de San Juan no es ningún secreto. Sin embargo, ese aura mágica que envuelve la madrugada del 24 de junio también está propiciada por un sinfín de mitos y leyendas de San Juan. Muchas de esas fabulaciones hablan del fuego como el elemento que atrae a seres fantásticos capaces de intervenir en el destino del común de los mortales.

Los tres caballos alados que protagonizan la leyenda de San Juan más popular de Cantabria, la de los Caballucos del Diablo, son capaces de arruinar la fiesta a todo aquel congregado en torno al fuego. Despertarlos puede ser terrible y, ni siquiera la Anjana, el hada buena de la montaña que protege de todo mal, puede hacer nada por aplacar su furia. Solo un trébol de cuatro hojas contrarresta el mal otorgado por estos animales fantásticos que protagonizan la noche de San Juan.

Desde el Mediterráneo llegan los ecos de la leyenda de San Juan de La Font de la Jana que tiene por origen el coqueto pueblo de Teulada. Según cuenta la tradición, en la noche de San Juan, la misteriosa hada La Joanaina aparece junto a la pequeña fuente con la promesa de conceder tres deseos a cambio de llevarla hasta el pueblo montada a nuestra espalda. Eso sí, el precio (además de portarla) es no girar la cabeza para contemplarla.

Y por si las leyendas de San Juan ‘made in Spain’ no fueran suficiente para darle un toque inquietante a la noche más corta del año, al otro lado del charco es el Diablo el que protagoniza buena parte de las historias. En muchos puntos de Latinoamérica la noche de San Juan es el momento en el que se abre la puerta a dimensiones desconocidas, el demonio anda suelto mientras San Juan se afana por bendecir la tierra.

Principales rituales para atraer la suerte en la noche de San Juan

Aunque su ‘cristianización’ restó cierto encanto a las celebraciones paganas en torno a la noche de San Juan, la magia perdura en torno a la noche más corta del año sigue siendo un elemento clave de la jornada. Espantar a los malos espíritus, dejar atrás los problemas, invocar al amor o la fertilidad… Los ritos de San Juan tiene múltiples aplicaciones pero, en esencia, todos ellos giran en torno a tres elementos: las hogueras de San Juan, el agua y las hierbas.

El fuego es, sin duda, el hilo conductor de las celebraciones y, en torno a él, se suceden todo tipo de ritos en la noche de San Juan. El más popular para atraer la buena suerte es atravesar las llamas de las hogueras de la noche de San Juan aunque ¡ojo! No basta con vencer al miedo una vez. Entre siete y nueve es lo más frecuente, aunque la clave está en hacerlo siempre un número impar.

Frente al carácter purificador otorgado por los paganos al fuego, los ritos de la noche de San Juan también hablan del poder del agua. Dado que las playas son escenario de muchas de las celebraciones, el elemento se toma como símbolo de pureza y fertilidad. Así, bañarse en el mar desnudos y de espaldas mirando a la luna mientras nos sumergimos hasta una docena de veces sirve, según la tradición, para gozar de buena salud durante el resto del año mientras que, saltar las olas de espaldas nueve veces puede aumentar la fertilidad y hacer lo propio solo siete, enviar a paseo las malas energías.

Colgar hierbas medicinales en la ventana a medianoche es otro de los ritos de San Juan para atraer la buena suerte aunque no faltan ritos más populares vinculados al cumplimiento de los deseos. Colocar muérdago debajo de la almohada o, incluso, hiedra común junto a un deseo que quemaremos por la mañana con una vela blanca para, después, mantener enterrada todo el año la planta, son algunos de los ritos de San Juan con los que invocar a la buena suerte. ¿Te atreves?