FÓRMULA E | ROMA

Vandoorne reclama justicia

Victoria del belga de Mercedes en la segunda carrera en la capital italiana después de que Lotterer le apartase de la de la primera. Bird, sigue líder.

Stoffel Vandoorne con el Mercedes en Roma.
Simon Galloway Fórmula E
Formula E Coche Formula E

El particular formato de clasificación de la Fórmula E, en el que se sale por grupos según el orden del Mundial, provoca muchas veces que se dé un vuelco radical a la parrilla, como si se diera la vuelta a un calcetín: lo que antes estaba al derecho, queda al revés. Eso se nota especialmente en citas con doble carrera, y la de Roma no fue una excepción. El domingo, muchos pilotos importantes salieron atrás (Vergne, que ganó el sábado, lo hizo el 21º), y de eso se benefició Vandoorne, otro destacado, para reclamar la victoria que se le escapó el día anterior.

El comienzo fue casi calcado al de la primera carrera en la capital italiana, con salida tras el Safety Car porque la pista volvía a estar algo húmeda y con desgracia para el poleman, que en este caso fue Cassidy. El de Virgin perdió la trasera en la primera frenada, cayó al 11º y cuando iba remontando, Rowland le llevó contra un muro en uno de los varios, y habituales, toques que se produjeron. Otro entre Buemi y Di Grassi, dos pesos pesados del campeonato, acabó con el brasileño fuera de la carrera al destrozar su Audi contra las protecciones.

Nato, Wehrlein y Vandoorne se quedaron en cabeza tras la caída de Cassidy. De los tres, el que salió mejor parado fue el belga, que lideraba a mitad de la prueba con un importante colchón de cinco segundos con su Mercedes gracias a una gestión magnífica de los modos de ataque (hubo tres en lugar de los dos previstos). Pascal tardó demasiado en utilizar el primero y cuando lo hizo se encontró con la bandera amarilla provocada por Di Grassi. Un error que dio una ventaja clave a Stoffel, que lo activó antes, y que dejó al alemán luchando por el podio.

Top 10 de la segunda carrera de la Fórmula E en Roma.

Esa iba a ser el punto fuerte de la parte final de la carrera, porque Vandoorne simplemente tuvo que dedicarse a vivir de las rentas que logró antes para reclamar justicia, esa que le arrebató el sábado Lotterer al golpearle cuando partía en la pole. Y así lo hizo pese a que un Safety Car final anuló las diferencias por un golpe del otro Audi, el de Rast, tras romper una suspensión en un bache. Así, una última vuelta de infarto dejó a Sims segundo y a Wehrlein tercero (gracias a una sanción a Nato), y Bird se vio envuelto en un accidente con De Vries, aunque de igual modo sale líder Roma.

Así queda el Top 10 del Mundial