EXTREME E

"Por fin llega el momento" del sueño de Cristina junto a Loeb

AS habla con la burgalesa y el francés, los pilotos del equipo de Hamilton, antes del estreno de Extreme E. "Es algo que recordaré siempre", dice ella.

Loeb y Cristina Gutiérrez, compañeros en el X44 de Extreme E.
Eder Fernandez Extreme E

Extreme E es una competición desconocida que reúne a grandes nombres. En cuanto a lo primero, empezará a dejar de serlo este fin de semana cuando el campeonato eléctrico descargue toda su energía en su estreno en Al Ula (Arabia Saudí), y respecto a lo segundo, AS ha podido hablar con dos de esos nombres que seguramente serán protagonistas durante la temporada porque forman unos de los dream team de la parrilla: Cristina Gutiérrez y Sébastien Loeb, los pilotos del equipo X44, sí, el de Lewis Hamilton. Un trío de calidad.

"Por fin ha llegado el momento", dice con la misma ilusión con la que se lee Cristina. Hará realidad otro de sus sueños, porque eso es lo que fue cuando le ofrecieron este proyecto allá por octubre. "El primer día del Rally de Andalucía recibí un mensaje del equipo y se formalizó. No me lo creía, fue como un sueño. No tardé en decidirme, me lo pusieron fácil". Y es que no todos los días se trabaja para un heptacampeón de Fórmula 1: "Lewis siempre ha sido una figura en la que me he fijado como piloto y como persona por los valores que transmite. Es algo que recordaré siempre".

"Nos ha dicho que intentará estar en alguna carrera, pero estamos continuamente en contacto para hablar de lo que él quiere transmitir en este campeonato. Le agradezco la facilidad que da en sus conversaciones, se nota su presencia", añade. La burgalesa, de 29 años, está rodeada de títulos. "Casi tantos como mi edad", bromea, pero se siente cómoda entre ellos: "Son grandes campeones y aprendes mucho, estoy en modo esponja, es una gran oportunidad. El respeto está, pero no me imponen, una vez que hablas con ellos se prestan a todo, no te miran por encima del hombro".

Sobre todo será importante su relación con Loeb, con el que compartirá volante, y han "congeniado bastante": "Hace todo muy fácil, tiene un don espectacular y eso me sirve mucho para cambiar cosas de mi estilo". Además, recuerda que hizo el pasado Dakar gracias a él: "Fue quien me puso en contacto con Red Bull y siempre se lo agradeceré". Así que se siente preparada para competir con él pese a que "si piensas en cada equipo dices: '¡vaya monstruos hay aquí!'. La diferencia la va a marcar la capacidad de adaptación, porque ha habido muy pocos kilómetros de preparación".

Pero confía en sus posibilidades: "Suelo ir de menos a más y el equipo es muy fuerte, Loeb es de los mejores de la historia, da igual lo que coja que se la da bien. Podemos estar arriba, llegar a la final sería un buen resultado". Pero Extreme E es más que competición, y eso le "interesa mucho" a Cristina, luchar contra el cambio climático ("haciendo pequeñas cosas, podremos globalizar el problema para cambiar") y formar parte de un deporte mixto: "Es un cambio y un acierto, da la oportunidad a muchas mujeres de competir al máximo nivel, será muy bonito".

El coche del X44, el equipo de Hamilton, en Extreme E.

Loeb: "Quería formar parte de esto"

En su lado masculino, el X44 tiene a una de las estrellas del campeonato con Loeb, ¿cómo decidió el francés correr aquí? "Tuve diferentes ofertas de equipos, me querían por mi experiencia en rallys, rallycross y cross country. Decidí no competir en el Mundial de Rallys porque mi plan es el Dakar, eso me dejó tiempo libre y me encanta descubrir disciplinas, y esta es muy diferente: vamos a competir junto a mujeres, ir a sitios increíbles... Además, cada vez hay más coches eléctricos en la calle y el automovilismo debe seguir esa evolución. Estar aquí era interesante, quería formar parte de ello".

Entre tantas ofertas, se decidió por la de Hamilton y su equipo, es fácil adivinar porqué. "Estoy muy orgulloso y feliz de que Lewis quisiera que competiera para él, daré lo mejor de mí. La relación es buena, no le conocía muy bien, coincidimos en alguna gala de premios de la FIA, pero ahora que hemos decidido trabajar juntos hemos hecho algunas videoconferencias y es agradable hablar con él. Éstá feliz de que corra para él y yo de correr para él", dice sobre su jefe británico, y también, claro, le preguntamos por su compañera.

"Una de las cosas difíciles para el equipo era encontrar mujeres competitivas porque no hay muchas en este tipo de carreras, pero vimos algunos de los tiempos que hizo Cristina en el Rally de Andalucía y era realmente rápida. Conozco la velocidad de Sainz y de otros pilotos, y cuando vi que en algunas etapas estaba solo cinco o seis minutos por detrás, pensé que era buena. Cuando hicimos el primer test, me senté con ella en el coche y vi que inmediatamente tuvo buenas sensaciones y empujaba duro. Tiene un gran potencial, estoy feliz de tenerla en el equipo", asegura sobre Cristina.

Él también confía en que se compenetren bien y sean "competitivos, aunque es difícil de saber": "Es muy diferente a lo que conocemos, hay pilotos de muchas disciplinas, muchos grandes nombres y eso lo hace muy emocionante. Será interesante, estoy deseando correr la primera carrera para ver dónde estamos". Como apuntaba Cristina, la clave será adaptarse rápido y Loeb cree poder hacerlo: "Espero que mi experiencia me ayude a eso". Además, tiene claro qué le haría "muy feliz" en Arabia: "Ser primero, pero lo principal es ser competitivos. Un podio también estaría bien".