MOTOGP | GP DE ARAGÓN

Márquez casi sentencia el Mundial y Lorenzo bate a Rossi

El ilerdense refuerza su liderato (52 puntos sobre Rossi) tras una carrera en la que las dos Yamaha completaron el podio.

Alcañiz
0

No hubo sorpresa. Marc Márquez confirmó las excelentes sensaciones que había mostrado a lo largo de todo el fin de semana en el circuito de MotorLand, pero le puso emoción al complicarse la vida con un amago de caída en la tercera vuelta. Se le cerró la Honda de delante cuando ya viajaba líder y salvó la caída como él sabe hacerlo, poniéndola de nuevo en vertical a base de casta, sin importarle caer hasta la quinta plaza. Lo más importante ya estaba conseguido, que era evitar el desastre, y a partir de ahí se lo tomó con más calma, para calentar bien el neumático delantero y remontar paulatinamente. Fue a doce vueltas del final cuando se puso en cabeza, después de superar a Dovizioso, Lorenzo, Maverick y Rossi, para cruzar después la meta con 2.7 de ventaja sobre el segundo clasificado, un Lorenzo que se dio el gustazo de batir a Rossi.

El arranque de la carrera fue trepidante, tanto que parecía una lucha típica de grupo de Moto3 pero con las MotoGP. Hasta siete pilotos llegaron a estar en el grupo de cabeza intercambiando posiciones y fue Maverick el que lo rompió. El de Suzuki intentó la escapada y por momentos parecía que podría repetir su victoria de Silverstone, pero esta vez le dio caza Rossi. Batallando con él italiano se fue largo y cuando volvió a la pista ya era para luchar por la tercera plaza. Perdió esa guerra también con Lorenzo, que se fue a por Márquez al tiempo que éste se iba a por Rossi.

Las posiciones de cabeza parecían bien definidas cuando Marc se puso delante y tiró en solitario, pero Lorenzo se empeñó en llegar hasta su compañero en el Movistar Yamaha y complicarle aún más sus escasas opciones de décimo título. Ambos pelearon limpiamente por la segunda plaza y, cuando a dos vueltas del final Valentino intentó pasar a Jorge, lo hizo colado y dejó vía libre para que el mallorquín acabara segundo. Un buen roto para el italiano, a nivel de moral y matemáticas. A pie de podio no se le vio festejar su tercero como Lorenzo celebró su segundo y acabó aún cuatro puntos más lejos de Márquez, que ya le saca 66 con sólo 100 en juego.

Marc celebró el triunfo con muchas ganas, porque sabe que es un puñetazo encima de la mesa para lograr su tercera corona de MotoGP, porque no ganaba una carrera en España desde hace casi dos años (Valencia 2014) y porque por fin ya tiene tantas victorias como Doohan (54), con la esperanza de que sean muchas más.

La cuarta plaza fue para Maverick, que perdió fuelle cuando sus Michelin perdieron agarre, y no le inquietaron en ningún momento los que acabaron por detrás: Crutchlow, Pedrosa, Aleix, Pol, Bautista y Bradl, lo que tiene un meritazo enorme.