MOTOCICLISMO

Tercera edición de las Becas Repsol para la Escuela Monlau

La compañía petrolera sigue apoyando la formación de mecánicos e ingenieros de competición a través del centro de estudios que gestiona Alzamora.

Madrid
0

La Escuela Monlau fue pionera en España en la formación técnica especializada en la competición del motor. El centro de estudios de Barcelona inició en 1998, en una iniciativa de Pio Ventura y Dani Amatriaín, sus cursos destinados a todos aquellos jóvenes que deseaban abrirse camino como mecánicos, en una primera fase de este proyecto educativo, o ingenieros, ya desde 2010, de equipos de carreras tanto de motos como de coches.

Emilio Alzamora tomó el relevó de quien había sido su mánager, Amatriaín, llevando la Escuela Monlau a una nueva dimensión en cuanto a cantidad de recursos y calidad de los mismos para convertirse en una de las referencias indiscutibles en su sector incluso a nivel internacional. Tanto es así que el 60 por ciento de los 3.000 alumnos que en todos estos años han pasado por el centro están trabajando en el mundo de la automoción y cien de ellos directamente en escuderías del máximo nivel deportivo, Fórmula 1 y MotoGP.

Monlau recibió otro importante impulso cuando una compañia como Repsol decidió apostar directamente por el capital humano de incuestionable valor que suponía este proyecto. Se crearon así las Becas Monlau Repsol en 2013, por lo que este año llegan a su tercera edición presentada en Madrid. Para la petrolera, según explicó Teresa de Istúriz (su directora de publicidad, márketing y patrocinio), la aportación “va mucho más allá de un simple patrocinio, se trata de una alianza que surge de modo natural entre dos empresas que comparten unos valores que giran en torno a la innovación, la tecnología y, sobre todo, las personas”.

El apoyo de Repsol se concreta en treinta becas para los alumnos con mejor expediente académico de los curso de mecánica, otras cuatro para los de ingeniería, diez más para que otros tantos puedan realizar prácticas en departamentos de carreras y la subvención de dos proyectos finales de alumnos de último curso: un kart y una Moto3 que, además, este año participarán por primera vez en una competición.

Emilio Alzamora (recién llegado de Argentina y que se limitó a calificar el incidente entre Rossi y Márquez como “lance de carrera”) también destacó la trascendencia que para Monlau tiene la colaboración con Repsol y la oportunidad que la calidad del programa formativo supone para los estudiantes.