Estas leyendo

Toni Bou: “He ganado mucho, pero aún puedo crecer”

TRIAL

Toni Bou: “He ganado mucho, pero aún puedo crecer”

El piloto del Repsol Honda, que el domingo sumó su octavo Mundial al aire libre y tiene otros ocho indoor, afirma: “El trial es tan complicado que siempre se puede mejorar”.

Se abrieron las puertas de la furgoneta y arrancó un motor. Y surgió Toni Bou, que bajó de un salto, paró la moto en seco, derrapó por el patio del Diario AS y puso rumbo a las escaleras. Y por ellas fue subiendo —con la moto, ojo—hasta llegar a la redacción. Como quien mueve un yoyó. Tan fácil. Tan campeón. Cuenten uno, dos, tres y lleguen a dieciséis títulos. “Uno no se cansa de ganar. He superado el récord. Para mí eso es fantástico y supone un orgullo, más aún con el año de Adam (Raga), que ha apretado muchísimo y ha estado increíble”, reconoce Bou, sin apenas poner el pie en el suelo.

Viene de sumar en la localidad riojana de Arnedo su octavo título mundial al aire libre, desempata de ese modo con monstruos del Planeta Trial como Dougie Lampkin y Jordi Tarrés. Tiene, además, otros ocho indoor. Pero en esa marea de números hay una frase que se cuela y que acaricia el cum laude. “Puedo mejorar más como piloto”. Creíamos que no era posible, pero... “Sí, se puede mejorar, porque me preguntan ‘¿y ahora, qué? ¿cómo lo ves? ¿ya está todo hecho?’ Sé que puedo seguir creciendo. El trial es un deporte tan complicado que siempre se puede mejorar. Esa es mi motivación. Todo el mundo decía que ya tenía el título ganado, pero yo me he pasado el verano entrenando, muy concentrado. Y al final, un título así de competido hace que lo valores más”, aclara el piloto.

Bou cumplirá 28 años el próximo 17 de octubre. Mientras los demás le buscamos nuevos retos, llámese Dakar, él sólo respira trial, sólo piensa en nuevas paredes que escalar. Literalmente: “Voy a seguir en este deporte porque es lo que me llena, lo que me divierte. La motivación de buscar el máximo. No descarto el Dakar o el enduro. No, porque me gustan mucho y soy una persona que me muevo por ilusiones, pero ahora mi ilusión es esto. Dicen que ya he ganado muchos títulos, lo sé, pero esos logros son precisamente lo que me da energía para seguir adelante”.

Esa energía le lleva directamente hacia los libros de los récords. Hasta la fecha los nombres de Lampkin o Tarrés rodaban junto a él, eran los grandes a los que había que adelantar, pero desde el domingo incluso los 15 títulos mundiales de Giacomo Agostini están a rebufo. Toni suma 16. “Me hablan de pilotos míticos, fíjate, ahora Agostini, pero la verdad es que no me fijo en los récords. Busco retos, eso sí, ahora me ilusionan las 99 victorias de Lampkin, aún muy lejos. También hay que decir que son campeonatos diferentes, ahora con menos carreras, con la crisis no hay tantas. Es duro luchar así con las cifras de Lampkin, pero esas motivaciones me ayudan a seguir”, comenta Bou mientras baja a su Montesa Cota 4RT del escalón.

La deja descansar unos segundos, ella también ha tenido un Mundial exigente, un campeonato que nació en Australia y murió en España, donde el trial sí que tiene raíces vigorosas. Ahí están Toni Bou, Adam Raga, Jeroni Fajardo o Albert Cabestany. Y los que venían y ya están, como Jorge Casales o Pol Tarrés, y los que vendrán pues el domingo ganaron la Copa del Mundo: Jaime Busto. “Tarrés y Casales, que se estuvieron peleando en Arnedo, lo hacen genial. Creo que Jorge se hizo algo de daño, pero es muy bueno. Le he visto firmar grandes resultados y respecto a Pol, es increíble, entrena conmigo a diario, somos muy amigos y es un tío que tiene nivel para ser campeón del mundo, si pone las cosas en su sitio lo puede conseguir. Y luego viene Jaime Busto, campeón del mundo júnior, con un talento increíble. Lo tiene todo para llegar y con 16 años, pues imagínate lo que le queda por delante”.

A él, a Toni, le queda por delante el Trial de las Naciones, sin ir más lejos (este fin de semana), que le divierte “porque hay pocas oportunidades de poder hacer algo en equipo pues el trial es individual”. En Andorra competirá con España, aunque podría haber más Españas, “talento hay de sobra para alinear varios equipos, podría haber dos o tres y se lucharía igualmente por ganar”.

Será el fin de fiesta a un año en el que se ha luchado de nuevo por cambiar el reglamento non stop (“esperemos que cambie la cosa, que nuestra relación con la FIM evolucione y no vaya a peor, y así volver a un reglamento fácil de entender, para los controles sobre todo”) y que ha permitido a Toni ser campeón “pese a la latosa lesión de costillas sufrida antes de ir a Japón”.

Por eso sabe tan bien el título, las “felicitaciones cariñosas” de Lampkin o Tarrés, de Nani Roma o Marc Márquez, a quien le une los colores de Repsol y el apetito. “Yo soy muy competitivo, pero Marc también. No sé si se hará el ‘Dirt Track’ este año, por calendario lo tengo complicado, pero me encantaría correr con él. Con Marc es fácil encontrar algo con qué picarse. ¡A la ‘PlayStation’ misma ya hay un duelo! Él probó el trial, hicimos un día una cosa con Repsol, Pedrosa y Fujinami. Fue fantástico. Marc es más de velocidad, de ir rápido. Pero también le gusta el motocross y por ser el primer día que corría en trial, tela cómo iba”. Para tela, telita, la de Bou. Dieciséis trajes lleva ya. El mejor sastre de la historia nació en Piera.

 

Aficionado a todos los deportes

Entre cabriola y cabriola, Bou no perdió detalle de la etapa de la Vuelta. “Soy de Contador. Me haría ilusión que ganara por lo que le pasó en el Tour, lo definiría como más luchador aún de lo que ya ha demostrado ser”, dice Toni. En fútbol le ilusiona la etapa Luis Enrique (“será un equipo agresivo, creo que van a correr como con Guardiola”), confía en la Selección (“no creo que estén acabados. Son competitivos y volverán arriba”) y también en la de basket: “Disfruto con los Gasol, Rudy, Calderón, con todos. Son un lujo. A ver si ganamos a EE UU”.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar