Gaming Club
Regístrate
españaESPAÑAméxicoMÉXICOusaUSA
Betech
Ciencia y tecnología

Tecnología

El fin de una era: Omegle cierra tras 14 años

La famosa web de encuentros aleatorios echa el cierre y su creador explica los motivos de la decisión.

Actualizado a
omegle cierra denuncias omegle abuso sexual delitos internet pagina web citas webcam citas al azar encuentros aleatorios omegle

Si alguna vez has entrado a una página web en la que nada más entrar conectabas con una persona al azar a la que esperabas conocer a través de una videollamada gratuita, dicho sitio web se llamaba Omegle. Y si hablamos en pasado de ella es porque eso es justo lo que es, pasado, ya que acaba acaba de cerrar 14 años después de su fundación. A través de un extenso comunicado, su creador Leif K Brooks ha explicado los motivos que le han llevado a tomar la decisión.

Según comenta Brooks en su carta de despedida, “Omegle ya no es sostenible ni financiera ni psicológicamente”, explica seguido de una afirmación demoledora: “La batalla por Omegle se ha perdido”, dice al mostrar su temor al pensar que internet acabe convertido en una especie de “versión mejorada de la televisión centrada en el consumo pasivo”.

¿Por qué cierra Omegle?

Leif K Brooks llevaba años inmerso en diversos frentes legales, fruto de un aluvión de demandas y quejas contra la página web en cuestión. El motivo reside, principalmente, en las acusaciones al sitio de ser empleado por personas con fines oscuros como el abuso y los chantajes. Sin ir más lejos, a primeros de año se dio a conocer en BBC la noticia de una mujer que había denunciado a Omegle por emparejarla con quien anteriormente la había convertido en “su esclava sexual siendo una niña”

Brooks afirma que cree en la responsabilidad de ser “un buen samaritano” e implementar medidas razonables para combatir el crimen y los abusos, aunque también considera que hay otras grandes empresas que sufren los mismos problemas que Omegle, con la diferencia de que ellas “cuentan con recursos mucho mayores”. Eso sí, lanza un aviso y asegura que incluso las más grandes, “todas tienen un punto de quiebra en alguna parte”.