Cine

Michael J. Fox (Regreso al Futuro) recibe su Oscar y emociona al mundo: "Parad, me estáis haciendo temblar"

El actor de Regreso al Futuro ha sido premiado con el Gene Hershel Humanitarian Award por su carrera y lucha contra el parkinson a través de su fundación.

Tras el emotivo reencuentro entre Michael J. Fox y Christopher Lloyd de hace algunas semanas, el protagonista de Regreso al Futuro ha vuelto a dejarnos al borde de las lágrimas, pero en esta ocasión debido al discurso que ha proferido en los Governos Awards, donde ha recibido un premio Oscar honorífico, el Gene Hershel Humanitarian Award. Este reconocimiento de la Academia de Cine se entrega a personas con "destacadas contribuciones a causas humanitarias" y pone en valor la lucha que el actor lleva manteniendo contra el parkinson desde que se lo diagnosticaran en 1991 a los 29 años de edad. Desde entonces cumple tres décadas combatiendo la enfermedad e investigando al mismo tiempo sobre ella gracias a la Michael J. Fox Foundation.

"Has demostrado cómo luchar sin perder la fe en el arte. Nunca has querido que sintieran pena por ti. Vulnerable, sí. Víctima, nunca. Inspiración, siempre. Además de talentoso, eres una gran persona. Toda tu obra aporta una gran humanidad", recitaba Woody Harrelson, amigo ínitimo de Fox y encargado de entregarle la estatuilla. "Él no eligió ser un paciente de parkinson o un defensor de la enfermedad, pero que nadie se equivoque, es su mejor papel. Eres un símbolo y un soplo de vida que ayudará a avanzar en la búsqueda de una cura. La Michael J. Fox Foundation ha recadudado más de mil millones de dólares para la causa, estableciendo el máximo ejemplo de cómo luchar y cómo vivir. Hoy eres tan querido por tu activismo como por tu actuación".

Por su parte, el actor arrancó los aplausos y las risas de los presentes con un discurso en el que hizo gala del característico humor con el que siempre ha afrontado la situación. Empezaba con un "Chicos, me estáis haciendo temblar. Parad" y terminaba con "No puedo caminar y llevar esta cosa (el Oscar) al mismo tiempo, así que le pediré a Tracy (Tracy Pollan, su mujer) que lleve el peso una vez más". Con todo, también hubo tiempo para tiempo para la emoción: "No nos engañemos, es una putada que me diagnosticaran parkinson a los 29 años. No aplaudáis, las cosas son así, pasan, es sinónimo de que estamos vivos. Pero la vida también me ha dado éxito, una esposa y una familia. Me ha preparado para esta profunda oportunidad, para esta responsabilidad. Es un honor y estoy muy agradecido. Y digan lo que digan, ya nadie podrá negar que en los 80 fui un actor muy famoso".