BeTech: noticias de tecnología

ANDROID

Europa confirma la multa a Google por abusar del mercado Android: 4.125 millones de euros

La cantidad ha sido rebajada en más de 200 millones. La anterior cuantía era de 4.343 millones de euros.

0
Europa confirma la multa a Google por abusar del mercado Android: 4.125 millones de euros

En 2017, la Comisión Europea estableció un ‘record’ en cuanto a multas, ya que fueron más de 2.420 millones de euros la gigantesca sanción que la Comisión Europea le impuso a Google desde Bruselas. Una multa épica debida al abuso de posición o directamente monopolio que el gigante de la Red estuvo haciendo a través del sistema de compra online Google Shopping, del que es subsidiaria y que ha usado para favorecer sus propios intereses.

Multas multimillonarias

La Comisión Europea ya le había demostrado a Google que si se pasaba de la raya en el viejo continente, le atacaría dónde más suele dolerle a una empresa: en los activos económicos. Pero se ve que el gigante de la Red no escarmentó, y justo un año después, bam, otra multa y más grande aún, ya que en 2018, a la multinacional creadora del sistema operativo Android le volvió a caer otra multa multimillonaria precisamente por Android: La Comisión Europea impuso a Google una multa de 4.34 millones de euros por vulnerar las normas antimonopolio de la UE.

El año pasado 2021, Google perdió su recurso contra Europa y tuvo que hacer frente de manera oficial a la cantidad exigida en concepto de castigo por la primera multa, a pagar esos 2.420 millones de euros. Y justo un año después, hoy 14 de septiembre de 2022, ha perdido el recurso de la otra apelación por la segunda multa impuesta en 2018, y también tendrá que hacer frente a ella, ya que el Tribunal General de la UE ha fallado en su contra.

Abuso del mercado Android

¿Cuáles fueron las causas de esa multa de 2018? Según la CE, desde 2011 Google ha estado imponiendo restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda general en internet. Google debía ahora poner fin de manera efectiva a esta conducta en un plazo de 90 días o hacer frente a multas coercitivas de hasta el 5 % del volumen de negocios mundial medio diario de Alphabet, la sociedad matriz de Google.

Cuando Google desarrolla una nueva versión de Android, publica el código fuente en línea. En principio, ello permite a terceros descargar este código y modificarlo para crear bifurcaciones de Android. El código fuente de Android públicamente accesible incluye las características básicas de un sistema operativo móvil inteligente, pero no las aplicaciones y servicios Android exclusivos de Google. Según la resolución de la UE, los fabricantes de dispositivos que desean obtener esas aplicaciones y servicios deben suscribir contratos con Google, en los que este impone una serie de restricciones.

Google también otorgó contratos y aplicó algunas de esas restricciones a varios grandes operadores de redes móviles, que pueden determinar igualmente qué aplicaciones y servicios se instalan en los dispositivos que se venden a los usuarios finales. La decisión de la Comisión se refiere a tres tipos específicos de restricciones contractuales impuestas por Google a fabricantes de dispositivos y operadores de redes móviles, que le han permitido utilizar Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda.

Es decir, la decisión de la Comisión no cuestionaba el modelo de fuente abierta o el sistema operativo Android como tal. Por ello, “la decisión de la Comisión concluye que Google tiene una posición dominante en los mercados de servicios de búsqueda general en internet, sistemas operativos móviles inteligentes con licencia y tiendas de aplicaciones para el sistema operativo móvil Android”.

La tienda Google Play Store de Android

En particular, Google:

  • Ha obligado a los fabricantes a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia de su tienda de aplicaciones, Play Store;
  • Ha realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos; y
  • Ha impedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender un solo dispositivo móvil inteligente que funcione en versiones alternativas de Android no aprobadas por Google (las denominadas «bifurcaciones de Android»).

Decisión judicial del TGUE

La decisión de la Comisión exigía a Google poner fin a su conducta ilegal de manera efectiva. Como mínimo, “Google debe interrumpir y no volver a participar en ninguno de los tres tipos de prácticas”. La decisión también exigía a Google que “se abstenga de adoptar cualquier medida cuyo objeto o efecto sea idéntico o equivalente a esas prácticas, imponiéndole exactamente 4 342 865 000 millones de euros de multa. Para hacerse una idea de la situación, sólo en 2017 Google cerró el año con 25.000 millones € de ingresos solo por publicidad digital en Europa.

Hoy, el Tribunal General de la UE ha confirmado la multa a Google. El organismo comunitario ha rebajado la cuantía de la sanción a 4.125 millones de euros desde los 4.343 millones impuestos por la Comisión Europea en 2018. Se trata de una multa récord por una infracción antimonopolio. El organismo antimonopolio de la UE ha impuesto un total de 8.250 millones de euros en multas antimonopolio al motor de búsqueda de Internet más popular del mundo en tres investigaciones que se remontan a más de una década.

 "El Tribunal General confirma en gran medida la decisión de la Comisión de que Google impuso restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos móviles Android y a los operadores de redes móviles con el fin de consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda", han señalado los jueces del tribunal. "Con el fin de reflejar mejor la gravedad y la duración de la infracción, el Tribunal General considera apropiado, sin embargo, imponer a Google una multa de 4.125 millones de euros, con un razonamiento que difiere en algunos aspectos del de la Comisión",

Google, que puede recurrir al Tribunal de Justicia de la UE, el más alto de Europa, expresó su decepción: "Nos decepciona que el Tribunal no haya anulado la decisión en su totalidad. Android ha creado más opciones para todos, no menos, y apoya a miles de empresas de éxito en Europa y en todo el mundo", dijo un portavoz.