Cine

Hamilton desvela por qué rechazó un papel en Top Gun Maverick y cómo decepcionó a Tom Cruise

El siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 iba a tener un papel en la secuela de Top Gun, pero tuvo que rechazarlo en la llamada más triste de su vida.

En una entrevista para Vanity Fair, Lewis Hamilton ha reconocido que estuvo muy cerca de formar parte de Top Gun: Maverick. El siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 se obsesionó con la saga tras ver la película original de 1986 y se volvió tan loco con el anuncio de su secuela que hasta contactó con Tom Cruise para rogarle que le incluyera en la cinta, aunque fuese en un papel secundario y sin líneas de diálogo.

"Cuando escuché que había una segunda parte en camino me quedé como... Dios mío, tengo que hablar con Tom", explicaba Hamilton entre risas. "Le dije que no me importaba el rol que me dieran. Como si me tocaba estar barriendo de fondo durante una escena en la que no se me viera bien". Cruise, campechano él, no sólo aceptó, sino que le propuso hacer de piloto de combate.

Por desgracia para Hamilton y sus fans, el calendario de rodaje de Top Gun: Maverick coincidía con el final de temporada de Fórmula 1, en la que Hamilton se jugaba el campeonato con Max Verstappen, y tuvo que llamar a Tom Cruise y Joseph Kosinski para disculparse y bajarse del barco (o del avión, en este caso). El piloto asegura que fue "la llamada más decepcionante que haya hecho nunca".

Imaginad lo que debió sentir cuando, encima, perdió el mundial en la última vuelta de la última carrera. O cuando fue testigo de cómo Top Gun: Maverick reventó la taquilla, embriagó a crítica y público, y se coló en el selecto club de 50 películas que han superado los 1.000 millones de recaudación. Parece que han dado resultado los muñecos vudú que Lobato le ha estado poniendo desde 2007.

La nueva película de Hamitlon con Brad Pitt a lo Alonso

Lejos de terminar su relación con el mundo del cine, Hamilton será uno de los productores de la nueva película (aún sin nombre) de Kosinski tras Top Gun: Maverick. Un proyecto con Brad Pitt como estrella principal donde el galardonado actor interpretará a un piloto de Fórmula 1 veterano que vuelve del retiro para luchar con los titanes de la disciplina y ayudar a un joven rookie a abrirse camino en el sector. No es la historia de Fernando Alonso tras sus años sabáticos en la Indy, Le Mans y Daytona. Los mentados titantes no son Hamilton, Verstappen y Vettel. Y ese joven rookie no es Carlos Sainz, pero sin duda las reminiscencias están ahí.

Hamilton no será el único con ganas de quitarse la espinita del séptimo arte, sino también el propio Pitt, quien iba a rodar junto a Tom Cruise la película de Ford vs Ferrari que acabaron haciendo Christian Bale y Matt Damon. Dos nuevos ejemplos de los muchos "¿qué hubiera pasado si...?" que se dan día a día en Hollywood.