Sonic Origins
Sonic Origins
Carátula de Sonic Origins

Sonic Origins, análisis. Hay leyendas inmunes al paso del tiempo

Partimos una vez más desde Green Hill Zone y rememoramos todos los viajes que Sonic emprendió en los años 90. Un gran homenaje a toda una leyenda.

Durante los últimos años, los jugadores estamos de enhorabuena. Las compañías no solo apuestan por lanzar videojuegos nuevos; también tratan de ofrecer una segunda vida a títulos clásicos que marcaron una época. Ya sea en forma de remakes, remasterizaciones u otro tipo de regresos, siempre hay alguien interesado en disfrutar una vez más —o descubrir por primera vez— de las viejas glorias un día hicieron historia en el medio.

Y si hablamos de clásicos, pocos nombres con más historia se nos ocurren que Sonic, el famoso erizo azul de Sega. Desde su nacimiento en 1991, su figura ha estado, está y estará siempre en esa especie de Hall de la Fama de la nostalgia, en el que podemos visualizar a leyendas como Mario, PAC-MAN, Ryu, Link o Solid Snake, entre otros. Ahora, gracias a Sonic Origins tenemos la posibilidad de viajar al pasado y rememorar varios de sus mejores juegos a golpe de click.

Un póker de clásicos

4 años y 4 juegos. Los títulos elegidos para dar forma al recopilatorio son nada más y nada menos que Sonic the Hedgehog, Sonic the Hedgehog 2, Sonic CD y Sonic 3 & Knuckles. En pleno 2022, sobran las palabras, pues resulta improbable que todavía queden jugadores que no los conozcan. Desde la primera aparición del erizo que un día llegó a competir en la carrera —nunca mejor dicho— contra un tal Mario, hasta la tercera entrega en la que tuvimos el placer de conocer al malhumorado Knucles the Echidna.

Por supuesto, por el camino también pasamos tanto por la segunda entrega —una de las más populares entre los seguidores del erizo— como por el ambicioso Sonic CD, lanzado en 1993 para Sega CD. Fue en aquel entonces cuando descubrimos que Sonic también podía viajar a través del tiempo, además de presenciar el acontecimiento que marcaría un antes y un después en la saga: la primera aparición de Amy Rose y Metal Sonic.

Una selección de lujo tanto para los muchos jugadores que crecimos con Sonic, Tails y compañía y siempre estamos dispuestos a disfrutar de una vuelta más, como para los más jóvenes que todavían no han tenido la oportunidad de ponerse a los mandos de una de las sagas más laureadas de todos los tiempos. ¿Podría haberse incluido algún título más? Probablemente, y así de primeras se nos viene a la cabeza Sonic Chaos.

Aniversario, historia, misiones y desafíos: opciones para todos los gustos

Más allá de poder disfrutar de todos los juegos incluidos en su versión clásica (formato 4:3 con marcos personalizables), el principal atractivo de Sonic Origins es el Modo Aniversario, que apuesta por el formato panorámico, escenas animadas de introducción, vidas ilimitadas y guardado de partidas automático. Además, en esta modalidad podemos elegir entre diversos personajes (Sonic, Tails, Knuckles y parejas en el caso de Sonic the Hedgehog 2). Siempre que completamos una zona o acto, el juego salva nuestro progreso y cuando continuamos, comenzamos en el inicio del siguiente nivel. En cuanto al Modo Historia, se trata de una reunificación de los 4 juegos, que se suceden uno tras otro en una única partida.

El Modo Desafío, por su parte, es un Boss Rush en toda regla. O lo que es lo mismo, una sucesión de jefes finales en los que debemos derrotarlos a todos de seguido en un único intento. No podemos guardar partida ni sumar vidas al contador. Cada uno de los 4 títulos que conforman la colección nos permite jugar a este modo. Sin duda, un desafío para los más experimentados. Tampoco nos olvidamos del Modo Espejo, autodescriptivo y desbloqueable al completar cada aventura.

Una de las cosas que más nos ha gustado es el Modo Misiones, que se divide en una categoría por cada juego y nos reta a superar decenas de pruebas de habilidad. Son cortas y cada una cuenta con sus propias características y objetivos (obtener 50 anillos en un tiempo determinado, derrotar a 10 enemigos sin recibir un golpe y algunos más rebuscados como interactuar con elementos del nivel sin tocar el suelo, entre otros). Todas las misiones disponen de rangos que conseguimos en base a la puntuación obtenida y nos recompensan con monedas, la divisa que empleamos para desbloquear coleccionables en el museo. Aquí reside la elevada rejugabilidad de Sonic Origins.

Un homenaje a la altura del mito

Aunque es cierto que nos habría gustado ver algunos extras como la posibilidad de guardar y cargar estados con total libertad, así como funciones habituales en este tipo de recopilatorios como ajustar el tiempo o aplicar diferentes filtros, lo cierto es que Sonic Origins es una buena colección, formada por los mejores títulos de la saga y con novedades suficientes como para que muchos jugadores se animen a disfrutar de ella una vez más.

Mientras progresamos en cualquiera de los títulos y recolectamos anillos, obtenemos unas monedas doradas que podemos canjear en el museo, un espacio repleto de contenidos que harán las delicias de los más nostálgicos (ilustraciones, piezas musicales y escenas de vídeo animadas). La gracia está en que sea cual sea el modo al que juguemos, hay diversas formas de conseguir monedas y eso, sumado a las citadas misiones y a las tablas clasificatorias —en las que podemos ver las mejores marcas de nuestros amigos—, nos incitan constantemente a mejorar nuestras puntuaciones si queremos desbloquear contenidos en el museo.

CONCLUSIÓN

Sonic Origins ofrece la posibilidad de disfrutar una vez más —o descubrir por primera vez— de 4 de los juegos más emblemáticos de la década de los 90. Con una buena presentación y una serie de extras que harán las delicias de los jugadores más competitivos, estamos ante un recopilatorio notable, gracias a la inclusión de los modos aniversario, misiones y desafíos. Y aunque es cierto que no habría estado de más añadir algún título más como Sonic Chaos, así como la inclusión de funciones extra que nos permitan modificar la experiencia, resulta innegable que Sega ha rendido un buen tributo al que, por muchos años que pasen, siempre será una leyenda de los videojuegos.

LO MEJOR

  • Los 4 títulos añadidos son historia del videojuego; para ellos no pasa el tiempo
  • Las misiones, un añadido muy interesante para los jugadores más competitivos
  • Los modos historia, aniversario y desafío ofrecen opciones para cualquier tipo de jugador

LO PEOR

  • Se echa en falta algún que otro título más; Sonic Chaos habría sumado mucho a la colección
  • La ausencia de funciones extra, como guardar y cargar estados o ajustar la velocidad
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.