Pac-Man Museum+
Pac-Man Museum+

Pac-Man Museum +, análisis. Eterno comecocos

Namco presenta la enésima recopilación del primer personaje de la Historia de los Videojuegos. ¿Es la definitiva?

Nada menos que 42 años han pasado desde que Pac-Man llegó a los salones recreativos. El primer personaje reconocible en aquel joven medio que eran los videojuegos, todavía por entonces en 1980, resultó una revolución que lo convirtió en icono pop. Dibujos animados, anuncios televisivos y merchandising a raudales que se adelantaron en repercusión a futuros reyes multimedia como Mario o Sonic. Aquella bolita amarilla allanó el camino en lo que a fenómenos se refiere, y más de cuatro décadas después sigue siendo reconocible por todo el mundo.

Durante años se han dado recopilaciones tanto grupales con otros iconos de la compañía, como en solitario. Y es que existen tantos títulos de Pac-Man publicados en todo este tiempo que el problema es decidir qué meter y qué dejar fuera de una lista de imprescindibles.

Los elegidos de Museum +

Ya teníamos desde 2014 una recopilación de una decena de juegos con el subtítulo de Museum en los años de Xbox Live Arcarde y PS3. En Museum + la cifra crece hasta un número mágico últimamente: 14. Pero la cifra no se sustenta con adiciones tal cual, ya que se echan de menos algunos títulos clásicos incuestionables como Ms Pac-Man (hay problemas legales de por medio), se mantienen otros que no han envejecido demasiado bien (Pac-Land, por ejemplo) y se suma el sorprendente Pac-Man 256, posterior al lanzamiento del primer Museum. El listado actual, nada despreciable, es pues, el siguiente:

  • Pac-Man (1980).
  • Super Pac-Man (1982).
  • Pac&Pal (1983).
  • Pac-Land (1984).
  • Pac-Mania (1987).
  • Pac-Attack (1993).
  • Pac-in-Time (1995).
  • Pac-Man Arrangement Arcade Version (1996).
  • Pac-Man Arrangement CS Version (2005).
  • Pac-Man Championship Edition (2007).
  • Pac Motos (2007).
  • Pac‘n Roll Remix (2007).
  • Pac-Man Battle Royale (2011).
  • Pac-Man 256 (2016).

La presentación de Pac-Man Museum+. En busca de la frescura.

Se agradece que se hayan buscado fórmulas más allá de la simple barra de selección de juegos. En Museum+ tenemos una sala recreativa dedicada exclusivamente al lucimiento del personaje. Si bien hay una máquina arcade desde la que acceder de principio a varios títulos, estos se encuentran repartidos por el salón en muebles individuales.

No todo el catálogo está disponible desde el principio. Tirando de monedas virtuales podemos ir desbloqueándolo a base de cumplir sencillos retos (jugar dos veces a un determinado título, por ejemplo). Los premios que recibimos por nuestras partidas no se limitan a más monedas o mayor acceso jugable. Se nos regalan recreativas que colocar en la sala, así como bancos, mesas, plantas, papel conmemorativo para cubrir las paredes…

Aunque la mayoría de estos elementos también son accesibles desde máquinas expendedoras, el numerosísimo conjunto de logros por juego incita a la rejugabilidad continua y a que toda esta personalización sea accesible vía regalos postpartida. La comparación clasificatoria en tablas online con amigos y jugadores de todo el mundo hará el resto, amén de los títulos que permiten partidas de hasta cuatro jugadores. Pasaremos mucho tiempo en esa sala picoteando de máquina en máquina.

Las carencias de Museum +, que también las hay

Creemos que una recopilación de envergadura de un icono como Pac-Man podría haber dado algo más de sí. No solo por la selección de títulos incluidos que, aunque mayor que en otras ocasiones, deja fuera decenas y decenas de iteraciones de una franquicia que nunca ha dejado de crecer. Las opciones de personalización de las partidas se limitan a poco más que un filtro y poder agrandar la pantalla.

Tampoco hay material enciclopédico como textos de diseño originales, entrevistas, publicidad de cada época… (en ambos casos, en el extremo contrario estarían las cuidadas compilaciones como la última de Capcom, Arcade Stadium). Si en una compilación de Namco como fue Pac-Man y Galaga Dimensions te venía hasta un corto animado estereoscópico.

Así, lo vistoso de su presentación nos deja solo arañar la superficie de uno de los más grandes iconos del medio. La ostentosa denominación de Museo parece quedarle demasiado grande, y relegada a la pequeña sala repleta de máquinas arcade que realmente es.

 

CONCLUSIÓN

Pac-Man Museum+ es la mayor recopilación de Pac-Man hasta la fecha. Nada menos que 14 títulos, de entre 1980 y 2016, donde se ve el esfuerzo a lo largo de las décadas por seguir dando vidilla a la fórmula original y fuera de esta. Nos encontramos imprescindibles como el juego fundacional, Championship Edition o Pac-Man 256, aunque hay sonadas ausencias como Ms Pac-Man por cuestiones legales (hasta se ha creado un personaje que sustituye al personaje de lacito en su testimonial aparición en otros títulos de la recopilación). La presentación es novedosa, con una sala arcade que podemos decorar a nuestro gusto, múltiples retos y desafíos que cumplir, tablas de clasificación online y partidas a cuatro para pasar buenas tardes en compañía. En el apartado de carencias o deseos, nos habría gustado un mayor número de juegos que lo distanciara más aún del primer Museum de 2014 y, para hacer honor a la ostentosa coletilla, un tratamiento con honores como la estrella que es en forma de material enciclopédico sacado de más de cuatro décadas de historia. En 2012, Pac-Man encabezó por veteranía la lista de los primeros 14 videojuegos (de nuevo el número mágico) que el Museo de Arte Moderno de Nueva York adquirió para una exposición permanente. En 2022, una recopilación como Museum+ no parece estar a la altura de un enorme legado. Eso sí, por supuesto, volver una y otra vez a la mayoría de los juegos que aquí encontramos resulta un absoluto placer. Es hora, una vez más, de terminar el día con un persistente waka waka waka martilleando nuestros sueños.

LO MEJOR

  • El esfuerzo por dar con una presentación fresca e interactiva.
  • Infinidad de logros que conseguir en cada uno de los títulos.
  • Partidas a cuatro con los colegas en varios juegos de la colección.
  • Tener 14 títulos de Pac-Man en un único lugar siempre es para celebrar.

LO PEOR

  • Aunque sabe a poco en una franquicia con decenas de iteraciones a lo largo de más de cuatro décadas.
  • Se echan en falta un par de toneladas de material enciclopédico que hagan justicia a un legado tan enorme.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.