¡Ya hemos visto los 6 primeros capítulos!

Strangers Things 4, crítica de los 6 primeros capítulos: terror por encima de todo

La cuarta temporada de Stranger Things rinde un precioso homenaje a Pesadilla en Elm Street.

En esta semana, se abre la puerta hacia el Otro Lado, donde nos aguardan horrores inimaginables que permean en nuestra dimensión. Un grupo de niños en el ¿tranquilo? pueblo de Hawkins se ha afrentado a horrores como la Demogorgon o el Desuellamentes, como si sus partidas a Dragones y Mazmorras se trasladaran al mundo real. Han sido 6 años de aventuras en Stranger Things, en los que hemos saboreado una carta de amor a los 80, en los que hemos visto a Once y compañía pasar de la niñez a la adolescencia y lidiar con cuestiones mundanas y sobrenaturales. E incluso hemos nadado en nostalgia en 8 bits con el videojuego inspirado en la serie. Y el próximo 27 de mayo entramos en la última temporada de Stranger Things en Netflix. Recientemente, os relatamos la rueda de prensa que Natalie Dyer y Charlie Heaton concedieron en Madrid. En MeriStation ya hemos visto los 6 primeros capítulos de Stranger Things 4 y os contamos nuestras impresiones. Por supuesto, sin spoilers.

¿La temporada más terrorífica?

La tercera temporada de Stranger Things había cerrado con acontecimientos tristes; el sacrificio de personas queridas por un bien mayor, jóvenes enamorados que se ven obligados a vivir separados y, por supuesto, incógnitas sin resolver sobre el destino de otros personajes. Stranger Things 4 supone un paso más en la madurez de los muchachos de Hawkins, donde veremos tratados temas como el luto, el distanciamiento físico y emocional, la incomunicación… Y todo ello tendrá un papel clave en su nuevo enfrentamiento con el nuevo monstruo que acecha desde el Otro Lado.

Durante la pasada rueda de prensa en Madrid, se nos aseguró que esta temporada es la más terrorífica y en este punto estamos muy de acuerdo, sin que Stranger Things 4 nos llegue a hacernos plantear dormir con una luz encendida. El primer capítulo es tal vez el más escalofriante, puesto que es donde se da más despliegue de body horror y de imaginería pesadillesca. Y sí, “pesadillesca” es la palabra que mejor define el tipo de terror que explora esta temporada, puesto que, como ya comentamos anteriormente, Stranger Things 4 rinde un precioso homenaje a Pesadilla en Elm Street. Al igual que en la saga de Freddy Krueger, en esta temporada recordaremos que los mayores peligros proceden de nuestro subconsciente, donde nuestras viviencias cotidianas quedarán retorcidas por un monstruo que, si nos mata en el plano onírico, también lo hará en el mundo físico. Y será una muerte muy dolorosa.

Stranger Things 4 Netflix Winona Ryder David Harbour Millie Bobby Brown Sadie Sink Gaten Matarazzo Noah Schnapp Finn Wolfhard Caleb McLaughlin Priah Ferguson Maya Hawke Joe Keery Charlie Heaton Jonathan Byers Nancy Wheeler Natalie Dyer misterio terror Pesadilla en Elm Street Freddy Krueger serie televisiva
STRANGER THINGS. (L to R) Eduardo Franco as Argyle, Charlie Heaton as Jonathan, Millie Bobby Brown as Eleven, Noah Schnapp as Will Byers, and Finn Wolfhard as Mike Wheeler in STRANGER THINGS. Cr. Courtesy of Netflix © 2022

No obstante, el terror se va mitigando a medida que pasan los episodios. Una vez conocemos el modus operandi del monstruo, ya no pasaremos tanto miedo al contemplar el resto de muertes, e incluso la imaginería acaba perdiendo su fuerza inicial. Por otro lado, también viviremos momentos llevados con muchísima tensión, que nos mantendrán con las uñas clavadas en los muslos hasta el desenlace.

El rol contra los monstruos sociales

Por supuesto, no hay temporada de Stranger Things sin Dragones y Mazmorras. En esta ocasión, este clásico del rol de mesa vivirá un rol muy peculiar. Por supuesto, existirá el habitual paralelismo entre las aventuras de fantasía que viven los muchachos de Hawkins y el monstruo del Otro Lado con el que se enfrentan —quien además es toda una estrella del lore de D&D—, pero aquí asistiremos a un retrato del rol diferente. Conoceremos el club de rol Hellfire, que organizan sus campañas en el instituto y con quienes viviremos secuencias que nos traerán dulces y emocionantes recuerdos. Sin embargo, también asistiremos a la mala prensa que el rol de mesa tenía en los 80. Lo desconocido siempre ha sido el chivo expiatorio perfecto, y D&D será la víctima de bulos como el satanismo o la perversión de los jugadores para que éstos se conviertan en asesinos.

Asimismo, en Stranger Things veremos tratados más temas sociales como el acoso escolar. Y, al menos en lo que hemos visto en estos capítulos, nos ha decepcionado un poco su enfoque. Creemos que los Duffer podrían haber sido más atrevidos a la hora de cambiar la narrativa de siempre, en la que la víctima es escuchada demasiado tarde y acaba siendo vilipendiada cuando por fin decide defenderse. Queda ver, por supuesto, el desenlace final de esta sub-trama, y nos gustaría ver de verdad algo más refrescante que un acosador que sufre como única consecuencia la reacción violenta (y con razón) de su presa.

Cabe recordar, además, que el costumbrismo de Stranger Things se toma ciertas licencias que ya conocíamos de temporadas anteriores. Las personas racializadas en Hawkins no pasan por la discriminación que ya existía en los 80. Y, al igual que en temporadas anteriores, sí se trata el machismo como un reflejo de la discriminación de la mujer en cuestiones profesionales o académicas. No obstante, la propia narrativa de Stranger Things 4 condena las conductas sexistas y trata de manera muy justa a personajes femeninos muy positivos como Nancy, Robin, Max, Erica u Once.

Hay vida más allá de Hawkins

Por otro lado, sí un aspecto que aporta frescura a Stranger Things 4: por fin la historia trasciende Hawkins y las nuevas incorporaciones al elenco enriquen muchísimo tanto la historia como las relaciones. Ha sido muy agradable conocer personajes como Argyle y ver cómo su humor casa tan bien en su amistad con Jonathan; o todo el encanto que puede tener un personaje como Eddie, del club Hellfire. También asistiremos a la evolución de personajes como Robin y cómo ésta crea un dúo muy interesante con Nancy. E incluso personajes más secundarios como Jason, en su arquetipo de capitán del equipo de balonescto, consigue derrochar carisma. Y, por supuesto, no hay que olvidar la participación de Robert Englund, quien acaba de poner el broche de oro a la carta de amor dirigida a Freddy Krueger que es esta temporada.

Stranger Things 4 va hilando a cada capítulo un misterio sobrenatural y con un ritmo excelente. Esta temporada es una de ésas en la que caeremos en la tentación de ver otro episodio más hasta que se nos haga de madrugada y, de momento, nos parece una de las mejores escritas. Ya tenemos ganas de que llegue el próximo 27 de mayo para seguir al final de este viaje por el Otro Lado con los muchachos de Hawkins, a quienes echaremos mucho de menos tras los créditos finales.