MLB The Show 22
MLB The Show 22
Carátula de MLB The Show 22

MLB The Show 22, análisis PS5. En busca del Homerun

Un juego de PlayStation Studios vuelve a llegar a varias plataformas, no solo Xbox, sino también Nintendo Switch, y es un gran simulador un año más.

Puede que la primavera nos parezca un periodo un tanto extraño para que arranque una gran competición deportiva, ya que las más populares en Europa están precisamente en su punto decisivo. Sin embargo, es el mes de abril el elegido para el comienzo de la gran liga del otro deporte rey en Estados Unidos, y así, la MLB lleva ya semanas de competición, y como es tradición, el estudio de Sony San Diego nos trae MLB The Show 22, el videojuego oficial, siendo no uno de los más longevos, pero sí uno de los que más calidad ofrecen y más satisfacen a los fans. Además, esta temporada, y por si nos parecía raro ver el logo de PlayStation Studios en una Xbox y más en Game Pass -este año se repite la jugada-, el juego de los californianos llega también a Nintendo Switch, con cross save, pero no cross buy, como era de suponer.

Hay que afrontar una realidad, y es que el género deportivo está completamente estancado, pero no hay mucho margen para la mejora. Los modos de juego son un calco unos de otros en cualquier franquicia -llámese FIFA, NBA 2K, Madden o incluso los títulos de motor-, y tan solo encontramos pequeños cambios en cada franquicia, pero siempre dentro del mismo modelo. MLB The Show 22 no es una excepción, y eso es una puerta de entrada fantástica para quien quiera introducirse en el mundo del béisbol, ya que va a encontrarse con un ambiente muy familiar, pero al mismo tiempo va a descubrir un juego que, como cada año, está repleto de contenido de calidad, aunque con ligeros matices.

Hablamos de esos matices porque por ejemplo, en el modo Diamond Dynasty, nos hemos encontrado con menos actividades que otras temporadas en lo que al offline se refiere. Seguimos teniendo el modo Conquista -una suerte de Risk- y el exigente y desafiante Showdown, introducido la temporada pasada, a lo que hay que sumar en esta edición las Mini Seasons. Como su propio nombre indica, en este pequeño modo disputamos temporadas cortas con equipos ficticios, cada una con varios retos que cumplir para obtener recompensas pero donde la emoción brilla por su ausencia. Es un añadido lógico, que hace bulto, pero que en la práctica aporta realmente poco.

Es cuando buscamos lo que se llaman Moments, pequeños desafíos como anotar un Home Run en una situación determinada, eliminar a tres bateadores en 2 entradas y demás, cuando vislumbramos que el contenido no es tan generoso como otras temporadas. Dicho esto, creemos que las recompensas tampoco son tan generosas como en otras ocasiones, aunque cabe destacar que siguen siéndolo bastante más que en Ultimate Team de FIFA o My Team de NBA 2K, por ejemplo. Y es que el que es tradicionalmente el modo favorito de los fans se ha enfocado mucho en el juego online, ya que en estos primeros días con el juego en el mercado han aparecido varios eventos en el modo Battle Royale -el equivalente a FUT Draft de FIFA, por poner un ejemplo-.

Obviamente, tenemos que hablar de micropagos, algo que se está convirtiendo en aburrido cada vez que tenemos que escribir sobre un juego deportivo. Creednos, es así, es tremendamente tedioso tener que escribir lo mismo temporada tras temporada, pero es la realidad que tenemos y que parece que hemos asumido ya completamente. El modelo de MLB The Show 22 es el que ya conocemos, con sobres que cuestan Stubs -que a su vez cuestan euros-, pero la propia idiosincrasia del béisbol hace que no sintamos que el jugador que invierte dinero real juega con ventaja, o al menos no tanta. Al fin y al cabo, la influencia de una estrella del béisbol -que no sea un pitcher- en un partido no es ni mucho menos la misma que la de un jugador de fútbol o baloncesto, pero estamos hablando más de la idiosincrasia del propio deporte que de una virtud del videojuego que nos ocupa.

Así, mientras el modo Road to the Show -en el que tomamos el control de nuestro álter ego en el béisbol- apenas presenta novedades, sí lo hace, y de manera sorprendente el modo March to October. Como sabemos, en este modo elegimos nuestra franquicia favorita y jugamos una temporada con ella dispuntando tan solo los partidos y momentos decisivos, haciendo así que una temporada de 162 partidos, que de otra manera sería imposible de jugar, sea una opción a tener en cuenta. Hasta ahora, MTO tenía un problema, y es que solo permitía jugar de esta forma la primera temporada, tras ella, ya tocaba jugar los 162 partidos completos. Hasta esta entrega, ya que después de este primer año, podremos seguir disfrutando de varias temporadas de manera resumida. Además ha aumentado la variedad de situaciones que podemos encontrarnos, pudiendo incluso reclamar jugadores de las Ligas Menores y hacerles progresar a base de buenas actuaciones en la MLB.

Es necesario un cambio en el campo

Hemos jugado MLB The Show 22 en su versión para PS5 y es difícil encontrar un progreso notable tanto gráfico como en cuanto a gameplay, donde podríamos decir prácticamente que es exáctamente el mismo juego. En este sentido tenemos que ser honestos, y es que el béisbol es un deporte que no deja mucho margen de evolución a unas mecánicas jugables variadas, pero al menos sigue siendo un juego exigente en general. El sonido de un bateo fuerte es uno de los más impresionantes que se puede disfrutar en el deporte, y esa satisfacción se plasma perfectamente al ser realmente complicado conectar un buen bateo en el juego. Sin embargo, es algo que llevamos disfrutando así durante ya varios años, y las novedades se reflejan más en forma de contenido que de jugabilidad o aspectos técnicos.

A este respecto, sí es cierto que algunos modelos faciales de los jugadores más populares han mejorando notablemente, pero no lo suficiente para justificar que estemos jugando en una consola de -no tan- nueva generación. No vislumbramos tampoco nuevas animaciones, con lo que no podemos sino concluir que el desarrollo de las versiones para PS4 y Xbox One están lastrando lo que deberían ser unos progresos más que necesarios.

CONCLUSIÓN

Sony San Diego, un año más, demuestra que aunque tuviera competencia, esta difícil tendría alguna opción. En cuanto a contenido y solidez de su gameplay MLB The Show 22 se encuentra entre la élite de los simuladores deportivos, pero un año más vislumbramos poca evolución sobre todo desde el punto de vista técnico. Quienes quieran introducirse en el béisbol virtual encontrarán una puerta de entrada perfecta, pero sin embargo, los habituales se enfrentarán a un escenario demasiado familiar, tanto, que corre el riesgo de empezar a provocar fatiga.

LO MEJOR

  • A nivel de contenido y oferta en modos de juego, muy generoso.
  • Los cambios, muy acertados, en el modo March to October.
  • Modelo de negocio con micropagos pero lejos de ser un pay to win.
  • Exigente en todos sus modos de dificultad.
  • Cross save entre todas las plataformas en que está disponible.

LO PEOR

  • Poca evolución a nivel de gameplay.
  • Técnicamente hay que exigir ya un paso adelante.
  • Los añadidos en Diamond Dynasty son un tanto insustanciales.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.