Monster Hunter Rise
Monster Hunter Rise
Carátula de Monster Hunter Rise

Monster Hunter Rise, análisis en PC: un port a la altura de la plataforma

La versión de PC de Monster Hunter Rise está a la altura de las expectativas de los jugadores en la plataforma. Te contamos nuestras conclusiones.

Monster Hunter Rise sigue la tendencia de Capcom en PC. Tras su debut inicial en Nintendo Switch, la nueva cacería de los japoneses nos lleva a un port a la altura de la demanda en la plataforma. El RE Engine se comporta a la perfección, aunque lo tenían fácil. Al fin y al cabo estamos ante un juego que debía correr de base en un hardware como el de la híbrida. Pero su estructura más reducida frente a Monster Hunter World no frena su oferta a nivel jugable.

Monster Hunter Rise, “un videojuego total”

Con esas palabras arrancábamos las conclusiones de nuestro análisis original de Monster Hunter Rise para Nintendo Switch. La versión de PC mantiene intacto todos los elementos, tanto inéditos como conocidos, que hacen de esta entrega un complemento ideal entre quienes ya vivieron la gran aventura de World. De hecho, por marzo del pasado año, ya planteábamos la comparativa directa entre las dos entregas.

“Cuando pensábamos que World había establecido las bases de lo que debía ser la serie en prácticamente todo, la nueva entrega abre una vía en paralelo donde se avanza en lo más importante: la jugabilidad”, decíamos. Entre esos avances encontramos dos nombres propios. Por un lado el Canyne, un compañero que va más allá de un aliado más en combate. Nos proporciona la capacidad de navegar por el escenario sin depender de tedios o de tu propia resistencia. Montado en él incluso podemos combinar algunas acciones, como la toma de pociones o el afilado.

Pero quien lleva la voz cantante de las novedades es el cordóptero, el segundo en discordia, “una grata sorpresa” que influye tanto en el plano ofensivo como defensivo. Su introducción profundiza las posibilidades a nuestro alcance cuando nos desplazamos. “El cordóptero va más allá de ofrecer una forma de viajar como si fuésemos Spider-Man, quedarnos precipitados en el aire o hacer hasta un triple salto si encontramos un tercer cordóptero”, señalábamos.

Pese a la ausencia de un desafío mayor al terminar el Rango alto y el menor contenido respecto a otras entregas, Monster Hunter Rise “es un episodio imprescindible” para los fans. “Es un juego excelente en su conjunto al que se le pueden achacar muy pocas cosas”, concluíamos. Entre las misiones de Frenesí, los eventos añadidos y todo el plano multijugador, tienes a tu alcance una variedad de experiencias con las que profundizar.

Un port de lujo

Quienes ya jugamos al original en Nintendo Switch recibimos el port con una mentalidad diferente. No nos basta con correr el juego a 60 imágenes por segundo (frente al límite de 30 en consola), sino que buscamos llevarlo más allá en resolución y opciones. Ya en su momento se ejecutaba a una resolución de 1344x756p en modo televisor, mientras que en portátil se reducía a 960x540p.

Con el equipo adecuado, puedes llevarlo incluso a los 2160p. Ese fue nuestro caso. El sistema que hemos utilizado para el análisis se compone de un procesador i7 8700K, gráfica GTX 2070 Super, 32 GB de memoria RAM DDR4 a 3200 y un HDD de 2 TB. En ajustes altos a 4K nuestro rendimiento oscilaba entre los 100 y 120 fps cuando había estrés en pantalla.

Desde el menú principal encontramos una variedad amplia de opciones gráficas, más allá de las típicas que ajustan la calidad de los assets principales. Cada opción te indica en tiempo real el consumo de la memoria gráfica frente al total en tu haber; si lo sobrepasas tendrás un problema. Junto a él encontrarás la carga que tomará en tu procesador.

Se agradece poder limitar desde dentro del juego los fotogramas que desees alcanzar como máximo. Monster Hunter Rise es compatible con frecuencias de monitor altas (164Hz en nuestro caso), pantallas ultra panorámicas y paneles HDR. El soporte de esta última función es el mayor cambio. Si ya de por sí es un juego repleto de color, al activar el HDR gana todavía más potencia visual sin sacrificar carga gráfica.

Entre los filtros seleccionables encontramos profundidad de campo, granulado fílmico, desenfoque de movimiento y distorsión de lente, entre otros. Filtros que al fin y al cabo rompen la limpieza de la imagen cuando están activados. Sin ellos es mejor. Por otro lado lado, la texturas de alta resolución son un paquete exclusivo de esta versión. Como podéis ver en la imagen que acompaña a estas líneas el resultado es dispar. Los modelados y ciertas superficies del escenario ganan detalle, pero la mejora no es uniforme. Elementos geométricos del escenario seguirán mostrándose ‘en baja’.

Durante las pruebas quisimos conectarlo a un monitor 2K con una tasa de nits por debajo de la televisión de 55 pulgadas 4K del test inicial. A resolución 2560x1440p el juego corre clavado al límite de fotogramas que activamos: 144. Ni una más, ni una menos. Las únicas caídas que presenciamos ocurrían en momentos de carga.

Debemos recordaros que el título es plenamente jugable con teclado y ratón. Si lo prefieres con mando, desde los ajustes puedes seleccionar qué imágenes de botones verás en la interfaz entre el esquema de PlayStation, Xbox o Nintendo Switch. Esta edición en PC incluye todo el contenido que ha recibido en Nintendo Switch hasta la versión 3.6.1, que data del 25 de noviembre de 2021. Hasta esa versión incorpora todos los eventos especiales gratuitos, misiones y correcciones. Desde Capcom avisan de que ambas versiones compartirán contenido simultáneo a partir de finales de febrero de 2022. También nos hubiera gustado encontrar progresión y juego cruzado, descartado en estos momentos por la firma japonesa.

CONCLUSIÓN

La versión para PC de Monster Hunter Rise es excelente. El port ofrece soporte a los principales elementos que podemos encontrar en la plataforma, como los monitores ultrapanorámicos, framerate ilimitado y ajustes gráficos concretos dependiendo de tu sistema y pantalla, entre otros. En nuestro caso hemos podido jugarlo a resolución 4K a más de 100 frames por segundo, mientras que a 2K lograba mantenerse sólido a 144 fps. Pese a que las texturas en alta calidad no ofrecen un impulso general en los assets, estamos ante una entrega que se desenvuelve a las mil maravillas. Y si tienes un panel que soporte HDR, vas a disfrutar de la variada gama de colores que ofrece. Capcom mantiene su compromiso con los jugadores de PC pese a la falta de progreso y juego cruzado con los jugadores de Nintendo Switch.

LO MEJOR

  • Las posibilidades a nivel gráfico: poder jugarlo a 4K a más de 60 fps.
  • Gran labor de optimización.
  • El soporte HDR cambia por completo la fuerza de los colores.
  • Funciones completas con teclado y ratón, además de incluir los botones de los tres principales mandos del momento.

LO PEOR

  • La falta de juego y progreso cruzado con la versión de Nintendo Switch.
  • Falta uniformidad en la mejora que introducen las texturas en alta resolución.
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.