Warhammer 40,000 Battlesector
Warhammer 40,000 Battlesector
Carátula de Warhammer 40,000 Battlesector

Warhammer 40.000: Battlesector, análisis de una apuesta fiel al juego de tablero

  • Cesar Otero @DieOpheliac

Ordenamos batallones, movemos unidades y salvaguardamos el honor de los Blood Angels en un Warhammer 40K muy jugable.

"Son los Hijos del Ángel, la hueste sangrienta, los defensores de la humanidad. Son la fuerza. Son la nobleza. Son los Ángeles Sangrientos, y yo os digo que no hay siervos del Emperador mas leales o resueltos hoy en día”, Alto Señor Baldus Bael al Inquisidor del Ordo Astartes Neizallkin, tras la Gran Acusación.

La primera edición del libro de reglas de Warhammer 40.000, el juego de estrategia y miniaturas que enfrenta a una civilización humana estancada y acosada por extraterrestres (muy) hostiles y todas las criaturas sobrenaturales que cada nueva edición requiera, salió en 1987.

Y en 1992, apenas 5 años después, teníamos el primer videojuego basado en este universo, un juego táctico basado en turnos de Gremlin Interactive para los compatibles y ordenadores 8 Bit de la época, seguido de un par de EA en el 93 y el 95 bajo un formato de shooter táctico, Space Hulk y Space Hulk: Vengeance of the Blood Angels, este último también estrenado en consolas como la PlayStation, la SEGA Saturn y la 3DO. Y de eso va la cosa, de los ‘bloody’ Bloody Angels.

La Devastación de Baal

Publicada en 2017, la Devastación de Baal / Batalla de Baal fue el asalto con la mayor concentración de Flota Enjambre Leviathan de Tiránidos que la Humanidad afrontó en Baal, el hogar de los Ángeles Sangrientos y sus Capítulos Sucesores de los Marines Espaciales. Formando parte de la Tercera Guerra Tiránida, la batalla sirve para enmarcar la línea de tiempo de este Warhammer 40.000: Battlesector, que sigue a una facción de los Blood Angels tras lo sucedido en la Devastación de Baal, otorgando el protagonismo al Sargento Carleon, que junto a sus guerreros debe acabar con la invasión tiránida que hay en Baal Secundus y dejar el pabellón de los Ángeles Sangrientos alto.

Con más de 60 juegos estrenados desde 1992 entre títulos, expansiones y juegos de consolas, PC y móviles de Warhammer 40K, Epic, Space Hulk y Space Crusade, Battlesector es de esas entregas que aunque explican bien la trama, no pierden mucho tiempo en contar el extenso, gigantesco ‘lore’ que hay del universo Warhammer 40.000 a los no iniciados, sino que da por sentado que lo conoces. Por tanto, si eres un ‘newbie’ en los juegos de Warhammer 40K, puede que encuentres Battlesector un poco intimidante en cuanto a este elemento, pero aunque te cueste pillarlo todo, el juego en sí tiene su cinemática inicial, cutscenes y conversaciones de personajes en las fases para explicar la trama, con unas 20 misiones en total en el modo campaña con sus objetivos y enemigo que derrotar.

Manual de Campo para novatos

¿Qué es Battlesector? Pues terriblemente divertido si eres fan de Warhammer 40K, sobre todo si hablamos de su versión inicial física con figuras. Porque a diferencia de otras entregas como Total War: Warhammer -que tenía batallas en tiempo real-, Warhammer 40.000 Battlesector puede presumir de ser una de las mejores traslaciones del manual de reglas y del juego en sí de Warhammer 40.000 al entorno virtual, ya que Battlesector se juega en avances y batallas por turnos, por lo que te toca elegir bien unidades, equipos, posicionarlos, plantear vías rápidas alternativas -por ejemplo en un nivel en el que hay dos puentes, puedes desplegar parte de tus unidades en uno de los puentes y parte de las de apoyo en el otro, y equipar estas últimas con jetpacks para que puedan a ir a ayudar a las otras si lo requieren.

¿Esto que ocasiona? Pues que si te gusta los RTS, puede que Battlesector te resulte lento, no tedioso pero sí quizás aburrido al carecer de ese componente de celeridad que el combate sin turnos sí da. Pero como decimos, esta entrega funciona de forma perfecta como manual, ya que si eres fan de Warhammer 40.000 y lo has jugado con figuras en un tablero, notarás que Battlesector hace uso de las mismas reglas. Y si quieres iniciarte en Warhammer 40K pero no tienes acceso a figuras, etc, este juego te inicia en lo básico de las reglas, los escuadrones, etc.

Estrategia y Marines

Y es que esto es estrategia pura y dura, de la que si gestionas bien tus unidades y sus habilidades y planeas una buena estrategia, puedes acabar con unidades enemigas realmente tochas que en teoría te superan en todo. Y cuando las domines ya irás sobre seguro en cada combate: ¿Quieres mover al Dreadnought y a un tanque a primera línea de batalla para vencer a un enemigo poderoso? Pues puedes ayudarlos haciendo que los Exterminadores de Asalto se teletransporten al flanco del rival para flanquearlo. ¿Tienes unidades enemigas aladas? Mueve a tus Ángeles con jetpacks para que vuelen sobre ellas y las tengan controladas. ¿Quieres engañar al enemigo? Activa la función Defensa en tus unidades para que sorprendan a los Tiránidos cuando les ataquen.

Un apunte: Que sea batallas por turnos no significa que estos vayan por orden, y el juego te permite el mover varias unidades a la vez sin tener que ir una a una. Cuando te toca, en tu turno puedes moverlas como quieras y dar órdenes simultáneas a varias unidades para no ir una a una. Y otra cosa a tener en cuenta: Las superficies, edificios y construcciones tienen detección de objetos, por lo que si estás en el puente que comentamos antes, ves a una unidad enemiga en el foso y apuntas para dispararles de lejos, las balas o darán en el suelo o en los anclajes. Necesitas un punto despejado de visión para acertar, o menos cubierto como sería una escalera de acceso. Esto también te posibilita que puedas usar el escenario para crearte coberturas, aunque que una simple valla se coma tantas balas de nuestros soldados como un muro denota que esta idea, muy buena por cierto, podría haberse implementado de una forma menos genérica.

Saber elegir los tipos de unidades es tan esencial como saber usar todas sus posibilidades en el campo de batalla. Cada tipo de unidad cuesta un número determinado de puntos y se te da un número limitado para gastar antes de la misión -igual que en el juego de mesa real. Esto da a Battlesector mucha rejugabilidad, ya que en una misión puedes por ejemplo centrarte en la infantería y tratar de arrollar a los tiránicos con una mezcla de Ultramarines, gigantescos Marines Primaris y Hermanas de Batalla. O por el contrario elegir entrar en liza con un uso mayor de vehículos como Land Speeders, Rhinos y Dreadnaughts.

Cuanto más utilices cada tipo de unidad más subirá de nivel -si sobreviven, claro-, desbloqueando a su vez mejor equipo para destruir mejor al enemigo. Ambas opciones pueden hacer que el estilo de juego y las tácticas sean diferentes, y es esencial que aprendas a sacarle ventaja a los distintos terrenos del juego, navegando por una mezcla de entornos de ciudadelas abandonadas, extensos páramos y estrechos cañones. El juego ofrece tanta variedad que, tanto si quieres repetir la misión principal como jugar escaramuzas, hay muchas formas distintas de conseguir la victoria.

La Barra del Momentum

Uno de los elementos que hacen único y diferencian a este Warhammer 40.000: Battlesector es la barra de impulso de tu unidad. Estas barras se llenan de forma diferente dependiendo de si estás jugando como los Ángeles Sangrientos o como Tiránidos -la mala noticia es que siempre jugarás con los Bloody Angels durante la campaña, que no tiene misiones para el bando Tyrannid, pero puedes jugar como Tiránidos durante las escaramuzas.

Las barras de los Bloody Angels se llenan por estar en el centro de la acción y disparar, mientras que la barra de los Tiránidos se llena con las muertes. Cuando la llenas, la barra le da a tu unidad una versión más fuerte y mejorada de una de sus muchas habilidades, o te da un turno extra en esa ronda. Esto no siempre es necesario para ganar, pero cuando el campo de batalla se vuelve caótico e invadido por los tiránidos con mentalidad de colmena o ves que media docena de Dreadnoughts y 2 tanques se acercan por el horizonte, sí que vas a agradecer tenerla.

Lo único hacia lo que tenemos ciertos ‘peros’ es a la IA enemiga, que ataca siguiendo el mismo patrón sencillo y por tanto no pone las cosas ‘demasiado’ complicadas, y el diseño de los niveles, con unos objetivos que pecan muchas veces de simples y partes del mapa diseñadas para maximizar el enfrentamiento pero obligando a repetir la misma ejecución muchas veces.

Visualmente, el juego hace honor al nombre de los protas, los Ángeles Sangrientos, ya que no se corta un pelo con el gore y veremos volar miembros y armaduras por doquier. Y aunque a nivel gráfico es cumplidor sin mucho más -se nota que el estudio ha tenido un presupuesto limitado-, a nivel en sí de diseño Battlesector clava el entorno ‘Grimdark’ futurista militarizado de la franquicia. Sonoramente la BSO tampoco es para tirar cohetes, cumplidora también, pero las voces en inglés son bien divertidas, tan ‘over the top’ como esos enfrentamientos masivos, con una mezcla de espadazos, disparos, crujir de huesos, ruedas de oruga, pasos de mechas, etc.

CONCLUSIÓN

Inesperadamente fiel al original de tablero, tanto que funciona como la introducción perfecta para quien quiera pasarse a ese vicio que son las figuras de Warhammer 40.000, Battlesector es pura estrategia por turnos en diferentes escenarios en los que siempre estarás en inferioridad numérica a contra un enemigo que pelea demasiado simple, pero que te dará horas de diversión. Un título que con buenas mejoras, añadidos y DLC podría convertirse en un Top entre la miriada de juegos de Warhammer 40K que hay.

LO MEJOR

  • Su fidelidad para con el Warhammer 40.000 real de tablero y figuras
  • La barra de Momentum, añadido diferenciados
  • El hecho de que puedas mejorar tus unidades y llevar a soldados veteranos a nuevos conflictos
  • Las opciones y variedad le dan mucho valor de rejugabilidad
  • Divertido, muy divertido a nivel jugable

LO PEOR

  • La IA enemiga, demasiado simplona
  • Que nos hayan dejado sin un modo campaña con los Tiránidos, que lo pedía a gritos
  • Puede intimidar si no conoces el universo de Warhammer 40.000 y su lore
7.7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.