Hell Let Loose
Hell Let Loose
Carátula de Hell Let Loose

Hell Let Loose, análisis. El recuerdo de las tardes de Red Orchestra

Os contamos nuestras impresiones finales con Hell Let Loose, el multijugador competitivo ambientado en la Segunda Guerra Mundial para PS5, Xbox y PC.

La Segunda Guerra Mundial sigue presente con fuerza en la industria del videojuego. El shooter en primera persona no se olvida de un contexto que ha brindado grandes trabajos. Más allá del ruido que genera Call of Duty, algunos proyectos de corte independiente buscan atraer al público más entusiasta. Hell Let Loose es el ejemplo perfecto de que el FPS de corte duro y táctico no ha perdido su lugar.

El título desarrollado por Black Matter Pty encontró en Team17 el editor ideal para dar el salto a la versión final. Durante su etapa de acceso anticipado, que nos remonta allá por el verano del 2019, nos dejó destellos de lo que podría ser un gran título. Con la visión completa ya entre manos, jugar a Hell Let Loose nos recuerda (en parte) a las tardes de Red Orchestra. Y cada vez lo echamos más de menos.

Toma partido en la guerra

Hell Let Loose nos sitúa en algunos de los contextos más conocidos de la Segunda Guerra Mundial. A través de 9 mapas lucharemos como las fuerzas del Eje o los Aliados en batallas tan emblemáticas como las Ardenas o la toma de la playa Omaha durante el desembarco de Normandía. Desde el inicio debes tener presente que estamos ante una experiencia que pretende ser dura, por lo que debes cambiar tu mentalidad respecto a otros títulos.

Muchos pueden encontrar ciertas similitudes con la franquicia Battlefield, pero nada más lejos de la realidad. La comparativa sale a la luz por el uso de los roles (aunque 2042 prescinde de ellos…) y la sensación de formar parte de una batalla global. Aquí las interfaz se limite casi por completo. La brújula y pequeños símbolos que indican quiénes son tus compañeros serán los únicos elementos que verás.

Por tanto, espera que la curva de aprendizaje sea alta durante las primeras veinte horas. Vas a morir constantemente, matarás sin querer a algún compañero y sentirás el miedo a morir por el silbido de las balas. Es una experiencia tan mimada en lo audiovisual que realmente te permite ponerte en el pellejo de un soldado en la batalla. El uso del Unreal Engine 4, además del exquisito tratamiento del sonido, hacen que transmite veracidad el relato.

Hell Let Loose análisis nota pc
Encontrarás vehículos de transporte y combate que tomarán partido de la batalla.

El gunplay transmite el feedback que puedes esperar de estas armas. Desde la STG 44 del bando alemán hasta la M1 Garand de los estadounidenses, pasando por la Kar 98k y la siempre presente BAR. En las armas automáticas el retroceso está todavía más presente. Apenas hay ayudas. Debes controlar los disparos para lograr dos cosas: ahorrar munición y ser certero. Incluso puedes contener la respiración para evitar

Jerarquía militar

Como decíamos, la jugabilidad se estructura a través de 14 clases que cubren el amplio espectro del campo de batalla. Oficiales, médicos, expertos en artillería y francotiradores son solo alguno de los ejemplos que aparecen sobre la mesa. Cada uno tendrá un número limitado de jugadores que pueden desempeñar ese papel al mismo tiempo, por lo que no verás abusos en este sentido.

La mayor parte del tiempo, sobre todo durante tus inicios, desempeñarás el papel de fusilero. Recibirás tu fusil reglamentario, granadas y pertrechos que te ayuden a ampliar sus probabilidades de supervivencia. Antes de dar el salto a la partida tendrás que elegir una patrulla, que al mismo tiempo cuentan con la dirección del comandante. Quienes hayan jugado a MAG se sentirán familiarizados con la jerarquía.

Hell Let Loose es brutal. No perdona los errores. Una bala en una zona crítica del cuerpo te mandará directamente al fundido en negro. Si tienes la suerte de que el disparo ha alcanzado una zona menos importante, comenzarás a desangrarte. Existen vías para poder curarte. Además de los médicos, que pueden reanimarte, puedes utilizar los botiquines personales… siempre que tengas uno a mano.

El número de jugadores por partida asciende a 100. Dada la diferencia entre la clases, la coordinación toma un papel relevante. Es una práctica habitual encontrar que los líderes de equipo mandan órdenes a vivo pulmón. Cuando ocurre existe una coordinación pocas veces vista, que dirige de alguna forma el papel de los jugadores más activos. Pero también encontramos una excesiva dependencia de ese tipo de usuario. Un equipo sin dirección está abocado al fracaso por la pérdida de funciones en el campo de batalla.

Cuando no hay coordinación surgen los principales problemas de Hell Let Loose: el tránsito hacia la acción. Es habitual como defensor aparecer en los destacamentos principales del equipo, lo que se traduce en un esprint de uno o dos kilómetros hasta llegar a la zona del objetivo. Hay mecánicas que reducen ese tránsito. Las balizas de reaparición son la herramienta que proporciona puntos más cercanos, pero todo depende de que el jugador con ese rol lo coloque.

Encontrarás dos modos de juego: Warfare y Offensive. El primero comenzará con ambos equipos en igualdad de condiciones: ambos deberán luchar por capturar las zonas de influencia repartidas por el mapa. El segundo, en cambio, el progreso es continuado: el equipo defensor controlará todas las zonas, y será labor de los atacantes hacer fuerza por ganar terreno.

CONCLUSIÓN

Hell Let Loose es una excelente alternativa entre quienes buscan un shooter alejado de la accesibilidad de los nombres propios del mercado Triple A. Este retrato de la Segunda Guerra Mundial nos lleva por nueve escenarios bastante buenos a nivel jugable. Requiere paciencia y dedicación para comprender sus mecanismos. La curva de aprendizaje es dura, pero merece la pena cuando conoces cómo ser útil en la batalla. Nos gustaría algo más de flexibilidad en las reapariciones, que no fuese un correr constante muerte tras muerte. Un diseño de mapas algo más condensado sería idóneo.

LO MEJOR

  • La representación de la Segunda Guerra Mundial y la inmersión en el combate.
  • Jugablemente pocos 'peros'. Buenas sensaciones tras el gatillo.
  • La manera en la que logra coordinar a un grupo de desconocidos por un bien común. Indispensable el micrófono.
  • La variedad de escenarios dentro del conflicto.

LO PEOR

  • La excesiva dependencia de ciertos roles.
  • Poco equilibrio en la relación entre el área jugable, los puntos de reaparición y el combate alrededor de los objetivos.
8.3

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.