Opinión

¿De verdad necesita The Witcher un Kickstarter?

CD Project RED ha celebrado el éxito de su campaña de micromecenazgo, que no necesitaban para sacar adelante su producto.

El propósito del micromecenazgo, al menos como yo lo veo, es financiar proyectos que no se pueden hacer de otro modo. Uno tiene una idea en la mente, la moldea y la comparte con el resto de la gente. Esas mismas personas valoran si les interesa aportar su dinero y confiar en un producto que todavía no tiene forma corpórea, pues se encuentra en el universo de lo imaginado, de lo intangible. Como toda herramienta, su uso depende del individuo (o del colectivo), que es el que finalmente le dota del significado final. Por eso, plataformas como Kickstarter han deformado sus metas y se han convertido en algo que no eran anteriormente. Ni CD Projekt RED ni Platinum Games son empresas indie precisamente, pero The Witcher: Ronin y The Wonderful 101 Remastered se han financiado de esta forma.

Habida cuenta de que el estudio polaco ha editado títulos de alto presupuesto como The Witcher 3: Wild Hunt o Cyberpunk 2077, me entró la risa floja cuando vi que habían recurrido a una campaña de Kickstarter para llevar a cabo su proyecto, un manga protagonizado por Geralt de Rivia y ambientado en la mitología japonesa. Lo mismo puedo decir de Platinum Games, que trabaja en proyectos de envergadura junto a editoras de renombre, véase Nintendo o Square Enix. ¡Casi nada!

Nadie en su sano juicio piensa que estas empresas no puedan recurrir a su propio dinero para hacer realidad sus proyectos. En la campaña de The Witcher: Ronin pedían 90.000 euros en total, una cantidad irrisoria para una firma que maneja millones en cada ejercicio fiscal. Al final, han celebrado que la campaña haya sobrepasado todas las expectativas, puesto que han superado los 600.000 euros recaudados. Bien por ellos, pero ese dinero debía haber salido de sus arcas desde el principio.

Algo debe tener de globo sonda, de conocer lo que interesa o lo que no, de amortiguar ciertos riesgos en caso de que la cosa no funcione

En el momento en el que las compañías más potentes se meten de lleno en el universo del micromecenazgo, los proyectos más pequeños, los que verdaderamente necesitan financiación, corren el riego de verse eclipsados. Si la burbuja ya había crecido lo suficiente, esperad a que vengan los primos de Zumosol a explotarla (spoiler: ya han comenzado a llegar).

No tengo claro por qué los colosos recurren a Kickstarter o a otras plataformas similares. Algo debe tener de globo sonda, de conocer lo que interesa o lo que no, de amortiguar ciertos riesgos en caso de que la cosa no funcione. Es como una especie de campaña de reservas disfrazada, en la que se apela a los consumidores para que cedan su dinero antes de tiempo.

Desde mi perspectiva, este uso corrompe en cierto modo el objetivo original del mismo: sacar adelante proyectos que no podrían hacerse de otra manera. En esta versión de David contra Goliat, los David tienden a perder. Como siempre, los Goliat se aprovechan de la situación y sacan rédito sin una verdadera necesidad.

The Witcher 3: Wild Hunt

  • PlayStation 5
  • Xbox Series
  • PC
  • PlayStation 4
  • Xbox One
  • Aventura
  • Acción

The Witcher 3: Wild Hunt, desarrollado por CD Projekt RED y distribuido por Namco Bandai Games para PCPlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5 y Xbox Series X, es la tercera entrega de la saga The Witcher; aventura de rol en un mundo de fantasía, protagonizada por el cazador de bestias Geralt de Rivia. En The Witcher eres Geralt de Rivia, un cazador de monstruos profesional que debe encontrar a la muchacha de una profecía en un enorme mundo rebosante de ciudades, islas con piratas vikingos, peligrosos puertos de montaña y cuevas olvidadas.

The Witcher 3: Wild Hunt