Super Woden GP
Super Woden GP
  • Plataforma PC 8 NSW 8
  • Género Conducción
  • Lanzamiento 01/09/2021 (PC)
    (NSW)
  • Desarrollador ViJuDa
  • Texto Español
  • Editor ViJuDa
  • +3
Carátula de Super Woden GP

Super Woden GP: Análisis; una joya y una carta de amor a los clásicos arcade

Analizamos Super Woden GP, un arcade de conducción en perspectiva isométrica realizado en España que es una carta de amor a clásicos como World Rally o Power Drive.

Pasión, cariño, mimo, dedicación. Cuando uno se vuelca de esta manera sobre un proyecto, la cosa ya tiene visos de llegar lejos. Si a mayores uno sabe coger la mejor inspiración de obras por las que profesa un sentido respeto y amor, comenzamos ya a hablar muy en serio. Super Woden GP es un soberbio arcade de carreras en perspectiva isométrica que hereda la mejor tradición y diversión de clásicos del género que disfrutamos en los 90. El mérito de haber conseguido un título que para nosotros ha resultado grandioso es mayor si tenemos en cuenta que el juego ha sido desarrollado por una única persona, nuestro paisano de Vigo Víctor Justo Dacruz, también conocido como ViJuDa. En febrero del año pasado lanzó Woden GP, título similar aunque menos pulido que su última obra, un Super Woden GP que destila a las mil maravillas la fórmula de los mejores arcades de conducción en perspectiva isométrica para ofrecernos una de las sorpresas de la temporada.

La influencia más clara e inequívoca cuando uno contempla las frenéticas carreras de este grandioso arcade es el mítico World Rally que lanzó Gaelco en 1993. Un título que debería haber estado protagonizado por Carlos Sainz, relación que se vió frustrada cuando el piloto madrileño dejó la escudería Toyota por Lancia, y ante la perspectiva de rehacer gran parte del apartado gráfico, se optó por plantarle un señor casco al amigo Sainz en la pantalla de presentación para tapar su rostro y tirar millas para adelante, nunca mejor dicho. La sensaciones que transmite este Super Woden GP son muy similares a las del clásico de Gaelco, pero como a mayores de rally tenemos carreras con más coches, muchos otros clásicos de las carreras isométricas nos vendrán a la cabeza mientras disfrutamos de la obra de ViJuDa. Power Drive, Super Skidmarks, Neo Drift Out entre muchos otros son títulos que se nota que el autor reverencia y conoce muy bien.

Para darle una capa de profundidad más allá de un título arcade, tenemos un HUB central que recuerda de forma inequívoca a Gran Turismo, y multitud de pruebas de diversa índole, así como la posibilidad de ir adquiriendo varios coches para aumentar nuestro garaje. La guinda del pastel son unos eventos de temporada que elevan las cotas de pique a niveles de locura. Debemos avisar, eso sí, que pese a que estamos ante un arcade puro y duro, su conducción resulta muy exigente, con una detección de colisiones ajustada al milímetro que nos penaliza sin darnos la más mínima concesión, y que a muchos les parecerá injusta. Nada más lejos de la realidad, lo que aquí se busca es la trazada perfecta, la conducción arriesgada pero precisa. Para conseguirlo, se ha implementado un control que nos ha parecido delicioso, muy complejo de dominar y un tanto frustrante en los primeros compases, pero maravilloso en cuanto le cogemos el truco y vemos como nos deslizamos por trazados sinuosos haciendo verdaderas virguerías arañando décimas al crono. Ideal tanto para el jugador casual que quiera jugar partidas sueltas, como para el corredor enfermizo que busque pulir la trazada al milímetro para batirse el cobre en unos marcadores online que suponen el pique máximo, Super Woden GP nos ha parecido una soberana joya, más aún si tenemos en cuenta que se ha lanzado al precio de 10,79 euros este septiembre, disponible en Steam y próximamente en Nintendo Switch.

De Gaelco a Yamauchi

La base jugable, como ya se ha comentado, es la de un arcade de conducción en perspectiva isométrica, similar a los mencionados World Rally o Power Drive. Stick para girar, gatillo derecho para acelerar, izquierdo para frenar y un botón de freno de mano. Simple pero eficaz, muy eficaz. Y lo más importante, implementado de forma perfecta, en un control algo durillo en los primeros compases, algo frustrantes, pero delicioso en cuanto le cogemos el truco. El manejo de los vehículos es preciso y ajustado al milímetro, y tras la aclimatación inicial veremos como realizamos adelantamientos de locura y negociamos las curvas con pericia en una experiencia jugable que se vuelve satisfactoria hasta el extremo. En un título de estas características, las sensaciones a la hora de conducir marcan totalmente la diferencia, y aquí se ha dado en el clavo por completo. Llevamos eso sí las de perder en toda colisión, ya sea con otros vehículos como con los elementos del escenario, exigiéndonos una conducción muy precisa y certera. Y en cualquier caso, con lo candente del debate últimamente, se ha implementado un modo de conducción fácil que nos ayuda mucho en caso de activarlo, no pudiendo eso sí subir nuestros tiempos a los marcadores online en tal caso.

El señor ViJuDa no se ha conformado con quedarse ahí, y ha tratado de dotar al título de una capa de complejidad más allá de ser un arcade de carreras. Desde una pantalla inicial que hace las veces de HUB, podremos acceder a la adquisición de distintos vehículos, agrupados por una marca por país, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos. Los coches, pese a que las marcas son ficticias, se basan en modelos reales. También podremos acceder a las competiciones y los eventos de temporada. Dicho HUB nos trae a la cabeza de forma inevitable al primer Gran Turismo de Playstation, guardando no pocas similitudes con la del título del señor Yamauchi. Las competiciones se agrupan en carreras de un evento o varios, carreras de resistencia y rally, siendo estas últimas nuestras favoritas.

Si bien los coches pueden terminar por acabar destruidos si chocamos en exceso durante una carrera, los destrozos no tendrán repercusión ni a nivel visual ni de rendimiento del vehículo. Tampoco tendremos posibilidad alguna de mejorar los vehículos que adquiramos ni de aumentar su rendimiento de modo alguno. Sí que habrá la posibilidad de darle un lavado cuando acumule suciedad, aunque resulte ser una mera curiosidad sin más impacto que el visual. Cada coche tiene unos parámetros de velocidad, aceleración y manejo, y el control de cada uno de ellos es diferente y necesita que nos adaptemos al mismo. El rendimiento general de los coches viene determinado por una cantidad de PP (Performance Points), que marcarán el límite para poder acceder con ellos a una determinada prueba. Algunas de dichas competiciones también estarán restringidas a un tipo de vehículo determinado. Para poder ir accediendo a las distintas pruebas, habrá que ir ganando estrellas por quedar primero, segundo o tercero en las mismas, para poder llegar al número requerido para participar en sucesivos eventos.

Quizá la progresión del modo carrera no nos ha resultado totalmente satisfactoria, ya que en ocasiones nos fuerza a jugar pruebas que nos nos apetecen tanto, dedicarle tiempo a buscar el coche necesario para participar en determinados eventos o repetir carreras para alcanzar el número de estrellas necesario para participar en esa prueba de rally que tanto nos apetece probar. Esto corta un tanto el ritmo arcade y no resulta del todo satisfactorio, aunque en ningún caso es un defecto serio. La inteligencia artificial de los otros vehículos tampoco es perfecta, siendo demasiado fríos y quirúrgicos. Olvidaos además de que os esperen ante un error en vuestra conducción como ocurre en otros títulos. Como empiecen a coger distancia, olvidaos de volver a ver sus matrículas. Destacar además la incorporación de multijugador local para hasta 4 jugadores a pantalla partida, ideal para piques en compañía que resulta una fuerte inagotable de diversión. Lo que más nos ha conquistado del título son sus eventos de temporada y la posibilidad de competir con con los conductores más raudos y avezados en los marcadores online.

Todo el mundo odia a Tron Kenobi

Las razones por las que amamos esta bendita forma de entretenimiento digital son múltiples y variadas: por su capacidad para narrar historias, con la posibilidad de interacción en las mismas de la que carecen una buena película o una gran novela. Por ofrecernos títulos con mecánicas complejas que nos exigen experimentar con las mismas hasta que las dominamos en un ejercicio de plena satisfacción. Por sumergirnos en ambientaciones majestuosas que podemos explorar a nuestro antojo. Y también, como es el caso que nos ocupa, por tenernos horas y horas dando vueltas al mismo circuito, tratando de estar a la altura de aquellos jugadores que copan los primeros puestos de los marcadores online, y por los que profesaremos a la vez obsesión y admiración mientras tratamos de buscar la trazada perfecta para superar sus tiempos. La adrenalina del momento en que conseguimos ascender en el ránking compensará los momentos en que seamos nosotros los que son superados. Nombres como QUAKEDAMAGE 15, PROOF ITACHI, NEILFIXX, SANTIKOMI o TRON KENOBI se convertirán en nuestra obsesión mientras tratamos de alcanzar sus meteóricos tiempos.

El pique que nos han provocado los eventos de Super Woden GP nos ha recordado esas míticas noches de Civilization de “un turno más y lo dejo” hasta que vemos la luz del alba jugando. Un intento más, una vuelta más en pos de esos fenómenos de la velocidad y lo dejo, y de repente te das cuenta que llevas horas y horas compitiendo con desconocidos en un ejercicio satisfactorio como pocas veces hemos vivido disfrutando de videojuegos. Aunque no es demasiado extensa, la comunidad de Super Woden GP es muy fiel, y su nivel es tal que si queréis un reto que ríete tú de pasarte Dark Souls con los ojos vendados y manejándolo con unas maracas, solo tenéis que picaros a superar el crono de gente como el bueno de Tron Kenobi, cuya familia más cercana seguro que lleva una temporada sintiendo un zumbido en los oídos ante los improperios de sus rivales tratando de superar sus tiempos.

Evocando a la Sega y Namco de los 90

Visualmente, estamos ante un título que funciona de maravilla, sin excesivos alardes pero siendo muy cumplidor con lo que despliega en pantalla, y teniendo detalles que le dotan de mucha personalidad. Es curiosa como alguna estampas evocan la obra del pintor Van Gogh, con su estilo a medio camino de la acuarela, y esos girasoles gigantes de ciertos circuitos. Los modelos de los coches son magníficos, y recrean de forma estupenda los vehículos reales en los que se inspiran, esos Subaru, Lancia o Viper entre muchos otros que tantas veces hemos controlado en videojuegos de conducción (y con los que hemos soñado poder disfrutar en la vida real…). El juego no es muy exigente y funciona de forma muy sólida en su tasa de imágenes por segundo, algo vital dada la precisión que se nos exige. Hay buena variedad de escenarios y localizaciones, no excesivamente detalladas pero siempre atractivas. También tendremos diversas franjas horarias y efectos climatológicos muy logrados, que si bien no tienen impacto directo en la maniobrabilidad, sí que nos afectarán a nuestra conducción, ya que por ejemplo el conseguido efecto de tormenta hará que los relámpagos nos cieguen metiéndonos en no pocas dificultades.

Musicalmente, Super woden GP nos traslada de manea inequívoca a aquellas salas arcade donde gozábamos con los mejores títulos de conducción de Sega o Namco. Música eletrónica, potente, desatada y totalmente en la línea de las que inundaban aquellos templos de diversión de los 90 donde gozábamos con títulos a años luz de lo que teníamos en casa, en magníficas cabinas con todo lujo de detalles. Los artistas Franikku y Dj Devito (otro alias del programador del juego, lo que tiene ser polivalente…) obsequian a nuestros oídos con una banda sonora magnífica que es maná puro especialmente para los que ya tenemos una edad. Para rematar, como muestra del cariño que se la ha puesto al juego, este cuenta con traducción a 18 idiomas, castellano por supuesto, pero también gallego, catalán, asturiano, valenciano, euskera, portugués, italiano, francés y muchos más. Y las voces con las instrucciones del o la copiloto están en castellano, gallego, euskera y catalán, además de en inglés. Y todo, a un ajustadísimo precio de poco más de 10 euros, una ganga para toda la diversión que nos va a ofrecer esta joya.

CONCLUSIÓN

Super Woden GP es el fruto de la enorme pasión y cariño que su autor siente por una forma de entender el videojuego: los arcades de conducción en perspectiva isométrica. Esta divertidísima joya destila con enorme acierto la mejor esencia de clásicos como World Rally, Power Drive o Neo Drift Out para ofrecernos un título de los que enganchan de verdad. Su magnífico y ajustadísimo control puede parecer un tanto frustrante e injusto en unos comienzos que se hacen algo durillos, pero termina por convertirse en una auténtica delicia que nos permitirá realizar espectaculares adelantamientos y negociar curvas cerradas con pericia, en un ejercicio de superación tremendamente satisfactorio. Tenemos una gran selección de vehículos con características diferenciadoras, variedad de pruebas y muchas horas de diversión. Para rematar, la conjunción de eventos temporales, marcadores online y una comunidad fiel y de un altísimo nivel nos tendrán horas picados tratando de superar los tiempos de ases del volante que se convertirán en nuestra obsesión. Super woden GP es un auténtico triunfo, y una demostración de que hay hueco para géneros del pasado y obras artesanales de autor, especialmente cuando la pasión y dedicación por parte de su creador es tan enorme como en el caso que nos ocupa.

LO MEJOR

  • Un arcade divertidísimo y muy desafiante.
  • Control muy ajustado y tremendamente satisfactorio.
  • Los marcadores online, sus eventos de temporada y su sólida y competitiva comunidad garantizan horas y horas de pique.

LO PEOR

  • El sistema de progresión del modo carrera no nos acaba de convencer.
  • La inteligencia artificial rival es demasiado fría y le vendría bien algún ajuste.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.