Tetris Effect: Connected
Tetris Effect: Connected
Carátula de Tetris Effect: Connected

Tetris Effect: Connected, análisis PC. Único, bonito, eterno

Esta nueva reimaginación del clásico juego de puzzle no se limita a ser solo una edición más, sino que rompe todas nuestras expectativas con su belleza

Tetris Effect: Connected es un juego que nos brinda justo lo que su modo principal promete: un viaje. Un recorrido a lo largo de unos escenarios que no esperábamos ver, pero que nos maravillan y nos llenan de admiración. Una experiencia única en la que juntamos piezas a la vieja usanza, como siempre lo hemos hecho en tantas otras ediciones, pero de una forma completamente novedosa. Una vivencia que se disfruta mejor de noche, sin luces, con la música a tope y los gráficos a nivel épico. la evolución del ya maravilloso Tetris Effect.

Y es que sus niveles están cargados de inspiración. Ya el primero nos sumerge, nunca mejor dicho, en una temática acuática con una canción al más puro estilo techno de los 90, pero más chill. Mires a donde mires, todo es hermoso: ¿los fondos de escenario? Tan bellos que podrías quedarte mirándolos por sí solos y ya valdría la pena. ¿Las piezas? Gozan de vida propia, moviéndose por sí mismas, brillando, interactuando con el escenario. ¿El movimiento? Fluido, inmersivo, ágil. Justo lo que un Tetris debería ser. Los tetraminos están diseñados según la temática del escenario que estemos jugando, y los fondos y las partículas que flotan alrededor nos atraparán en todo momento en una experiencia de juego totalmente única.

Y lo mejor es que la excelentísima banda sonora no es un aditivo que se incluye sin pena ni gloria en el gameplay. Nada más lejos: la forma en que movamos las fichas, en que las giremos, las combinaciones de filas que hagamos, todo suscitará sonidos, melodías y sinfonías que nos envolverán y nos harán sentirnos parte del juego. El jugador no es solo un observador pasivo de lo que los programadores han diseñado, sino que es el director de orquesta de un mundo en constante movimiento.

Si eres de quienes disfrutan viendo un espectáculo en lugar de participar en él, también estás de enhorabuena: el modo cine te permitirá empaparte de la cascada de sonidos, imágenes y partículas que acompañan a cada escenario. Ideal si lo que quieres es relajarte y simplemente disfrutar de una vista hermosa mientras toqueteas las teclas para disfrutar del panorama y de los distintos efectos que nos brinda. Esta modalidad te hace sentir como un auténtico DJ.

Los desafíos que se nos presentan ayudan a sentirnos parte del mundo que se desarrolla ante nosotros. Y es que pasan desde objetivos tan sencillos como obtener un nivel de jugador determinado, hasta otros tan desquiciantes como conseguir el rango SS 50 veces. Si eres un auténtico apasionado de este tipo de juegos, vas a tener muchas metas que alcanzar, y decenas de horas por delante si te gusta tenerlo todo completo.

¿Y qué decir de cómo se ve en PC? Ya los settings de base bastan y sobran para disfrutar de la experiencia al 100%, pues no hace falta ser ambicioso para tomar todo lo que este juego tiene que ofrecer. Pero si tienes un ordenador potente que pueda cumplir con las exigencias más altas, te verás completamente sumergido en un mundo de colores, sinfonías y diversión. Este juego se disfruta al máximo con los gráficos a nivel épico, aunque ya en bajo no dejan nada que desear.

Los Modos Effect son perfectos si lo que buscas es una experiencia de juego en específico, acorde con tu estado de ánimo. Por ejemplo, puede que quieras limitarte a relajarte con unos fondos marinos, o que quieras jugártelo todo en un modo misterioso en el que cualquier cosa puede pasar en cualquier momento. Desde eliminar todas las fichas del tablero hasta obtener la puntuación más alta, estos modos te permitirán personalizar la partida para que te diviertas de la forma en que tú prefieras.

Una cosa que se me ocurre que puede resultar frustrante para los jugadores son las variaciones del nivel de dificultad. Este fluctúa en mitad de las pantallas, al igual que el resto de los elementos, pasando tranquilamente del nivel 5, fácil y sencillo de sobrellevar, al 13, en el que las piezas descienden al suelo antes de que tengas tiempo de acordarte de que existes. En los escenarios normales esto no suele ser un problema, ya que las metas son fácilmente alcanzables y podemos superarlos sin necesidad de más de un par de repeticiones. Sin embargo, la pantalla final del modo individual es una auténtica pesadilla en la que hay que obtener 90 líneas mientras los tetraminos se ríen de la velocidad de Sonic el erizo, y de nosotros mismos, ya que están. ¿Se puede superar? Sí. ¿Te darán ganas de estrellar el ordenador contra el alma de los creadores de Tetris® Effect: Connected? También. Encima, el tema musical te hace preguntas tan pertinentes como “What could you be afraid of?”, como si la respuesta no fuera claramente “la infernal dificultad de este nivel, que poco a poco va minando mi cordura”.

CONCLUSIÓN

Si un videojuego es una obra interactiva que pretende sumergir al jugador a través de todos los sentidos para atraparlo e instarle a jugar más y más, sin descanso pero sin ganas de tomárselo, TetrisEffect: Connected es uno de los más perfectos exponentes del medio. Diversión constante, desafío ajustado a nuestro nivel de habilidad gracias a las distintas dificultades, una interacción total con todos los elementos que conforman el juego… Una experiencia que nos recuerda lo que los videojuegos deberían ser: interactivos, y cargados de diversión.

LO MEJOR

  • Una forma totalmente nueva de jugar a un clásico imperecedora
  • Una banda sonora y un apartado gráficos impresionantes
  • Interactividad total, el jugador se siente parte de los escenarios

LO PEOR

  • El nivel de dificultad puede resultar frustrante, aunque se puede modificar
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.