Space Invaders Invincible Collection
Space Invaders Invincible Collection
Carátula de Space Invaders Invincible Collection

Space Invaders: Invincible Collection, análisis Switch. La invasión que no cesa

Taito recopila nada menos que once juegos relacionados con Space Invaders. El título que revolucionó el mundo de los videojuegos vuelve con fuerzas renovadas en una colección que es la más amplia hasta la fecha

No hace mucho comentamos, a raíz del análisis de la excelente recopilación de juegos clásicos Capcom Arcade Stadium, que resulta un placer ver cómo los videojuegos comparten sin problemas pasado y presente. También resulta esta convivencia una buena labor de cara al futuro por la conservación de su propia historia. Pues bien, no podía faltar a la cita uno de los nombres más insignes, uno que abrió de par en par las puertas a la revolución de las máquinas arcade. Con Space Invaders: Invincible Collection damos la bienvenida a los extraterrestres más famosos de nuestro querido medio.

La invasión extraterrestre que impulsó el medio hacia las estrellas

El éxito de Star Wars en 1977 dio sin querer la solución a un proyecto de arcade que no se sentía a gusto colocando humanos como enemigos a abatir. La fiebre galáctica desatada permitió la creación de una invasión extraterrestre que, a la postre, bebía más del clásico La Guerra de los Mundos y el cine SciFi de serie B de los años 50 (Tenéis aquí en MeriStation un ameno reportaje dedicado a esa brillante época del cine) que de la flamante y moderna Guerra de las Galaxias. Aquellos marcianitos que llegaron en 1978 se convertirían en poco tiempo en parte reconocible de la cultura pop y en sinónimo por décadas del concepto de videojuego. Es ampliamente conocida la leyenda que habla de una escasez de monedas de 100 yenes que alimentaban estas máquinas, situación que habría obligado al gobierno japonés a aumentar la producción. Y si bien no es algo totalmente cierto, sí que alimenta y asienta la importancia de la llegada de Space Invaders al mercado.

El diseño atemporal de los extraterrestres, su ritmo ascendente que se reflejaba en el sonido de forma amenazante, la tensión que se producía al intentar abatir al último y escurridizo enemigo, las defensas que iban mermando ante los disparos propios y ajenos, las puntuaciones que creaban animados piques... Para la primera generación de jugadores, Space Invaders resultó un momento epifánico, la certeza de que aquello de los videojuegos, aún con su juventud, eran algo especial con la capacidad de marcar vidas. Vamos a reseñar brevemente cada uno de los títulos que podéis encontrar en Space Invaders: Invincible Collection. Servirá como guía de contenido, pero también como recorrido por más de 40 años de historia.

Space Invaders (1978) (Blanco y negro, 4 digit score version)

El juego que elevó el listón varios palmos de golpe en una industria que estaba todavía dando sus primeros pasos. Diseñado por Toshihiro Nishikado, fue lanzado en junio de 1978, y vendió la barbaridad de 360000 unidades a nivel mundial. El primer videojuego donde podemos leer las palabras Game Over fue el primer gran éxito arcade, se convirtió en un fenómeno social y cultural de proporciones planetarias poniendo además el foco sobre la incipiente industria japonesa.

Space Invaders Colour Version (1978) (Color, 5 digit score)

En color más allá de los vinilos transparentes coloreados sobre la pantalla. Fue el primer juego en utilizar un microprocesador en Japón, logro que que tardaron seis meses en implementar y tres meses más en portar al mueble arcade.

Space Invaders Part II (1979)

Aunque la base de juego es la misma, incluye nuevas mecánicas, enemigos reforzados capaces de dividirse y la aparición de un vistoso, para la época, arcoíris multicolor. Dos grandes innovaciones en la industria del videojuego japonés son el salvado de los nombres de los mejores jugadores en la lista de puntuaciones y que es el primer juego protegido por copyrigth. Esto último, dado el habitual plagio que se daba en la industria, resultó un precedente que la marcará a posteriori.

Lunar Rescue (1979)

Este título se incluye en la colección con la excusa de que está programado sobre la misma placa base que Space Invaders. Y nosotros que nos alegramos, porque da variedad a la colección y porque resulta un juego que, aunque con mecánicas muy de la época, resulta aún de lo más divertido. Tenemos que aterrizar un módulo espacial esquivando asteroides y midiendo el combustible de nuestros retropropulsores. En tierra recogemos a humanos y vuelta a la nave nodriza disparando y esquivando a los enemigos que nos entorpecen el paso. Un estupendo título al que siempre apetece echar una partidilla.

Space Cyclone (1980)

De nuevo otro juego programado sobre la misma placa base que Space Invaders. Space Cyclone no es tan divertido como Lunar Rescue, pero su valor es otro. Se trata de un título que llegó cuando ya se estaban implementando placas más avanzadas, por lo que su distribución fue escasa. Eso convirtió a la máquina, con el paso de los años, en una extraña y buscada rareza por parte de los coleccionistas. Que esta sea la primera vez que se porta a consola le da un halo de evento único, de pequeña joya a la que prestar atención.

Majestic Twelve (1990)

Empiezan en la franquicia las innovaciones más allá de la aportación del color o alguna mecánica nueva. Majestic Twelve cambia radicalmente el aspecto visual perdiendo por el camino el icónico diseño de los marcianitos de toda la vida. Tenemos una selección de zona con cierto componente aleatorio, fondos digitalizados y otros por los que avanzamos, potenciadores, jefes finales y, ojo, fases en la que debemos impedir la abducción de vacas por rapidísimos y nerviosos platillos volantes.

Super Space Invaders 91 (1990)

Es el mismo juego que el anteriormente reseñado, pero sin selección de zona. Aquí vamos jugando las fases en orden. Fue más apreciado en USA y Europa que en su propio país de origen, Japón. Se añaden fondos como un sistema solar, nuevos efectos visuales y una nave protagonista que cambia según vamos pasando de una fase a otra.

Space Invaders DX (1994)

Encontramos aquí dos modos de juego más allá del original, uno llamado parodia con gráficos al estilo supernes y con personajes de los juegos creados por Taito a lo largo de su historia, y un modo versus para dos jugadores. En este último y al igual que en los Tetris Vs, podemos aumentar el número de enemigos de nuestro oponente según vamos eliminando los nuestros.

Space Invaders Extreme (2008)

Lanzado en Nintendo DS y PSP con motivo del 30 Aniversario, encontramos en Space Invaders Extreme un aspecto visual y sonoro que aún se siente moderno. Resulta dinámico, cambiante, divertido y continuamente sorprendente. En esta colección es sin duda uno de los títulos a los que siempre volveremos para echar unas partidas más. La versión que podemos disfrutar aquí es la que se lanzó Steam pulida y potenciada con motivo del 40 Aniversario.

Arkanoid Vs Space Invaders (2017)

Descargable por separado (de hecho, aparece como juego aparte en el menú de Switch) tenemos este crossover entre clásicos. Se une a la fiesta Breakout, y no desentona, poniendo de manifiesto que es una de las influencias sobre la que se ideó Space Invaders. Se trata de una adaptación de móvil en la que no se han molestado en implementar el control por joystick. Aun así, podemos tomarlo como un cambio más que refresca el tono general. Ojo, al ser solo por control táctil no podemos jugar en el televisor. En la portátil debemos poner la consola en vertical e interactuar con el dedo. Se trata de mover el Arkanoid para devolver los disparos de los marcianitos de toda la vida. Se ha incluido una narrativa para esta eterna invasión y, como juego de móvil que es, resulta directo, adictivo y divertido. Ni qué decir tiene por su origen, iremos desbloqueando elementos a base de acumular monedas. Incluye la friolera de 150 pantallas y 40 personajes de Taito desbloqueables, cada uno de ellos con habilidades únicas. Os vais a dejar la yema de los dedos aquí, avisamos.

Space Invaders Gigamax 4 SE

El clásico se pone las pilas y se suma a la moda multijugador (podemos activar durante los juegos los ranking online, pero aquí se trata de compartir espacio). Hasta cuatro defensores del planeta se pueden unir aquí para combatir al invasor. Unir literalmente, porque podemos sumar nuestras naves y transformar así nuestro disparo en uno mucho más potente, con el consiguiente caos y risas que suponen cuatro jugadores intentando coordinarse para ir al unísono a por los objetivos. Los jefes, además, nos obligan a ello porque debemos abatirlos antes de que termine una cuenta atrás. Tras acabar cada fase las barras de puntuaciones suben para cada jugador en plan ranking acabando con amistades en el proceso. Por último, jugar solo se puede intentar, pero es una temeridad porque los extraterrestres despliegan su ejército de un lado a otro en la pantalla panorámica. La banda sonora corre a cargo del mítico equipo de sonido de Taito, Zantata (Para escuchar lo grandes que son estos señores, tenéis listas oficiales con más de 3000 temas en Spotify, Amazon, Apple Music...)

Por si no os habéis dado cuenta, para evitar despistes y compras innecesarias, avisamos de que Invinvible Collection incluye entre sus títulos los tres que ya venían en una recopilación más modesta, Space Invaders Forever (Extreme, Gigamax y Arkanoid Vs), también disponible en Switch. Por otro ladoú, nos apena que esta colección diste de ser invencible ya que deja atrás entregas tan estimables como Space Invaders Infinity Gene (2009), un juego que podría perfectamente vestir con sus imágenes las blancas paredes de un museo de arte moderno (o de una rave a altas horas de la madrugada). Por último, no entendemos su desmedido precio, nada menos que el de un triple A en Switch. Con toda la información en vuestras manos, os dejamos la decisión final.

CONCLUSIÓN

Resulta difícil puntuar una colección como esta. Recomendaríamos subir o bajar la nota según Space Invaders forme o no parte de tu memoria de jugador. Estamos hablando de uno de los juegos más importantes en la Historia del medio. Para muchos nos supuso el primer flechazo con un mundo alucinante que estaba por llegar. Esta recopilación dista de ser perfecta y, como reza el título, invencible. También es reseñable cómo pierde carisma en cuanto nos topamos con entregas que abandonan unos diseños de enemigos que son desde hace mucho un icono pop. Se han visto en los últimos tiempos ganas de modernizar la franquicia, aunque no se ha llegado a la maestría con que se ha hecho en otros mitos del medio como PacMan. Aquellos marcianitos que nos visitaron por primera vez en 1978 visten hoy camisetas, llaveros, museos, ciudades (el artista Space Invaders recorre el mundo desde hace años colocándolos en calles y esquinas, en Bilbao podéis realizar una bonita yincana buscándolos), adornan exposiciones multimedia, acompañan conciertos, realizan cameos en películas... Son en definitiva parte de la cultura popular. Space Invaders es en definitiva parte esencial de la Historia de los Videojuegos y, en algunos casos, tal vez sea el tuyo, querido lector, también es parte esencial de nosotros mismos como jugadores.

LO MEJOR

  • Es Space Invaders.
  • Juegos como el estupendo Lunar Rescue dan variedad a la compilación.
  • La inclusión de una rareza como Space Cyclone.

LO PEOR

  • Su precio de Triple A nos parece desmedido.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.