Greak: Memories of Azur
Greak: Memories of Azur

Greak: Memories of Azur, análisis

Una aventura dibujada a mano que apuesta por la jugabilidad amena, las plataformas y los puzles; descubre los secretos de Azur en PC y consolas.

De vez en cuando aparecen videojuegos independientes de los que apenas o nada se conoce y que de pronto nos dibujan una grata sonrisa en el rostro gracias a su acabado; o varios aspectos que logran sobreponerse a otras características no tan brillantes. Este es el caso de Greak: Memories of Azur para PC, PS5, Xbox Series X|S y Nintendo Switch, un plataformas de acción con numerosos puzles que enamora desde el minuto uno y que se posiciona como uno de los indies más recomendables y entretenidos de los últimos meses. Desarrollado por el estudio mexicano Navegante Entertainment bajo la editora Team17, sus creadores han completado una aventura de evidente sabor clásico 2D con más capas de lo que a priori pueda parecer y una puesta en escena deslumbrante con gráficos y animaciones hechas a mano. Veamos qué secretos esconden las tierras mágicas de Azur de la mano de sus tres hermanos protagonistas: Greak, Adara y Raydel.

La heroica búsqueda de Greak

Como decimos, la aventura arranca en las tierras de Azur, donde el pueblo de los Courines se ven forzados a huir ante la cada vez más amenazante presencia de los Urlags, unas monstruosidades que arrasan con todo lo que encuentran a su paso. En el destino de los supervivientes tiene mucho que decir un joven llamado Greak, el gran protagonista de esta fábula interactiva que iniciará su particular periplo para encontrar a sus dos hermanos desaparecidos y, de paso, salvar a sus congéneres. Así arranca esta aventura 2D de desplazamiento lateral con combates en tiempo real que nos animará a sacar partido a las habilidades del trío protagonista para avanzar en vastos niveles llenos de desafíos y rompecabezas, algunos de habilidad y otros de lógica.

Empezamos el viaje controlando al más pequeños de los hermanos, Greak, armado son su pequeña espada y su endeble arco. Mientras seguimos las pistas del paradero de su hermana Adara y su hermano mayor Raydel, los habitantes de la aldea en las que nos encontramos nos animarán a completar varias misiones, unas principales para terminar de construir el dirigible con el que pretenden escapar y otras secundarias para las que tendremos que explorar todos y cada uno de los rincones de cada nivel y desbloquear así algunas técnicas de combate, por ejemplo. Si bien la trama cumple sobradamente con un guión sencillo pero efectivo, el verdadero protagonista del título es su jugabilidad y las opciones que ofrece, incluyendo un tímido acercamiento al género metroidvania.

Porque sí, en ciertos momentos tendremos que buscar objetos clave que servirán para abrir nuevas rutas por las que antes no podíamos pasar, aunque la presencia de estas situaciones es más bien secundaria. Donde sí brilla y con ganas Greak: Memories of Azur es en la cooperación entre el trío protagonista, aspecto que irá en crescendo a medida que avancemos en la historia y logremos reunirlos. Y es que cada uno de ellos presenta sus propias habilidades que servirán para abrir caminos, superar obstáculos y derrotar a los enemigos, especialmente a unos jefes finales que nos pondrán contra las cuerdas, delatando una ligera falta de equilibrio entre rivales y ciertas situaciones.

Greak blandirá su corta espada y apostará por ataques a cierta distancia con su arco; Adara, por su parte, será capaz de lidiar con poderes arcanos con los que podrá lanzar proyectiles de energía y levitar durante unos instantes. Ambos, además, serán capaces de nadar y bucear. Por último, Raydel, el más grande de los tres, empuñará una poderosa espada y un escudo con el que defenderse de ataques y trampas, además de contar con un gancho con el que alcanzar lugares inaccesibles para el resto, aunque deberá mantenerse alejado del agua. Y cada uno de ellos con sus propias características de salud e inventario. Todo ello hace que debamos cooperar y sacar partido de las habilidades de cada personaje, dando lugar a situaciones de los más variadas y divertidas; y es que algunos niveles están muy bien pensados y delatan un gran trabajo de diseño por parte de sus responsables.

Y es aquí cuando nos damos de frente con uno de los aspectos que más quebraderos de cabeza nos dará. Si bien alternar entre el control de dos o tres personajes se lleva a cabo de un modo bastante natural mediante la cruceta, también podremos mover al grupo a la vez pulsando uno de los dos gatillos; el otro servirá para llamar a uno o dos de los hermanos que puedan haberse quedado rezagados en muchos momentos de la aventura. Y es en estos momentos cuando el sistema delata sus flaquezas, resultando en muchos momentos más fastidioso que otra cosa, especialmente en secciones de plataformas. Y es que tener que llevar uno a uno cada personaje de un punto a otro en repetidas ocasiones no es lo más ameno de la experiencia, precisamente, provocando incluso muertes inesperadas. Donde este tipo de control brilla con luz propia es en la resolución de rompecabezas y mecanismos que tendremos que solucionar o activar, respectivamente, mediante las habilidades únicas de cada uno de los hermanos. Una de cal y una de arena en este aspecto.

La aventura se complementa con varios elementos con los que jugar y añadir una capa más de profundidad, tales como cristales preciosos a modo de moneda para comprar artículos en la tienda del pueblo o algún vendedor ambulante, o diferentes ingredientes que podemos cocinar en hogueras para descubrir pociones de efectos de lo más variados, ya sean positivos o negativos; la experimentación es un elemento constante en la aventura. También podemos desbloquear menhires mágicos a modo de viajes rápidos a cambio de una pequeña suma de cristales, además de guardar la partida en otros de menor tamaño, algunos de ellos quizás un tanto alejados entre sí y que puede obligarnos a repetir secciones especialmente largas si alguno de los hermanos perece. Un minimapa habría venido genial en ciertos momentos, de eso no hay duda.

En este sentido, al inicio de la aventura podemos percibir una dificultad algo elevada, ya que hasta que el jugador no se acostumbra a su jugabilidad, moriremos con frecuencia tras tres o cuatro toques o impactos enemigos. Aunque una vez nos hagamos con los mandos y empecemos a evolucionar podremos avanzar con bastante soltura a excepción de algún que otro jefe final que nos pondrá las cosas un tanto difíciles. No obstante, podremos completar la aventura en unas 8 horas jugando a buen ritmo y completando todas las misiones, aunque sí es cierto que en una segunda o tercera pasada se pierde buena parte de la sorpresa si sabemos qué hacer en cada ocasión. Incluso hay un trofeo/logro que nos anima a superar el juego en menos de 3 horas. A nivel de localización, ofrece textos en castellano, mientras que las voces llegan en inglés; cabe destacar que hay bastantes diálogos y textos que leer que nos permitirán conocer más sobre este mágico universo creado para la ocasión.

Y qué decir de su fenomenal puesta en escena basada en gráficos y animaciones dibujadas a mano con un sinfín de detalles que hacen de cada estampa un verdadero lienzo digital. Los personajes se mueven a las mil maravillas y hacen gala de unas animaciones muy cuidadas. Además, los escenarios son realmente bellos, así como variados, con fondos con varias capas de scroll que son un verdadero espectáculo. La ambientación sonora quizás no sorprende tanto pero está a un nivel más que aceptable.

CONCLUSIÓN

Greak: Memories of Azur es una aventura sencilla y amena que encantará a los fans de los videojuegos más clásicos, aunque su desarrollo va adquiriendo más y más complejidad a medida que avanzamos con la introducción de los diferentes protagonistas y sus posibilidades a nivel de habilidades y combate. Se avanza con bastante soltura y siempre apetece seguir disfrutando de sus secretos, diseño de niveles y acabado visual. Un título notable que cojea en ciertos aspectos de jugabilidad y experiencia de usuario, pero que se posiciona como una alternativa más que válida para los aficionados a las plataformas, los puzles y la fantasía.

LO MEJOR

  • Presentación visual artesanal brillante
  • Jugabilidad amena y desafiante en ciertos puntos
  • Diseño de niveles sorprendente y desafiante
  • Posibilidades cooperativas entre los protagonistas...

LO PEOR

  • ...Que en ocasiones puede desesperar en conjunto
  • Poca variedad de enemigos
  • No es muy profundo en el combate ni en la exploración
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.