Recompile
Recompile
Carátula de Recompile

Recompile: análisis ejecutado, procediendo a la lectura

Descomprimimos Recompile y vemos qué ofrece el juego de Phi Games, una aventura de acción y plataformas situada en el interior de un sistema informático.

El estudio británico Phi Games nos trae su último proyecto titulado Recompile, una nueva aventura llena de acción, plataformas y una interfaz tan detallada que simulará a la perfección el funcionamiento de un sistema informático así como a enseñarnos cómo funciona un programa ejecutado en un hiperordenador.

En Recompile controlamos a un personaje formado por bits que viaja a través de puertos abiertos, los cuales nos permiten desplazarnos por el circuito del ordenador mientras recopilamos datos y los reestructuramos para ponerlo de nuevo en funcionamiento. Recorreremos las zonas de seguridad, almacenamiento de datos o el registro de misiones para así descubrir qué le ocurrió la tripulación, así como empatizar con el Hipervisor, una inteligencia artificial capaz de hacer lo inimaginable.

Tecnología informática

La historia no es nada del otro mundo y está explicada a través de unos datos que recogeremos mientras reactivamos el sistema. Tiene buenas ideas y genera el interés suficiente para mantener atento al jugador, aunque no siempre logra crear una empatía con los personajes presentado. Por otro lado, Recompile es un juego de plataformas con ciertos toques de acción con los que complicar el recorrido de nuestro programa informático. Nos acompañará un tal Janus, quién nos dará instrucciones sobre lo que tenemos que hacer, así como ayudarnos a entender las habilidades que iremos adquiriendo.

Hay decenas de ellas a cada cual más útil que la anterior. Unas nos proporcionarán movilidad como el doble salto, otras nos equiparán con nuevas y poderosas armas y la última tipología se adjudica al hackeo, una herramienta que será de gran utilidad tanto en combate como en el momento de realizar ciertos puzles.

Esta última nos ha dado graves problemas en Recompile. En un principio es una de las habilidades básicas, pero ni tan siquiera en el manual de usuario queda claro su funcionamiento más allá de generar un nuevo menú indescifrable. El juego no te obliga a usarlo hasta muy avanzado el juego, por lo que cuando llegó ese momento tuvimos que desistir en nuestra avanzada y encontrar una habilidad perdida entre algunos de los sectores.

Líneas de código no encontradas

Esta falta de información es algo que sucede constantemente por culpa de una libertad mal medida y un mapa poco detallado. Al llegar al lobby podíamos acceder a múltiples zonas, aunque realmente solo podías llegar a avanzar por dos de ellas. Recompile te obliga a revisitar secciones porque no dispones de una habilidad que se aprende en otro lugar. Esta particularidad tan común en el género de los metroidvania se ve lastrada en un juego que no ofrece viajes rápidos o una movilidad ligera con la que acortar estos desplazamientos (no almenos hasta los últimos minutos de juego), sino que los alarga en un largo y monótono recorrido entre zonas.

Durante nuestro viaje nos encontraremos a elementos de seguridad encargados de destruir todo lo desconocido que pretenda entrar en el sistema. Encontramos una gran variedad de drones que querrán hacernos reaparecer en el punto de control, pero gracias a la versatilidad que nos ofrece nuestro arsenal podremos disfrutar de buenas escenas de acción. Lo mejor del combate de Recompile es sin lugar a dudas el espectáculo que se crea cuando estallan los drones en mil pedazos. Este sinfín de explosiones de colores son una maravilla visual que viene acompañada por unas armas tan variadas como útiles.

Elimina el cortafuegos

Cada enemigo tendrá su técnica de combate y en Recompile deberemos adaptarnos a ella. Cierto es que echamos en falta algo de movilidad mientras apuntamos al más puro estilo de Ratchet and Clank, pero por lo demás las escopetas, francotiradores y lanzagranadas estarán siempre a nuestra disposición para hacer frente a los drones o a los imponentes enemigos que nos esperan al final de cada zona.

La mayoría de ellos no son más que una compilación de otros drones, pero funcionan tremendamente bien. De hecho, uno de los puntos fuertes de Recompile son estas batallas al necesitar de todo nuestro arsenal, habilidades de hackeo, cámara lenta y una serie de reintentos por culpa de un enemigo que guarda algún que otro as en la manga.

Dejando a un lado la acción, el movimiento a la hora de realizar los saltos entre plataformas es correcto, pero con una precisión insuficiente para los desafíos que plantea en ocasiones con plataformas realmente pequeñas. Sin embargo, Phi Games ha querido crear una gran variedad de situaciones para ponernos a prueba, así como un buen gusto a nivel de diseño, ya que cada bioma proponía un desafío tan variado como divertido.

A esto debemos sumarle los puzles que, aunque más bien son pocos y no requieren de nuestra máxima atención, son lo suficientemente sencillos para que pasen desapercibidos y nos centremos más en la aventura que propone Recompile a cómo hemos llegado a la resolución del rompecabezas.

Luces y sombras

A nivel visual goza de un gran atractivo gracias al neón utilizado en nuestro personaje, así como en ciertos lugares del escenario. Si bien esto es cierto, en Recompile echamos en falta un cuidado más detallado en las texturas de componentes más mundanos como las plataformas, el cableado o paredes. La gran mayoría de ellos, siendo o no intencionado, parecen estar inacabados, como si de una primera versión se tratase al preservar esa textura gelatinosa típica de los objetos 3D predeterminados.

Sin embargo, lo que más nos llama la atención de todo esto es la utilización del neón como principal herramienta del atractivo visual, especialmente en las partículas que estallan en nuestra pantalla al eliminar a un enemigo o la generación de artilugios en nuestro cuerpo lleno de bits. También es curioso el uso visual que hacen del efecto glitch para recomponer el objeto al acercarnos, así como una interfaz que interpreta con gran acierto el lenguaje interno de un sistema informático.

La banda sonora de Recompile acompaña, pero no destaca por encima de cualquier otro elemento. De hecho, la consideramos algo pobre o desaprovechada tratándose de una temática que se presta a algo más tecnológico o de temática retro con la que podría haber destacado en las 4 horas que nos ha llevado recorrer todo el sistema informático.

CONCLUSIÓN

Recomponemos el análisis de Recompile para concluiros que nos ha resultado una gran idea con una ejecución mejorable. La experiencia ha sido agradable a los mandos cuando no hemos estado perdidos buscando cómo avanzar. El trabajo es pobre a nivel de texturizado y sonoro, el movimiento podría mejorar y la libertad que ofrecen no le sienta nada bien a Recompile. Sin embargo, vislumbramos un gran trabajo realizado a nivel visual y jugable. La acción es divertida gracias a la variedad de armas que serán útiles dependiendo de qué enemigos enfrentemos. Los combates contra los jefes finales son muy agradables y espectaculares, por no hablar de una historia que capta la atención a todos los que amamos la ciencia ficción sin llegar a ser demasiado pretencioso. Recompile recompila con soltura, pero por el camino ha cancelado varios procesos que hubieran hecho la experiencia mucho más gratificante.

LO MEJOR

  • La interfaz es maravillosa y está muy bien implementada.
  • Los combates son espectaculares visualmente.

LO PEOR

  • Falta de información constante.
  • La estructura por zonas no le sienta del todo bien.
  • Revisitar zonas puede resultar muy monótono.
  • Texturas pobres o insuficientes.
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.