Microsoft Flight Simulator
Microsoft Flight Simulator
Carátula de Microsoft Flight Simulator

Microsoft Flight Simulator, análisis en Xbox Series X; todo un logro técnico

Analizamos el debut de Microsoft Flight Simulator en Xbox Series X|S. Asobo optimiza su simulador aéreo para trasladarlo a la nueva generación de consolas.

Microsoft Flight Simulator por fin aterriza en consola. El ambicioso simulador de Asobo permite a los usuarios de Xbox Series X|S disfrutar de este viaje alrededor del globo a golpe de click. Ya en el 2020 nos parecía que estábamos ante la plataforma aérea de la década; casi 12 meses después y con un mando en la mano, su debut en la nueva generación está a la altura del excelente trabajo que ha realizado equipo durante estos meses de soporte.

Fácil y al alcance de todos. Ese sería nuestro resumen tras haber realizado más de una docena de viajes desde nuestros puntos favoritos. Desde salir sobre el estadio Santiago Bernabéu hasta aterrizar en el aeropuerto de Heathrow, por no hablar de un paseo que nunca falta: sobrevolar el cielo de Manhattan con la climatología real. Esto es lo que puedes esperar a partir del 27 de julio.

Accesibilidad, con todas las letras

Uno de los elementos que difieren del lanzamiento original de PC es lo accesible que resulta para los usuarios menos experimentados que utilizan el método de juego tradicional. Coges el mando de Xbox y no debes preocuparte de absolutamente nada más. ¿Quieres realizar un viaje rápido desde cualquier punto del planeta? Puedes. ¿Buscas ir más allá para aprender a controlar una avioneta Cessna? También. Todo funciona de manera ágil.

Microsoft Flight Simulator análisis Xbox Series X nota puntuación next gen
Puedes cambiar el esquema de control como prefieras desde el menú de ajustes.

Los menús de la parte tutorial se han rediseñado para llevar un conteo algo más sencillo, incluso añade nuevas etapas que cubren el espectro de lo que debemos saber timón en ristre. De manera predeterminada las ayudas en el espacio aéreo vienen marcadas en la dificultad fácil, pero tienes en tu mano ajustarlo, como ocurre en PC. Y si no fuera poco, puedes enchufar los periféricos diseñados para consola y extender tu experiencia más allá de los sticks y los gatillos.

Jugarlo con mando es una gozada. El esquema de control está diseñado para que un usuario tenga a mano las principales funciones sin necesidad de levantar la vista del horizonte. Gatillos para la dirección de la cola, botón A y botón B para subir y bajar de velocidad, etcétera. Los botones superiores LB y RB son los encargados de realizar los atajos, donde se encuentran las acciones más complejas. El cabecero se emula gracias a ello, por ejemplo; recordar las combinaciones es la clave para los vuelos más largos. Algunos destellos aparecían en 2020, aunque es evidente lo pulido que resulta ahora.

Cuando llega el momento de realizar comprobaciones con la barra de tareas superior, como la comunicación con la torre de control o las funciones del piloto automático, el equipo ha trabajado en el desarrollo de un puntero que emula el ratón de un ordenador. Se activa al pulsar el stick izquierdo cuando tenemos la vista simple. Gracias a ella podemos tocar cualquier elemento externo al piloto de manera fácil. Pensad en el puntero como una mecánica similar a la vista en la interfaz de las dos entregas de Destiny.

Logro técnico

Tu primer vuelo en Microsoft Flight Simulator es difícil de olvidar. En nuestro caso fue fácil la elección: el cielo de Madrid. Es realmente loable que sus responsables hayan podido trasladar a consola la complejidad de un título tan demandante de procesador como este. La versión que hemos podido jugar corresponde a la de Xbox Series X; en una pantalla de 55 pulgadas OLED es una maravilla. Tanto el uso del HDR como el músculo del juego es realmente sorprendente.

Si ya en 2020 decíamos que lucía “como un juego de nueva generación”, hoy podemos corroborar que, efectivamente, es un título de auténtica nueva generación. Si paseas por Londres o París con las actualizaciones de mundo instaladas, resulta asombrosa las similitudes con la vida real. La nitidez de la pantalla es bastante alta. De hecho, la imagen solo se ve empañada en las ciudades generadas por la IA de Azure, donde la tecnología suele fallar al captar en qué lugares hay edificios y de qué tipo son. Obviamente es una tarea muy difícil cuando apuntas a trasladar todo el planeta.

La tasa de framerate objetivo es de 30 imágenes por segundo, que habitualmente se suelen alcanzar. No obstante en las ciudades más demandantes suele oscilar por debajo de ella. Lejos de ser incómodo, no da la sensación de que las caídas sean demasiado pronunciadas. Tu experiencia de vuelo no se verá empañada por ello.

Cabe destacar que el equipo ha realizado optimizaciones en su motor gráfico para que la versión de consola pudiera consolidarse en la resolución 4K a 30 fps. De hecho, estas mejoras se trasladarán a la versión de PC el mismo día de lanzamiento: este 27 de julio de 2021. Además, los usuarios con pantallas que soporten tasa de refresco variable (VRR) podrán recibir un pequeño impulso en framerate cuando haya menos estrés en pantalla. Si viajas a islas, montes o pueblos alejados del bullicio de las grandes urbes, el juego se mueve con mayor fluidez.

En cuanto a las funciones disponibles, el mercado integrado está disponible para que los creadores puedan poner a la venta sus modificaciones. En la misma pestaña podrás descargar las actualizaciones de mundo disponibles y el contenido de las ediciones especiales, si es que las tuvieras compradas. Sorprende que instalado tan solo requiera 42,4 GB de espacio con todos los contenidos adicionales instalados; si prefieres jugar sin conexión, existe una descarga opcional de 59,7 GB.

CONCLUSIÓN

Microsoft Flight Simulator en Xbox Series X está a la altura de las excelentes sensaciones que nos dejó su lanzamiento original. La versión de consola logra adaptarse como anillo al dedo a la ambición a la que Asobo apuntó hace algo menos de 12 meses. Estamos ante un auténtico juego de nueva generación que asombra por la vista y que llega fácil a todo tipo de usuarios a través de tu mando de Xbox. Ya quieras simplemente viajar a los destinos de tus sueños o enchufar un periférico externo para aprovechar su profundidad como simulador, estamos ante un producto único en el mercado abierto al público, especialmente en consola.

LO MEJOR

  • Todo un logro técnico.
  • Mejoras en la accesibilidad.
  • Mismas funcionalidades que la versión de PC.
  • Aprovecha bien las ventajas de la consola, como el VRR en pantallas compatibles.
  • Nuevas actividades de vuelo...

LO PEOR

  • ...pero se echan en falta más cadenas de misiones.
  • Algunos problemas en las ciudades generadas por la IA de Azure.
9.3

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.