Weaving Tides
Weaving Tides
Carátula de Weaving Tides

Weaving Tides análisis, entre costuras

Analizamos Weaving Tides, una encantadora aventura ambientada en un mundo de magia y bordados mientras vamos montados sobre los lomos de un dragón.

Con un desarrollo desde 2017 y un Kickstarter exitoso a las espaldas, la aventura acogedora, Weaving Tides, comenzó a retrasarse poco a poco hasta finalmente llegar a su lanzamiento el pasado 27 de mayo. Entre diferentes bordados, los desarrolladores Follow the Feathers junto con el editor Crytivo, han presentado un mundo influenciado por un conjunto de intereses combinados y diferentes inspiraciones como han sido: la saga Legend of Zelda, Bastion y Tearaway. Con diferentes objetivos que fueron alcanzados y con una proyección bastante clara de todo el proyecto que iban a abarcar, este viaje de exploración por mazmorras antiguas y asentada en un mundo textil, ha sido creado con un punto de inspiración en técnicas de elaboración de costura para su jugabilidad, aunque en ciertos aspectos no llega a pulirse del todo, sobre todo si hablamos del combate. Pero eso sí, no esperes estar solo porque iremos montados a lomos de un dragón que se encargará de tejer y servirá para completar cada desafío.

Grandes misterios guardados en el pasado

En este nuevo y extraño mundo lleno de secretos, Tass es el único ser de su espacie, un humano, y no sabe ni como ni porqué ha llegado hasta ahí. Acompañado por Kilim, su padre adoptivo que es un dragón alfombra bastante cariñoso, se propondrá resolver los misterios de su pasado. El problema comienza cuando su aventura va a partir, pero el mundo al que él llama hogar está cambiando y se está contaminando de formas oscuras e inesperadas, una fuerza que una vez estuvo dormida debajo del tejido y ahora… Ahora ya ha despertado. A raíz de aquí montaremos encima de nuestro dragón, juntaremos a los demás dragones, comenzaremos a tejer nuestro propio camino y nos embarcaremos en una aventura dónde la identidad se quedará a un lado y la moralidad de ayudar a nuestro mundo estará por encima de cualquier otra cosa.

Weaving Tides es una historia con una narrativa rica y emocional, además de ofrecer un mundo bastante raro, ya no solo por sus habitantes, si no porque su base será una capa de tejido que tendremos que ir arreglando. Cada escenario ofrece una exploración diferente y diversos desafíos que irán en aumento en su dificultad conforme avanzamos con la historia, pero la base siempre será la misma: tejer, cortar y tener cuidado de no morir por un camaleón. Dos elementos que se han echado en falta ha sido la visualización de un registro de misiones junto con un mapa, porque aun siendo lineal hay momentos que te puedes sentir perdido. Podremos aparecer en sus dunas bañadas por el sol, exuberantes y peligros bosques que terminarán convirtiéndose en un laberinto y la ciudad que es un bastión de comercio y cultura. En este último lugar tendremos la opción de acudir a la tienda y de poder interactuar con nuestro compañero dragón, ¿Cómo interactuar? Pues sí, podremos acariciarlo y peinarlo, posiblemente lo más raro y adorable del juego.

No obstante, si de todo lo que os acabamos de contar no os convence, el propio juego añade un modo adicional llamado “Zona de Juegos”. En este modo Weaving Tides te invita a crear tu propia obra de arte tejiendo de manera digital, incluso tendremos la opción de elegir entre una variedad de cintas a pesar de que algunas se desbloquearán en el modo aventura. El lema que marca el juego es “El límite está en tu imaginación” y así es, podrás optar por diferentes posiciones de la cámara, activar o desactivar algunos cortes, cargar imágenes y combinar diferentes estilos de patrones. Quién sabe, a lo mejor de aquí puede salir un gran costurero.

Teje y corta hasta llegar a tu destino

Así es. Cómo bien explicaba anteriormente, todo consistirá en un mundo lleno de tejido, ya que la jugabilidad está ligada completamente a todas nuestras mecánicas. Nos volvemos unos costureros y mientras que nuestro dragón desprende una cola con una tela, nosotros nos encargaremos de que encaje perfectamente en cada punto, teniendo en cuenta no alargarnos demasiado para que no se corte, y también de atarla en el lugar adecuado con un movimiento especial que permitirá cubrir un área amplia, reparar grandes rasgaduras y ayudarnos con algún enemigo. Habrá un total de tres dragones y cada uno de ellos se comportará de forma ligeramente diferente, aunque apenas se aprecia. Por ejemplo, Twill tiene mayor velocidad de movimiento o Luce puede recibir más golpes, aunque lo más importante son sus habilidades especiales que no se sienten como imprescindibles, de hecho, en ocasiones das al botón sin querer y te acuerdas que existe dicha habilidad.

En teoría todo consistirá en las habilidades que nosotros les adaptemos dentro del inventario y, aunque lleguemos a encontrar diferentes artículos explorando el mundo y completando puzles, habrá ciertos objetos más especiales que se podrán comprar a Salis, un comerciante volador. Algunos de los objetos nos permitirán tener un movimiento de tejido diferente para que el patrón cambie o emblemas para aumentar la velocidad de recarga de los movimientos. Son elementos que consiguen ofrecer mayor jugabilidad, pero el juego no desprende un desafío tan grande como para pararnos que patrón queremos usar o si es necesario tener mayor movimiento. En mi aventura llegué a comprar dos objetos y no les presté mucha más atención, salvo a los corazones, tendremos la posibilidad de conseguir cuatro fragmentos de corazón para obtener un contenedor de vida adicional. Algo que terminas echando de menos.

Y sí, echas de menos porque no todo es coser y cantar, habrá diferentes enemigos esperándonos para hacernos un poco más difícil nuestro camino. En esta parte es cuando la implementación de una jugabilidad en la que matemos asfixiando con telas, no termina de encajar del todo. La idea es buena porque al final todo está orientado a unas mecánicas similares, pero los combates terminan siendo toscos y poco preciosos. En ocasiones puede desesperar la acción de nuestro personaje y el resultado que obtenemos, ya que, para matar a un enemigo, el personaje a veces se siente atascado y sin control. Los combates se quedan a un lado cuando aparecen los rompecabezas, ya que estos son la clave de Weaving Tides y en dónde aparece la parte más desafiante porque nos harán pensar cuál es el patrón correcto.

Un paisaje completamente textil

Weaving Tides presenta un mundo mágico, lleno de fantasía y con la peculiaridad de ser completamente textil, además logran que cada área se sienta diferente gracias a la paleta de colores y los diferentes detalles que utilizan. Todo le da mayor movimiento y color con el tejido que utilicemos y con los patrones que logremos crear, termina siendo un mundo encantador que se complementará con la interacción de nuestro dragón, aunque este, al igual que el resto de personajes, no desprende mucha personalidad. Las animaciones, a pesar de sentirse en ocasiones torpes, son divertidas y anima a jugar con nuestro entorno para realizar un patrón o simplemente alzar el vuelo hacia delante con nuestro dragón. Con respecto a la banda sonora, esta junto con los efectos de sonido, son emotivos y claramente necesarios para que nuestra aventura sea mucho más especial.

CONCLUSIÓN

Weaving Tides es claramente diferente a lo que estamos acostumbrados porque presenta una jugabilidad con unas mecánicas inusuales, pero dicha jugabilidad no se implementa del todo bien cuando hablamos de los combates. Estos se sienten aburridos, toscos y en muchas ocasiones nuestro personaje decide quedarse quieto y atrapado sin poder defenderse, eso sumado al poco desafío que presenta. Sin embargo, el juego si presenta diferentes elementos para crear progresión en nuestra aventura, además los rompecabezas serán entretenidos con un toque de desafío que contrarresta la parte de los combates. Su mundo mágico y de fantasía anima a la exploración, pero se echa en falta un registro de misiones y un mapa para no sentirte desorientado. No obstante, representan a la perfección el mundo de fantasía que quieren presentar, añaden unas tonalidades correctas y cada detalle es un complemento necesario para este mundo lleno de bordados.

LO MEJOR

  • Narrativa rica y emocional.
  • Un mundo mágico y de fantasía bien representado.
  • Rompecabezas entretenidos y desafiantes.
  • El modo Zona de Juego.
  • Una originalidad en las mecánicas, pero...

LO PEOR

  • ...no logran implementarlas bien del todo.
  • Combates toscos y aburridos.
  • Sin registro de misiones ni un mapa.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.