Ninja Gaiden: Master Collection
Ninja Gaiden: Master Collection
Carátula de Ninja Gaiden: Master Collection

Análisis Ninja Gaiden: Master Collection, “(Sigma)Ser o no Ser”

  • César Otero @DieOpheliac

Afilamos de nuevo el colmillo de Enma para afrontar el análisis de la versión remaster de una trilogía que escribió letras de oro en el género.

“GO NINJA, GO NINJA GO, GO NINJA, GO NINJA GO, GO GO GO GO!”, Vanilla Ice, TMNT 2: El secreto de los mocos verdes 

 

Son los años 80, y la fascinación por las culturas lejanas es máxima. Asia está de moda, todo es diferente a Occidente, y son los que nos traen los videojuegos, los arcades en los que nos fundimos las pesetas, y los relojes Casio. Productoras como la Cannon de Golam y Globus descubren un filón con el cine de Ninjas. Y de repente, los shuriken, los kunai y todo lo que huela remotamente cercano a los ninja mola y vende -incluso colaron la idea de tortugas… Tortugas Ninja, el ‘pitch' del milenio.

Elevando el género a los altares

Los arcades y sistemas de la época se llenan de juegos de artes marciales, y la más icónica e importante de esa década, la Nintendo NES, recibe una trilogía mágica llamada Gaiden… Ninja Gaiden. Entre ports, arcades y recopilatorios -salió hasta para la Atari Lynx, oigan-, hasta 1995 salen 9 juegos de la saga firmados por Tecmo. Y de repente, el mítico Ryu Hayabusa se desvanece de la misma fascinante manera que hacen los ninjas -que para eso es uno, demonios. La saga duerme durante una generación entera, hasta que un estudio conocido por sus juegos de lucha y exuberantes luchadoras, decide seguirla.

El estudio es el Team Ninja, liderado por el inefable Tomonobu Itagaki -que este 2021 ha anunciado que quiere hacer un juego, 6 años después del batacazo de Devil’s Third. Itagaki-san lidera un equipo que afronta su primer juego de acción, y de ahí sale Ninja Gaiden, precuela de la trilogía NES, reinvención de la saga, segunda joya de la corona de Xbox (Hola, Master Chief) y absoluta OBRA MAESTRA (re) definitoria del género hack ’n slash moderno. Un juego rapidísimo, directo, con un sistema de combate tan endemoniadamente bueno como endemoniadamente alta era su dificultad y bestias sus decapitaciones.

Esto es como Souls -años antes que la saga de FromSoftware crease su propio subgénero-, un título no apto para todo el mundo, pero Top Class absoluto de su clase y en todos sus aspectos. Y demostrando su capacidad, el Team Ninja saca una nueva versión, Ninja Gaiden Black, una puñetera obra de arte, GOTY de la vida y todo lo que queráis llamarle que pule y añade más cosas. Y si lo jugáis en una One X le sigue dando lecciones a los hack ’n slash actuales.

Pero lo del Team Ninja no es suerte, es sapiencia y maestría. E Itagaki & friends lo demuestran de nuevo con Ninja Gaiden II para Xbox 360, una gozada absoluta que no pudo superar a su predecesor, más que nada por la enorme aura del NJ original, pero aún así otra brutalidad de golpes, combos, enemigos, Bosses y gore, pero gore nivel Splatterhouse.

Sigma, la división

¿A qué viene todo esto en un análisis, si para soltar historia están los repors y vídeos retro? A eso íbamos: La popularidad e influencia de los Ninja Gaiden del Team Ninja fue tan alta que Sony pidió un “un port para la recién estrenada PlayStation 3”. Y el port fue… Ninja Gaiden Sigma.

Vaya por delante que la polémica que ha salpicado siempre a esta saga, originada por las versiones Sigma, se traslada a este recopilatorio de Ninja Gaiden: Master Collection. ¿Por qué? Porque las versiones remasters de Ninja Gaiden 1 y 2 se han basado en las Sigma de PlayStation 3, y no en los originales de Xbox y Xbox 360. ¿El motivo? Porque según el Team Ninja, perdieron los código base de los originales Xbox.

Para quien no los conozca, los Sigma de PS3 introdujeron cambios con respecto a los NJ de Xbox y 360. Hablamos de una ‘ligera’ reducción de dificultad -nerfeo, menos enemigos en pantalla, más checkpoints, cambio de algunos jefes-, cambios en la jugabilidad, alteración de niveles introduciendo nuevos tramos / fases, e incluso personajes extra para controlar -la divisoria Rachel. De hecho, comparar Ninja Gaiden 2 de 360 y PS3 es un ejercicio fascinante, viendo cómo de la misma base se van bifurcando ambos títulos.

Tres juegos en uno

Ponemos el disco del juego o bajamos la versión digital, ¿qué nos vamos a encontrar? Pues tres juegos en 1, tres exponentes del género Hack ’n slash y la acción pura en vena.

Ninja Gaiden (Sigma)

Para qué negarlo, el mejor siempre de los tres, la primera aventura del nuevo Ryu Hayabusha usa el beat ‘em up como mecánica central pero lo adorna con elementos exploratorios en sus fases, a menudo con caminos que descubrir y puzzles que resolver para seguir avanzando y romper el típico desarrollo lineal que suele / solía tener este género. Esto se le suma unos jefes finales que te retan en tu habilidad y capacidad para combinar ataques, esquivas y bloqueos a la velocidad del rayo. Pero ojo, que llegar a ellos no es un paseo: la variedad (y respawn) de los enemigos es alta, y te quitarán tus preciados items de vida.

Pero lo mejor, lo que de verdad conserva en formaldehído este juego es el control del personaje: Ryu Hayabusha tiene ese control 1:1 con el pad que te hace sentir que estás fusionado con el personaje. No hay lag, la respuesta es absoluta, inmediata, todo regado con un sistema de combos que empieza por el típico X,X,X,X y se acaba ejecutando unas danzas de la muerte bestiales. Además, el componente estratégico de llevar diferentes tipos de armas y elegir cuáles son mejores para tal situación, enemigo. ¿Difícil? No, exigente más bien. Pero increíblemente compensador.

¿Lo malo? Sí, hay que decirlo: los personajes extra que Sigma se sacó de la manga, como Rachel, que no pinta nada, no importa apenas y pasar de manejar a Ryu a controlarla a ella es como cuando pasábamos de manejar a Lara a Curtis en Tomb Raider Angel of Darkness.

Ninja Gaiden 2

Puliendo el increíble sistema de combate que se sacaron de la manga, el Team Ninja ofrece en Ninja Gaiden 2 un Ryu más experimentado, ‘Overpowered’ total que encadena combos y ejecuciones devastadoras, empuña más armas y puede disparar con otras para mantener la distancia. Incluso el que se convirtió en uno de los momentos favoritos: Rematar a enemigos ya desmembrados que se arrastran para atacarte. Y es que el nivel de gore en 360 era ‘splatter’ directamente, y aunque no lo hemos visto en la copia de review, tranquilos porque el juego tendrá parche Day One para habilitarlo.

¿El problema? Los niveles, mucho más lineales que los del anterior. El concepto exploratorio casi desaparece del todo, pero en pos de una acción intensa como pocas, mejor aspecto gráfico -la Tokyo nocturna entre futurista y tradicional del primer nivel luce de escándalo en HD. Y unos Jefes Finales espectaculares de sufrir hasta dar con su clave.

Ninja Gaiden 3

El juego que clausuró las aventuras de Hayabusha de momento (Ninja Gaiden Z no cuenta, porque tampoco era Ryu), Ninja Gaiden 3 fue un desastre en su inicio, un Epic Fail absoluto en el que la frenética e intensa acción de los anteriores se interrumpía por absurdos QTE, decisiones de diseño en niveles como partes de infiltración, una trama demasiado intrusiva que rompía el ritmo jugable -las maldiciones del brazo- y un sistema de combate horrible.

De hecho, esta Master Collection trae la versión Razor’s Edge, una gigantesca actualización que el Team Ninja creó para corregir la debacle crítica inicial, y cambió aspectos clave como la jugabilidad, modificándola y trayendo elementos de los anteriores.

En sí es el más difícil de los tres, y el control de Ryu no era tan bueno como en los otros dos, pero buena culpa de eso la tienen decisiones erróneas de gameplay y jugabilidad -zonas stealth y QT. Aún así, como juego y desafío está ahí, y merece la pena aunque sea por las estupendas misiones de Ayane.

Un remaster justito

¿Y el remaster en sí, qué tal es? Estupendo a nivel de rendimiento: Los tres juegos presentan resolución hasta los 4K y una tasa de 60 frames constante que los vuelve una delicia -ese sistema de combate no merece otra cosa. Pero tampoco Koei Tecmo ha aprovechado para lucirse más, y aunque no tenemos problema en que las cinemáticas se mantengan a sus 30 frames originales, hay detalles que podían haberse mejorado -lo de ver el logo del Team Ninja en calidad sub-par HD en vez de aprovechar y remasterizarlo hace un poquito de daño a la vista.

El estudio ha ido a lo fácil, y poco más, pero podría haber mejorado el anti-aliasing o la resolución general. Luce bien, bastante bien, pero no todo lo bien que los sistemas actuales son capaces -el juego lo hemos analizado en una PlayStation 4 y en una PS5.

CONCLUSIÓN

¿Son peores los Sigma? ¿Se carga el recopilatorio el hecho de haber partido de estas versiones no dirigidas por Tomonobu Itagaki in person? Hay defensores de la esencia de los NJ de Itagaki y partidarios de los Sigma como sus versiones favoritas por los cambios / mejoras que introdujeron… Aquí que cada uno/a piense lo que quiera, pero es cierto es que el remaster hubiera sido perfecto si hubiese permitido elegir entre las dos versiones de Xbox y las Sigma de PS3 a gusto del usuario. Aunque como remaster aprueba justo, si en tu vida has jugado un Ninja Gaiden y te van los hack ’n slash y/o eres un fan de la acción pura, échale un ojo a la Master Collection porque son tres juegos que parten de las mejores bases que el género ha tenido hasta la llegada de Bayonetta. En estos tiempos Souls, la rapidez, velocidad, manejo, sistema de combos, armas, intensidad y visceralidad de los combates de Ryu Hayabusha son un disparo a los sentidos. Si sois fans de los NJ de Itagaki, ya sabéis lo que os vais a encontrar en este recopilatorio -aunque tenéis el Ninja Gaiden 3 en su mejor versión posible, la Razor’s. Si ya os gustaban los Sigma, lo mismo: sabéis a lo que venís. Y si la Master Collection sirve para recuperar a Ryu Hayabusa, que así sea.

LO MEJOR

  • Es Ryu Hayabusha, eso ya lo vende solo: vas a descubrir uno de los mejores sistemas de control de personaje y de combate
  • Tres experiencias de acción pura sin adulterar, viscerales y en el caso de los dos primeros, un chute de ritmo en vena.
  • Vienen con todo el DLC. Las misiones de Ayane, que gozada
  • A 60fps constantes, rendimiento perfecto y 4K. Algunos de los escenarios se aprovechan del tratamiento para lucir muy bien
  • El precio, que te sale a menos de 15€ cada uno.

LO PEOR

  • Justito como remaster, el apartado gráfico y punto, y este podía haberse mejorado más
  • Que por causas de 'fuerza mayor' no hayan incluído la opción de elegir entre los originales de Xbox y los Sigma de Sony
  • Adiós a los multiplayer de la segunda y tercera entrega
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.