TOHU
TOHU
Carátula de TOHU

TOHU, análisis: en búsqueda de la verdad

Nos adentramos en una aventura Point&Click repleta de seres extraños, una banda sonora original y un entorno hipnótico, aunque con una jugabilidad torpe.

Con una libertad creativa, haciendo hincapié en lo extravagante e interpretaciones imaginativas, nos aventuraremos en TOHU, un videojuego Point & Click lleno de puzles y con la misión de salvar nuestro mundo. En esta ocasión, lo haremos a través de los ojos de una niña y de su mecánico alter ego, Cubus, una especie de robot que nos ayudará en más de una ocasión a resolver los puzles. Intercambiando personajes, conociendo seres extraños y persiguiendo nuestro objetivo, iniciaremos una aventura de lo más icónica para descubrir la verdad sobre nosotros mismo y sobre el enigmático Motor Sagrado que da vida a nuestro mundo. Desarrollado por Fireart Games y distribuido por The Irregular Corporation, TOHU se lanzó el 28 enero para PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

Salvemos del caos a los planetas pez

Era una noche tranquila y los planetas pez dormían plácidamente, permanecieron tranquilos hasta que llegó una misteriosa luz desconocida. De las sombras, surgió una criatura extraña cuya única intención era provocar la destrucción. El Motor Sagrado se rompió y toda la vida del Pez estaba en peligro, por lo que alguien debía repararlo antes de que fuera demasiado tarde. A partir de ese momento, una pequeña y adorable niña se pondrá en marcha para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y poder ver relucir su mundo cómo siempre lo ha hecho. Pero no está sola, ella podrá intercambiarse con Cubus, un robot que nos ayudará para coger objetos pesados y destruir algún elemento que tape nuestro camino, de esta manera podremos resolver algún puzle. En verdad son simultáneamente la misma persona, pero formarán una pareja bastante interesante. A medida que avancemos el juego, podremos aprender más sobre cómo la niña tiene este elemento tecnológico tan interesante y el artilugio que este lleva consigo.

Sin embargo, no esperes una historia grandiosa o tener una premisa en la que la narración tenga protagonismo, porque te podrás llevar una decepción. En este videojuego se cuenta una historia que al final queda en segundo plano, tapada por los diferentes puzles que nos encontremos y por los cambios tan bruscos a nuevos escenarios, en dónde se harán muy cortos, y es que este videojuego podremos completarlo aproximadamente en 4 horas. Complementando a la narración, en TOHU no tendremos diálogos de voz, salvo algún balbuceo de nuestra protagonista y otros personajes, e incluso una voz de narrador distante que nos contará la historia como si de un cuento se tratase. No obstante, la niña si se comunicará con nosotros a través de diferentes gestos en los que nos dirá si vamos o no por el buen camino, si necesitamos escoger a Cubus o para llamarnos la atención si nos hemos quedado ausentes.

Un Point&Click completo, aunque bastante lento

La historia pasa a segundo plano cuando en ocasiones nuestras propias mecánicas terminen por no encajar en el espacio en el que estemos, convirtiéndose en torpes y casi imposible de resolver. TOHU no aporta grandes novedades del género, pero si nos permitirá poder interactuar con diferentes áreas y objetos que estén a nuestro alrededor, incluso de esta manera podremos lograr los coleccionables, unas cartas con el dibujo del ser que hayamos identificado. Aun así, y a pesar de sentirnos tan vivos en el lugar, nuestro movimiento es lento, un poco impreciso y con una respuesta de nuestro personaje que nos hará ponernos de los nervios. Hay momentos en los que podremos saltar e incluso trepar, no esperes hacerlo rápido porque será totalmente imposible y tedioso, e incluso cancelar una acción se puede dar por perdida.

A diferencia de otros Point&Click, en este no tendremos los puntos “calientes” o conocidos como hot spots, pero no será muy esencial porque a simple vista nos podemos hacer una idea de cómo afrontar ese nuevo espacio. Lo que si se hace extraño es que para llegar a un lugar tenemos que hacer una cadena entera de acciones sin poder pinchar directamente en nuestro objetivo final. Es decir, si queremos subir una pirámide de cajas, tenemos que ir pinchando cada objeto y hasta que no acaba una acción no podemos continuar con la siguiente. De hecho, el uso del doble click para ir rápido no dará muy buen resultado, por lo que veremos cómo nuestro personaje se mueve hasta el punto tranquilamente.

Sistema de puzles con un equilibrio ideal

Algo en lo que si destaca TOHU es en su sistema de puzles. Han sabido crear perfectamente el equilibrio ideal entre rompecabezas que no son fáciles, pero tampoco son extremadamente difíciles. Intenta buscar la lógica en algunas ocasiones, aunque se vincularán más con la prueba y error, mostrando acertijos que estarán delante nuestra sin darnos cuenta y, jugará con las perspectivas para que logremos encontrar la solución. Tendremos diferentes puzles, desde los clásicos de mover un objeto para alcanzar otro o calcular bien para lograr un resultado, hasta cortar cables con un tiempo limitado, que provoca un reinicio, generándose aleatoriamente de nuevo, o también mezclar diferentes líquidos para lograr una pócima especial. Incluso, podremos llegar a fracasar, es decir si nos ven y no logramos llevar a cabo cada acción correctamente, nos trasladarán al último punto de control. A veces se siente que el ritmo de este videojuego es más lento cuando nos quedamos estancados y preferimos movernos de atrás en adelante sin ninguna idea predefinida.

No obstante, podremos acudir a dos elementos de nuestra interfaz: una mochila y un libro. La mochila será nuestro inventario y al que consultaremos para utilizar aquellos objetos que recojamos, eso sí, en cuanto ya no sirvan nuestra protagonista se encargará de deshacerse de ellos, por lo que nunca tendremos una acumulación innecesaria. El libro estará compuesto por los objetivos de nuestra aventura, los coleccionables que explicábamos anteriormente y las pistas. Pero, ¿y cómo que pistas? Pues sí, TOHU tiene implementado un minijuego de cronometraje rápido, que puede acabar siendo un poco molesto, pero que al completarlo nos llevará a una serie de imágenes. Estas no revelarán de manera muy descarada la solución, pero si tendremos que descifrarlas e involucrarnos para hacer una correcta interpretación.

Un entorno hipnótico

Su estilo visual es abrumador, pero a la vez bello con la creación de dibujos hechos a mano y una capacidad para atraer nuestra atención desde cualquier punto de vista. Su entorno está completamente relacionado con cada rompecabezas, por lo que esa simple unión hace que cada escenario se siente completamente diferente, aunque a la vez muy similar por su gran desorden. Utiliza una paleta de colores pastel que hace que sea muy agradable a la vista, mientras observamos como nuestra protagonista hace diferentes animaciones según con el objeto que interactúe. Además, contaremos con diferentes piezas de música que nos ayudarán a sumergirnos en este mundo tan pintoresco. Y es que, la banda sonora está compuesta por Christopher Larkin, el galardonado compositor que creó la banda sonora de Hollow Knight, y que ha logrado con este videojuego elaborar unas composiciones atmosféricas y suaves realmente perfectas. Se recomienda poner los auriculares para disfrutarla de verdad.

CONCLUSIÓN

En TOHU se han centrado en plasmar un mundo tan surrealista y tan imaginativo que eclipsa a todo lo demás. Comenzaremos con unas expectativas brillantes a la hora de la narración, pero finalmente no llegará a conquistar, pasando completamente a un segundo plano y haciendo que nos centremos más en otros aspectos. Su estilo visual junto con la banda sonora hará que te encante y te llame la atención, además de crear un ingenioso diseño que encadene y enlace todo el entorno con cada puzle. Estos tienen buen equilibrio desafío y a la vez de diversión, pero cojean en la jugabilidad, siendo bastante lenta, básica e imprecisa.

LO MEJOR

  • Buen equilibrio de dificultad en los puzles.
  • Un entorno artístico bonito y agradable de ver.
  • Banda sonora original y hermosa.

LO PEOR

  • Una narración que acaba en segundo plano.
  • Controles lentos e imprecisos.
  • Puede pecar de demasiado simple.
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.