Opinión

Anthem merecía una segunda oportunidad

BioWare llevaba un año trabajando en un rediseño completo del videojuego, pero la compañía ha decidido cancelarlo.

Era uno de esos rara avis que mantenía la fe, que creía que Anthem todavía no había dicho su última palabra y que sostenía que BioWare aún podía resucitar su proyecto más reciente. Square Enix lo hizo cuando Final Fantasy XIV se descalabró en su lanzamiento, al igual que Ubisoft con Rainbow Six Siege. Ambos ejemplos son la prueba de que un producto aparentemente condenado tiene la oportunidad de resurgir cual ave fénix. La producción de los canadiense, en cambio, se tornará ceniza para siempre: Anthem Next ha sido cancelado.

Poco antes de que el juego llegara al mercado, en MeriStation hicimos un streaming para probar las mecánicas de juego. Las primeras sensaciones me dejaron un buen sabor de boca, sobre todo en lo que respecta al manejo de los personajes. Siempre he defendido que el núcleo Anthem, la jugabilidad pura y dura, es eléctrica, engancha nada más sostener el mando entre las manos. Y es que la mecánica de vuelo es una maravilla, por no hablar de los distintos sistemas de combate, en función del arquipo de personaje que selecciones.

Sin embargo, en esa primera partida se dejaban entrever algunos problemas graves e incomprensibles de diseño. En aquel entonces ya nos preguntábamos si se solucionarían con la versión final, porque nos parecieron errores firmemente arraigados en el diseño. Huelga decir que no fue así. A pesar de que se vendió bien al principio, el castillo de naipes se desplomó apenas un par de semanas después, cuando los jugadores descubrieron los evidentes fallos y la falta de contenido alarmante. La hoja de ruta plasmada por BioWare nunca llegó a desplegarse del todo y las salidas en el seno del estudio comenzaron a hacerse habituales. Y de ahí al desastre no había mucha distancia.

Siempre he defendido que el núcleo de Anthem, la jugabilidad pura y dura, es eléctrica, engancha nada más sostener el mando entre las manos.

El problema de Anthem es que nunca supo lo que era. Ni siquiera los propios creadores tenían del todo claro lo que estaban vendiendo. Bajo todas esas incertidumbres se escondía, por supuesto, un proceso de desarrollo tortuoso que desveló el periodista Jason Schreier en Kotaku. Hasta el título del juego fue decidido de forma arbitraria, cuando el estudio ya había preparado las camisetas que llevarían al E3. El merchadising oficial hablaba de un tal Beyond, que se convirtió en Anthem de la noche a la mañana. Luego está el episodio de aquella demo falsa, una práctica bastante habitual en este tipo de ferias, pero que logró confundir a todo el mundo (y las declaraciones de sus responsables no ayudaron a difuminar las dudas).

¿Un juego narrativo? ¿Un Destiny? ¿La revolución de los juegos online? Nada de eso, al final un proyecto fallido. Nunca conoceremos todo lo que ocurrió dentro de BioWare, cuáles fueron los principales culpables o el grado de responsabilidad de EA en esta tormenta de decisiones desacertadas. Con todo, me viene a la cabeza el momento en el que se anunció la cancelación del Star Wars de Amy Hennig y el cierre de Visceral Games. Pattrick Söderlund, el jefe de EA de la época, publicó un mensaje que se quedó grabado en mi mente: “Ha quedado claro que, para ofrecer una experiencia que nuestros jugadores quieran seguir disfrutando durante mucho tiempo, necesitamos cambiar el diseño”. En esencia, la tendencia del momento eran los juegos como servicio, por lo que no sorprende que las compañías trataran de adaptar sus proyectos a este tipo de modelo de negocio, fueran como fueran en su concepción original.

El problema de Anthem es que nunca supo lo que era.

Anthem merecía una segunda oportunidad porque tenía buenas bases, pero necesitaba un replanteamiento profundo para que verdaderamente pudiera funcionar. Decía Christian Dailey, que estuvo a cargo de la versión Next hasta que fue llamado para supervisar el próximo Dragon Age, que hacer juegos es difícil. Y lo es, especialmente en los tiempos que corren, con el coronavirus campando a sus anchas. Pero también es verdad que la sensación que queda es que han dejado tirados a los usuarios que confiaron y se alegraron por el futuro renacimiento del videojuego.

Y pese a todo esto, comprendo que BioWare deba enfocarse en los próximos Mass Effect y Dragon Age, porque del resultado de estos grandes proyectos puede depender su futuro. Anthem es el sacrificado esta vez, por lo que siempre me quedará la espinita clavada de lo que podría haber sido con una buena dirección y con el apoyo completo de EA. Me quedo con las ganas, y no creo estar solo en esto. Descansa en paz, Anthem.

Anthem

Anthem, desarrollado por Bioware y editado por Electronic Arts para PC, PlayStation 4Xbox One, es un título de rol y acción de mundo compartido protagonizado por los Freelancers, unos cuantos valientes con el valor suficiente para dejar atrás la civilización, explorar un paisaje de belleza primitiva y enfrentarse a cualquier peligro. Hasta cuatro jugadores podrán formar un equipo heroico para acabar con los peligros que descubran. Aprovecha un arsenal de exotrajes Javelin, cada uno equipado con habilidades y armas únicas. Personalízalos con los equipos que encuentres y construyas y utilízalos para volar, saltar y trepar por un mundo abierto contiguo. Haz frente a enormes acontecimientos que alterarán el mundo, como las tormentas Shaper. Lucha contra bestias salvajes y saqueadores despiadados. Indaga en ruinas olvidadas en tu búsqueda de la forma de derrotar a las fuerzas que conspiran para dominar a la humanidad.

Varios héroes se unen para vencer unidos: Anthem ofrece una experiencia social interconectada. Únete hasta a tres jugadores más en aventuras cooperativas que premian tanto el trabajo en equipo como las destrezas individuales. La alabarda que escoja el jugador definirá su contribución y su papel estratégico dentro del equipo. Emprended una expedición juntos u ofrece un contrato a tus amigos para que te ayuden con los desafíos más complejos. A medida que explores, descubrirás una historia cautivadora repleta de personajes memorables y únicos. Un emparejamiento fluido e inteligente garantizará que encuentres de forma rápida y fácil a otros jugadores con los que sumergirte en esta aventura. 

Tendrás a tu disposición un arsenal de exotrajes personalizables: como librancero, accederás a tu colección cada vez que entres al mundo y podrás seleccionar una potente alabarda, un exotraje acorazado diseñado para conferir a su portador unas increíbles habilidades ofensivas y defensivas. Usa armas potentes y poderes devastadores. Supera los ataques más contundentes como si nada. Desplázate a una velocidad increíble, surca los cielos o recorre las profundidades acuáticas con seguridad. A medida que juegues, tus habilidades como piloto de alabarda mejorarán, así como las capacidades de combate y desplazamiento de tus exotrajes.

Personaliza tus alabardas para exhibir tus hazañas: conforme subas de nivel y venzas a poderosos enemigos, acumularás botines y completarás logros del juego que desbloquearán fantásticas opciones de personalización para convertir tus alabardas en testamentos visuales de tus habilidades y proezas.

El motor Frostbite te permite explorar una tierra cambiante llena de riesgo y misterio: en el espectacular mundo abierto de Anthem, en constante evolución, estarás a merced de las situaciones, los peligros y los enemigos más impredecibles. Puesto que se trata de una experiencia viva, Anthem cambiará y evolucionará con el tiempo: aparecerán historias, desafíos y eventos nuevos. Este mundo es tan bello como letal y cada nueva expedición en la que te embarques con tu equipo de libranceros te supondrá un reto estratégico.

Anthem