Skul: The Hero Slayer
Skul: The Hero Slayer
Carátula de Skul: The Hero Slayer

Skul: The Hero Slayer, análisis: el poder llega hasta los huesos

Nos adentramos en un roguelite de acción con una historia sencilla, pero con una mecánica muy variada gracias a los múltiples personajes disponibles.

El pasado 21 de enero, Skul: The Hero Slayer, lanzó su versión 1.0 después de pasar alrededor de 10 meses en Early Access en Steam. Este roguelite de acción en 2D ya venía siendo exitoso y contaba con más de 7.000 opiniones con una calificación muy positiva, sin duda algo que entendemos porque es un videojuego que te deja con muy buen sabor de boca. Desarrollado por SouthPAW Games y publicado por NEOWIZ, podremos conocer más a Skul, un pequeño y solitario esqueleto que se salvó de ser capturado en un ataque hacia su reino. Gracias a él nos adentrarnos en una historia llena de acción, con combates rápidos y frenéticos y una misión: enfrentarnos al Ejército Imperial y rescatar a nuestro rey. Pero si queremos destacar algo realmente interesante del juego es la gran variedad de personajes, gracias a las calaveras que nos encontremos a lo largo del juego nos convertirán en otro esqueleto totalmente diferente. Sin embargo, para la dificultad siempre dependeremos del RNG del juego, algo que todavía no está muy bien equilibrado.

Una búsqueda para salvar el reino

Skul: The Hero Slayer cuenta una historia sencilla, poco innovadora, pero con una trama interesante: la raza humana acaba de atacar el castillo del Rey Demonio, aunque es algo que solía ocurrir y no es nada nuevo. No obstante, en esta ocasión los aventureros han decido unir fuerzas con el Ejército Imperial y el “Héroe de Carleon” para lanzar un ataque sin precedentes contra todas las fuerzas demoniacas e intentar acabar con ellas de una vez por todas. Al atacar la fortaleza con una cantidad de efectivos apabullante, han conseguido destruirla por completo, capturando a todos los demonios e infectando su territorio con el cuarzo oscuro. Pero, estamos de suerte. Entre todos los demonios, solo uno se ha librado, Skul, un pequeño y solitario esqueleto que emprenderá una búsqueda para salvar a su rey y acabar con esta corrupción.

A nuestro personaje Skul todo le ha venido por sorpresa y no se esperaba que esta gran responsabilidad recayera en sus manos, es por eso que ahora tocará crear un gran guerrero, para empuñar un hueso óseo y eliminar a los enemigos que se crucen en nuestro camino, todo por convertirse en un verdadero héroe. La historia se irá contando conforme vayamos avanzando con cada mazmorra y será a veces por diálogos y en otras ocasiones con cinemáticas. Estas cinemáticas contarán con voces en coreano, pero con una traducción muy pulida al castellano.

Múltiples personajes con una gran jugabilidad

En Skul: The Hero Slayer han sabido como crear un roguelite que sea diferente con cada carrera, progresando gradualmente antes de morir y pudiendo lograr una curva de progreso muy satisfactoria, aunque siendo un verdadero reto. Tendremos una zona de descanso y en dónde acabaremos una vez que seamos eliminados. En este lugar podremos hacer nuestras operaciones previas a la siguiente carrera y, también estaremos acompañados de algunos PNJ que hemos salvado y han querido volver de regreso al castillo del Rey Demonio con nosotros, además de obsequiarnos siempre con un ítem adicional. Nuestro personaje tendrá un inventario limitado, pero con una capacidad satisfactoria para que podamos disfrutar y/o pensar en que objetos incluir en la nueva aventura. En este inventario se incluirán las calaveras, la quintaesencia y los objetos.

La parte más interesante del juego es la variedad en los múltiples personajes que podemos llegar a jugar gracias a las diferentes calaveras que nos encontremos, siempre teniendo en cuenta la suerte con el RNG del juego. Podremos llevar hasta dos calaveras que intercambiaremos entre ellas a voluntad con un breve tiempo de reutilización, pero dicha acción nos dará a su vez una habilidad extra. Las calaveras tienen unas mecánicas originales y muy divertidas, en las que cambiarán nuestra apariencia y nos otorgarán nuevas habilidades. Habrá personajes como The Rider, montado en una moto y expulsando llamas, un Bufón, que suelta cajas sorpresa, o a Rock Star, que ataca con su guitarra mientras hace rock. No todas las calaveras tendrán el mismo “valor”, ya que algunas se considerarán normales y otras legendarias por su aspecto, sus habilidades y sus estadísticas dentro del combate.

En realidad, el inventario se llenará por aquellos artefactos u objetos que podamos conseguir o comprar en la tienda. Hay una gran variedad de objetos que nos otorgarán bonificaciones pasivas como es mayor ataque crítico, mayor daño mágico o una reducción de daño. Los huecos como decíamos son limitados, un total de nueve, y entre ellos tendremos que ir intercambiando a lo largo de la carrera para construir el mejor combo posible. Y, por último, las quintaesencias, es un elemento que nos proporcionará una habilidad adicional ya sea para hacer daño, poder mantenernos más tiempo en el aire o un escudo que nos proporciona invulnerabilidad. Esta habilidad, al igual que las habilidades de las calaveras, tendrá tiempo de reutilización y otorga mayor variedad al juego proporcionado una experiencia bastante divertida.

Lucha en búsqueda de la salvación

El juego se sostiene en una de las características más importantes de los roguelikes: mapas cambiantes y bastante exigentes donde no podremos bajar la guardia en ningún momento, al igual que nunca sabremos lo que nos espera en cada uno de ellos. Aunque no hay un gran número de biomas, la manera de creación de los mapas al ser siempre diferentes entre ellos, crea que cada experiencia también sea única. Una vez nos lanzamos al vacío, literalmente, podremos encontrar diferentes puertas con un significado concreto: aquellas en las que nuestra recompensa sea una calavera, un objeto u oro, también se señalarán aquellas que sea la tienda o dónde lucharemos contra un miniboss o el boss final de esa zona. Se ha echado en falta un tutorial al comienzo para comprender estos detalles. En cada zona habrá diferentes enemigos, con habilidades muy similares, pero con un incremento mayor de dificultad. Gracias a todas las habilidades explicadas anteriormente, crearemos combates rápidos y frenéticos, podremos divertirnos bastante utilizando el combo que hayamos creado en nuestro inventario y utilizando correctamente las habilidades.

En esta lucha en búsqueda de la salvación recolectaremos diferentes elementos que nos ayudarán a mejorar a nuestro personaje. Por un lado, está el oro que solamente nos servirá para comprar en la tienda o hacer intercambios con algún PNJ, pero lo perderemos en cuanto nos maten. También están los fragmentos de hueso que se utilizarán para mejorar las calaveras, pudiéndolas mejorar hasta tres veces, esto proporcionará una mejora tanto visual como de habilidades bastante gratificante y también se perderán al morir. Lo único que no se perderá será el cuarzo oscuro, un elemento que iremos consiguiendo a lo largo de las mazmorras y que al morir podremos canjear en el castillo para mejorar un árbol de habilidades. Gracias a estas mejoras, ayudarán a Skul a llegar en cada ronda mucho más lejos. Una preocupación y que logra que cada carrera sea un reto, es el no tener la posibilidad de guardar y salir a mitad de camino dentro de una mazmorra, es decir, si necesitamos cerrar el juego, deberemos de abandonar nuestra carrera actual. Además, muramos donde muramos siempre reapareceremos en nuestra base y volveremos a empezar siempre desde la primera zona.

Gráficos pulidos y una música para disfrutar

En Skul: The Hero Slayer podremos disfrutar de un pixel art muy pulido con una estética retro y un ambiente muy atractivo. Cada área está creada con mucho detalle y unos colores llenos de vida que atraen al jugador a disfrutar de su estilo visual. Lo que más destaca en este juego es sin duda las animaciones. Todas ellas están muy bien cuidadas, ofreciendo muy buenas experiencias tanto en la jugabilidad del personaje como en la explosión de los combates. En un momento se puede crear un estallido de colores, números y habilidades que divierte y se anima a querer más. La estética de las calaveras es un tema muy original y divertido, provoca que el jugador quiera conocer cada una de ellas para disfrutar de la animación y de su creación. Con respecto a la música, esta se adapta perfectamente al juego y ofrece una música orquestada que es agradable, además de alegre. También permite que el jugador pueda escuchar algunos detalles de sonido de los enemigos cuando van a atacar, permitiendo crear una mejor estrategia de combate.

CONCLUSIÓN

Skul: The Hero Slayer es otro ejemplo de un videojuego independiente que ha sido creado con mucho cariño y han logrado lanzar un roguelite con mucho potencial. Tiene un combate muy sólido con una excelente variedad de jugabilidad gracias a los múltiples personajes que nos ofrecen las diferentes calaveras, además de crear una curva de progreso gradual que sientes que estás avanzando en esta aventura. Además, tiene unos gráficos y una música que te ayuda mantenerte en el juego horas y horas. Sin embargo, su desequilibrio a la hora de la dificultad teniendo en cuenta el RNG puede provocar que no sea un juego perfecto. Aun así, gracias a su progreso y a las mejoras desbloqueadas por cada carrera, anima al jugador a introducirle una y otra vez en las mazmorras para seguir creando a un verdadero héroe.

LO MEJOR

  • Gran variedad de personajes y habilidades.
  • Combates divertidos y frenéticos.
  • Un progreso muy gradual y cómodo.
  • Gráficos pulidos y una musica para disfrutar.

LO PEOR

  • Depender de un RNG desequilibrado.
  • Falta de tutorial al principio.
8.3

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.