Re:Turn - One Way Trip
Re:Turn - One Way Trip
Carátula de Re:Turn - One Way Trip

Re: Turn - One way trip, análisis. Un viaje solo de ida

Analizamos Re:Turn - One way trip, un título desarrollado por el estudio Red Ego Games, que nos presenta su obra de terror de estética pixelart que llega a PC, Ps4, Nintendo Switch y Xbox One

¿Qué tendrán los trenes que nos gustan tanto? Comodidad, rapidez…No, en esta ocasión no va por ahí la cosa. No podemos negar que hay algo en ellos que nos fascina y que va más allá de su básica función de desplazarnos de un lugar a otro. No podemos evitarlo. No hay que desdeñar el valor añadido del espectáculo de mirar a través de sus ventanillas y perdernos entre sus paisajes, escuchar el hipnótico sonido del trotar de sus raíles y dejarnos llevar por ese halo de misterio que tanto los caracteriza desde tiempos inmemoriales. Precisamente si algo hemos aprendido en todos estos años, es que los trenes se han convertido en muchas ocasiones en el perfecto escenario de todas aquellas cosas inimaginables. Analizamos Re:Turn - One way trip, un título desarrollado por el estudio Red Ego Games, que nos presenta su obra de terror con una mimada estética pixelart que llega a PC, Ps4, Nintendo Switch y Xbox One. En esta ocasión, nos subimos a un tren en el que viajaremos solo con un billete de ida, así que dicho ya de paso, deseadnos suerte.

"¡Los viajes en tren son tan peligrosos como cualquier otro!" (Agatha Christie – Asesinato en el Orient Express)

El tren de la discordia

Re:Turn - One way trip cuenta la historia de cinco jóvenes universitarios que se encuentran en un viaje de campamento. Este viaje será especial para ellos, y es que es el último que harán todos juntos en calidad de estudiantes. A punto de enfrentar la edad adulta, la responsabilidad y el mundo real, esta noche podría ser la última oportunidad para vivirla juntos. A partir de aquí empieza nuestra aventura, en una oscura noche contando algunas historias alrededor de un fuego. Lo que podría asemejarse a la socialización en los tiempos de las cavernas desde los inicios de la humanidad, contar historias alrededor de una hoguera en la actualidad puede resultar algo distinto. Estos relatos a la luz de la luna se convierten en toda una declaración de intenciones, que nos advierte justo antes de empezar de que algo está por llegar. Y nada más lejos de la realidad, ya que este será nuestro principal entresijo en Re:Turn - One way trip. Después de una repentina niebla en el bosque, Saki, nuestra protagonista, se dispone a encontrar a sus amigos entre la oscuridad, y para su asombro, se topa con un viejo vagón de tren abandonado. Si bien cualquier persona en su sano juicio decidiría pasarlo por alto y seguir con su cometido, Saki realizará un viaje el cual deseará no haber emprendido jamás.

Atmosfera de terror en 2D con un mimado estilo pixelart

Con un desplazamiento lateral en 2D y una agraciada estética pixelart, nos ponemos en la piel de Saki, una de las jóvenes estudiantes que se encuentra en el viaje de campamento. Nuestra travesía se centra en el viaje que realizamos en un tren aparentemente abandonado que nos transporta con ello a otra época. En esta época pasada, ubicada alrededor de la segunda Guerra Mundial, revisitamos el tren, y con ello a sus respectivos pasajeros. El título juega a cambiarnos de escenario y personajes, pasando ágilmente del pasado al presente. Estos cambios se evidencian a primera vista viendo el estado del tren, dónde pasamos de un vagón repleto de lujos, a otro abandonado y prácticamente en ruinas. Durante nuestro viaje, nos adentraremos en un escenario totalmente transformado y mellado por el paso de los años, y que estará habitado por fuerzas sobrenaturales. Os adelantamos ya de primeras -y aunque parezca lo contrario-, que en esta ocasión no estamos frente a un título de terror convencional como tal, de hecho si tuviésemos que definir Re:Turn - One way trip, podemos decir que más bien es un título de aventuras y puzles de principio a fin.

Con una jugabilidad lateral, nos moveremos de izquierda a derecha, recogeremos todos los objetos que encontremos a nuestro paso y resolveremos los acertijos que nos plantean para avanzar en su cautivadora historia. Con una estética simple y con una apariencia que puede recordar a una novela visual (con sus agraciadas viñetas dibujadas a mano), Re:Turn: One way trip consigue contar su propia historia de forma sólida. A pesar de los elementos de terror sobrenatural puntuales que encontramos en el mismo, el juego plantea la idea de como un grupo de jóvenes lidian con las implicaciones e inquietudes de dejar la escuela y afrontar la madurez. Una narrativa basada en las relaciones y en los sentimientos que desentrañan sus diferentes protagonistas. Uno de los aspectos interesantes es el concepto de como nos presentan los viajes en el tiempo a través del tren, profundizando en los vínculos personales entre distintos personajes. A partir de aquí, conoceremos diferentes puntos de vista y épocas, hasta dar con nuestra propia versión de lo ocurrido.

Lupa y linterna en mano

El juego hace gala de una cantidad decente de referencias y mensajes subliminales del género a través de distintas líneas de tiempo y narrativas de personajes entrelazadas de forma consistente. Consigue adentrarnos en una atmosfera inquietante repleta de misterio e incógnitas, además de toparnos con algunas referencias del terror japonés más clásico. Parte de su escenario nos muestra en ocasiones momentos bastante explícitos (suicidios, cadáveres) aunque lo hace acompañado de un estilo gráfico amigable que no se presta al "terror manifesto" que todos conocemos. En contrapartida, el juego utiliza muy bien los efectos de sonido para ubicarnos en sus escenarios, aunque el hilo musical que nos acompaña será bastante escaso durante nuestro periplo en el mismo. Las intenciones que tiene Re:Turn con el jugador son claras, ya que no nos plantea hacernos saltar de la silla, sino más bien descifrar una historia llena de interrogantes con lupa y linterna en mano. El estudio de Red Ego Games ha querido profundizar en su historia y en sus principales mecánicas de juego: la resolución de puzles.

Los puzles que encontramos en Re:Turn son coherentes y desafiantes, no por su excesiva dificultad (alguno más difícil que otro encontramos), sino porque será lo que nos mantenga en vilo para avanzar en la historia. Encontraremos desde los típicos acertijos simples de cerradura y llave, hasta puzles algo más retorcidos que necesitaremos hacernos con un papel y boli en mano resolverlos. En estos, nos plantearan diferentes retos como descifrar una partitura de un piano, abrir mecanismos simples, hasta encontrar la clave de otros elementos electrónicos más complejos y menos rudimentarios.

Ir y “Re:Turn”: nunca mejor dicho

Uno de los inconvenientes del título es que simplemente no hay mucho espacio por recorrer. El tren se divide en dos partes y nuestro personaje caminará de punta a punta entre estos. Saki no podrá correr desde el principio, sino que podremos desbloquear esta opción más adelante, haciendo que nuestras idas y venidas se demoren más de lo habitual. El juego, hace uso de un sistema metroidvania, en el que deberemos usar un backtracking -ir y volver- reiterativo para conseguir avanzar en su historia, siendo una rutina que en ocasiones nos romperá la magia y la inmersión en el juego. Volver a pisar el mismo espacio es algo que otros títulos han conseguido plasmar con eficacia, pero en este caso, la simple estructura 2D de sus entornos junto con la frecuencia de retroceso forzado, no logran en esta ocasión el mismo efecto. Como bien indica su nombre, estamos en un “Re:Turn” constante en todos los aspectos.

El juego, tiene una buena historia que contar. Comienza con fuerza, saltando entre períodos de tiempo a medida que reconstruimos lentamente las causas de cada uno de sus personajes, pero su entorno es demasiado limitado -y simple- para seguir siendo convincente hasta el final. Con un buen arranque y un escenario llamativo en las primeras horas de juego, con el paso del tiempo conseguirá quedarse algo corto debido a las expectativas iniciales.

Una apuesta interesante

En conjunto es una buena propuesta. Cuenta con una original narrativa y hace un buen uso de sus personajes, pero podemos decir que con el paso de las horas es un título que acaba quedándose en la superficie respecto las expectativas creadas en su inicio. Después de unas 4 o 5 horas de juego, el título nos deja la sensación fría de que algo más nos ha faltado pese a tener en general una buena experiencia de juego. Sin duda, si el estudio hubiese apostado más por el entorno sonoro o por una jugabilidad más compleja, se hubiese diferenciado claramente de otros títulos de indóle similar. Un título que empieza fuerte, pero que al final lo más interesante es conocer los motivos por los que sus personajes se ven empujados a llevarlos a sus -extremas- circunstancias.

CONCLUSIÓN

Re:Turn - One way trip es una propuesta que enfatiza en su historia y sus personajes por encima de todo. Una apuesta interesante ubicada en una atmósfera de terror, y que sus reales intenciones son adentrarnos en un thriller en el que deberemos sacar a relucir nuestra lupa para dar a conocer toda la verdad, y nada más que la verdad. Un título original pero que en ocasiones acaba pecando de simple y reiterativo.

LO MEJOR

  • Su interesante historia
  • Su precio y la llegada a multiplataformas
  • Su huella personal pixelart
  • A diferencia de muchos indies, está en español
  • Algunos (pocos) de sus puzles representan realmente un desafío

LO PEOR

  • En ocasiones peca de simple y repetitivo
  • Se esperaba más complejidad a largo plazo
  • Se esperaba más enfásis en su apartado sonoro
  • El ritmo de la acción acaba decreciendo
7.3

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.