Age of Empires III: Definitive Edition
Age of Empires III: Definitive Edition
Carátula de Age of Empires III: Definitive Edition

Age of Empires III Definitive Edition, análisis

Regresa la famosa franquicia de estrategia de Microsoft con toda la artillería por delante. Una vuelta a la actualidad que dignifica el original y lo engrandece para los neófitos en la materia.

Hace sólo dos semanas estuvimos por aquí hablando de Age of Empires III: Definitive Edition a través de un primeras impresiones. Microsoft nos dio la posibilidad de jugar a una gran parte del juego, tiempo suficiente para sacar todas las conclusiones posibles, más si cabe si se jugó al título original. Ahora ya tenemos la oportunidad de hablar de él sin reservas.

Age of Empires III: Definitive Edition llega al mercado con una vitola por delante: la de dignificar una entrega que siempre fue menos recordada que las dos primeras. Para ello, se apoya en tres aristas: un remozado aspecto técnico y gráfico, un cuidado sonido y un compendio repleto de contenido y algunas nuevas inclusiones. Te contamos todo ello.

Avisa a la metrópolis

Contábamos en el avance de inicios de octubre que una de las cosas que más nos había llamado la atención tenía que ver con el mensaje de inicio del juego, que resaltaba los cambios realizados para contar con una mayor fidelidad histórica. A estas alturas, a un juego que permite meter tropocientas unidades dentro de una canoa no le vamos a pedir realismo, pero se agradece, cómo no, que el equipo de desarrollo haya realizado esos cambios para alcanzar la mayor verosimilitud histórica posible.

A partir de aquí, y tal como decíamos en los párrafos iniciales, Age of Empires III: Definitive Edition se sustenta bajo tres pilares, y el primero de ellos tiene que ver con el apartado gráfico y técnico. El trabajo realizado por parte de Tantalus Media, Forgotten Empires y Xbox Game Studios es más que notable. Mientras que las versiones remasterizadas de los dos títulos anteriores podían palidecer más en algunos aspectos, el hecho de que esta tercera entrega sea más nueva ha beneficiado a sacarle partido a las texturas existentes.

No es que el apartado gráfico esté al nivel de las últimas entregas de Total War, por ejemplo, pero sí que tiene un lavado de cara más propio de estos años que de su lanzamiento hace década y media. Eso sí, tenemos que respetarle algunos de esos aspectos antiguos que no han sido remasterizados, véase las animaciones o alguna que otra física bastante “peculiar”.

Por otro lado, debemos también guardarle cierto “pero” al hecho de que la inteligencia artificial de las unidades es idéntica a la de su momento, es decir, se queda atascada en algunos puntos, opta por rutas más complicadas en lugar de tomar la sencilla, a veces no detecta a la unidad enemiga para comenzar a disparar cuando lo desea y un largo etcétera ya habitual por estos lares.

Es una de cal y otra de arena, véase más acentuado cuando se observa que el segundo pilar de la producción es una banda sonora remasterizada que suena de escándalo. Si bien al doblaje se le puede poner alguna pega (muy poca, ya que las voces que pueden desentonar se equilibran con aquellas famosas y conocidas, más si cabe en estos momentos), con el apartado musical se tienen las partituras de antaño con el mejor sonido actual.

Una edición repleta de contenido

A toda buena remasterización se le piden dos cosas: la primera es que en el apartado técnico y gráfico lo hayan trabajado, que se vea que no existe una desgana acérrima por el simple hecho de monetizar la nostalgia; y la segunda es que incluya todo el contenido lanzado hasta la fecha, por tanto, que sirva como recopilatorio definitivo para condensar todo en un mismo paquete. Age of Empires III: Definitive Edition cumple lo primero tal como se ha explicado, pero es que también hace lo segundo.

Esta edición definitiva no sólo incluye todo el contenido original, sino que también añade algunas cosillas nuevas. Ahora tendremos un total de 16 civilizaciones diferentes, entre las que se encuentran dos totalmente nuevas: los incas y los suecos. Cómo no, tienen sus diferencias entre sí, pero siempre se parte de los mismos parámetros para que el jugador antiguo no se sienta desubicado.

Así mismo, tenemos dos opciones jugables completamente nuevas. La primera se llama “Batallas históricas”, y creemos que el nombre ya lo dice todo, ¿no? Se trata de recrear algunas contiendas famosas de manera individual. La otra es “El arte de la guerra”, que no son más que una serie de desafíos que funcionan –y muy bien- como tutoriales improvisados. Gracias a este modo, el jugador podrá centrarse en apartados muy concretos del juego, lo que mejora a su vez sus habilidades.

Cabe puntualizar que en las campañas se han cambiado algunos pequeños detalles, pero no son importantes o afectan al gameplay. Esto se debe a intentar acercar esa “veracidad” histórica que el estudio ha buscado. Por tanto, tenemos tres juegos en uno, en realidad, ya que las dos expansiones (Fuego y sombras y Las dinastías asiáticas) también vienen dentro del citado pack.

Age of Empires III: Definitive Edition es justo lo que se le demanda a una edición definitiva: cambiar el apartado gráfico, pero manteniendo el aspecto clásico; mejorar lo técnico, pero conservando aquellas características que lo auparon; incluir todo el contenido hasta la fecha, pero también con nuevos añadidos para que sea algo más que un recopilatorio.

CONCLUSIÓN

Age of Empires III: Definitive Edition es justo lo que se le demanda a una edición definitiva: cambiar el apartado gráfico, pero manteniendo el aspecto clásico; mejorar lo técnico, pero conservando aquellas características que lo auparon; incluir todo el contenido hasta la fecha, pero también con nuevos añadidos para que sea algo más que un recopilatorio.

LO MEJOR

  • Todo el contenido en un mismo pack.
  • Las dos nuevas civilizaciones y los modos de juego adicionales añadidos.
  • Buen trabajo realizado en lo técnico y gráfico.

LO PEOR

  • Los errores del pasado: la IA, las rutas, etc., no tienen cambios.
  • Algún que otro bug menor, que es cuestión de tiempo que se parchee.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.